PASADO PASADO

Uno de los momentos más divertidos de la boda de mis amigos fue el encuentro con una antigua compañera del colegio. Yo ya sabía que ella iba a estar ahí, porque es amiga de la novia, así que pensé que quizás ella se imaginaría que yo también estaría en la fiesta. Coincidimos en la cola de los baños y yo la saludé:

-Hola, ¿eres Isabel, verdad?

Ella me miró con extrañeza. Yo sonreí y le dije que iba a su clase en el colegio. Pero ella seguía sin reconocerme, así que le dije mi nombre.

-¿Tú? ¿Tú eres…?
-Pues sí, yo soy…
-No puede ser. No te hubiera reconocido nunca.
-La verdad es que me suele pasar…

En ese momento se quedó libre el baño de chicos y entré. Cuando salí, la chica ya había vuelto a la fiesta y como tampoco tenía más interés en hablar con ella, no fui a buscarla.

Entiendo que el recuerdo que tiene ella de mí es algo parecido a esto (algunos ya habéis visto fotos antiguas mías, pero ésta se lleva la palma):

Pringaillo

Cuando veo este tipo de fotos, me doy cuenta de que eso de que “cualquier tiempo pasado fue mejor” es una patraña. Y me alegro tanto de que mis viejos compañeros de colegio no me reconozcan… así me ahorro el tener que saludar a unos cuantos indeseables. Disfruto tanto con sus caras sorprendidas… Y eso que yo sé que por dentro, en el fondo, sigo siendo el mismo, quizás sólo un poco más sabio y con las heridas bien cicatrizadas.

22 comentarios en “PASADO PASADO”

  1. Pues sí, estoy con Jose: cualquier tiempo pasado es pasado, a no ser que nos martirice. Comparto contigo eso de no mirar con añoranza las fotos antiguas, ya lo sabes, aunque en el fondo la carita ya estaba ahí, y lo demás también.

  2. Tú eres ese? Jopetas! Entonces tenemos en común la somos mutantes y que de pequeños a mayores nos hemos transformado de forma total y no nos parecemos nada de nada a lo anterior… qué fuerte… jorl!

  3. Jajaja, pues claro que soy yo. Lo que pasa es que, en realidad, lo único que se ve en esa foto son las gafas, que en aquel entonces alguien decidió que tenían que ser XXL… Bueno, y tampoco había trabajado mi mirada “acero azul” lo suficiente, jajaja

    Es bueno hacer las paces con el pasado, pero de ahí a idealizarlo va un trecho. Yo prefiero idealizar mi futuro.

  4. en mi trabajo tienen una web que se llama “tierna infancia” donde cada uno muestra su “pasado”, pues algunos han pasado de la melena rubia a la calvicie indisimulable…Los diseñadores de gafas de los 80s no pensaban en los niños precisamente y qué crímenes hacían a los pobres niños de “ojo vago” y esos horribles parches. ¿A qué no se ven niños con parche actualmente?

  5. ¡Qué exagerado! Yo te veo un niño normal, aunque no se ve demasiado bien. Pon una que se te vea mejor. Lo que ocurre, que a estas edades, te influye en exceso lo que digan los demás y acabas creyéndolo. Además a los niños que se lo ponen difícil, desarrollan cosas que los otros no, se lo curran mucho más.

    A mi me encantan mis fotos de esa época, era una muñeca, jajaja. Adoro mi infancia.

  6. Pues tenías tu encanto.

    Entiendo perfectamente lo que dices de algunos de tus compañeros de colegio,a mi me pasa lo mismo.

    Un beso tío bueno!!!

  7. Su, es que tú siempre me verás con buenos ojos, jajaja.

    Diego, sí, te lo iba a contar ayer, pero es que me diste plantón! :-P

    Jajaja, gracias, Belén. En fin, mejor no contar historias del colegio… ¿no habíamos quedado en que el pasado es pasado? :-)

    Proud, bueno, esta foto es totalmente 80´s, jajaja. En los noventa, ya llevaba lentillas, camisas de franela al más puro estilo “Seattle cool” y llegué a ir a clase con las botas de monte… ¿Duros? Los 90 fueron una fiesta! :-D Y es que ya lo dice Rocío, los diseñadores de gafas no tenían piedad en los ochenta!

  8. Yo también iba a clase con botas de monte, y encima, en una ocasión, estaba tan dormida que me puse una de un tipo en un pie, y otra de otro tipo en el otro pie. La adolescencia es muy triste, muy triste xD.

  9. Hace muchos años, no te equivoques, todos parecíamos nerds. Y los que no lo parecían ahora son rubias peperas o están tirados en alguna esquina encima de un meado.
    ¡Viva los nerds!
    Y yo prefiero no idealizar mi futuro, por si acaso me pego el opstión. Éso sí: coincido en que el pasado es… pasado, pero tampoco lo voy a olvidar sólo porque lo sea! Es como hoy: hay un hoy bueno, uno malo, uno regular, uno cojonudo… Y lo malo no anula a lo bueno.

  10. Por cierto, entre esta entrada y la de mi amiga Isi de chorradas antiguas me habeis inspirado mi encuesta nueva. ¡Hay tantas cosas que saber sobre los demás!
    Nooo, cotilla no! Simplemente curioso.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *