HILTON & HILTON

Evidentemente, hace mucho que sé quién es Perez Hilton, la reina de todos los media. Pero nunca había entrado en su web hasta que descubrí que la Doctora en Filosofía la tenía enlazada en su blog. Y tengo que confesarlo, estoy enganchado a tanta noticia bazofia sobre celebridades de clase B o Z. Sí, a veces salen ZacE, JakeG, RyanG, Madonna, Kili y Britney, pero por lo general, las noticias giran en torno a personajillos variados sin interés ninguno… aparte de que lo mismo cabe un cotilleo sobre Jessica Simpson, unas fotos patéticas de Miley Cyrus, un par de chistes a costa de Mariah Scarey que artículos sobre el nacimiento de niñas con dos caras y similares. Vamos, la mezcla perfecta entre News of the World, el tomate y el noticiario de Antena3. Es como los BigKings, sabes que no son buenos para tu salud, pero… ¿quién se resiste a comerse uno de vez en cuando? De las cualidades de Mr. Lavandeira como diseñador gráfico no voy a hablar, porque yo tampoco sé usar otra cosa que no sea el Paint…

En el fondo, ¿a quién no le gustaría vivir de su blog? Sr. Gates, aun estoy esperando su oferta por mi dominio.

Lo que menos me gusta del personaje es esa ambivalencia entre la burla y la admiración al famoseo. Se nota tanto que Perez se burla de ellos y que a la vez se muere por ser uno de ellos…

Eso sí, yo me quedo con la auténtica, única e inimitable Paris Hilton, “socialista”, celebridad, modelo, concursante de reality, expresidiaria, actriz y felatriz, cantante, heredera, publicista de sí misma y del champagne en lata, y, seguramente, una de las mujeres más listas que hay en el planeta. A ver quien identifica el sampler que usaron los productores de este tema que ya le gustaría haber grabado a Britney. Dentro video!

DE BODA

A mí me encantan las bodas. En serio. No entiendo a la gente que se queja de tener demasiadas bodas a lo largo del año. Será, quizás, porque yo voy a una boda al año, más o menos. Mis amigos y amigas no son de los que se casan. El caso es que me encanta toda la parafernalia que las rodea. Además, ésta era boda de amigos, que son mucho más divertidas que las bodas familiares, en las que te tienes que pedir las copazas a escondidas, no te puedes poner la corbata como si fuera un pañuelo pirata ni arremangarte los pantalones, tienes que saludar hasta a la última tía abuela perdida por las ramas más frondosas del árbol genealógico (y encima se supone que te tienes que acordar de sus nombres, apellidos y parentesco, incluso cuando te dicen cosas como “la última vez que te vi eras un bebito”. Señora, si era un bebito, ¿cómo quiere que me acuerde de usted?) y siempre acabas descubriendo que tienes una tía cincuentona que aun se cree que puede ser la reina de la pista… En las bodas de amigos, sólo estás con tu cuadrilla, a tu aire, y la puedes montar como te parezca.

Como ya adelanté, mi madre dio su aprobado al traje de rayas, a la camisa lila, a la corbata morada y a no haberme cortado el pelo. Sólo me dijo que me peinara un poco y me llevó en coche hasta el hotel donde salía el bus. Si es que tengo una madre que no me la merezco… Todas mis amigas me dijeron que estaba muy guapo con mi abrigo de Caramelo. Pero, ¿quién no está guapo en un día de boda?

La ceremonía fue en un pueblecito perdido por el Pirineo navarro al que se llegaba por carreteras locales. No llovía, pero hacía mucho frío y las chicas tiritaban. Es lo que pasa si te pones un vestido de tirantes en el mes de abril. La boda no fue muy larga, el cura era majo y empezamos a devorar canapés. Y a beber vino tinto para entrar en calor. Así que cuando volvimos al bus, algunos ya estaban un poco alegres, jajaja.

Para la comida nos pusieron a todos los amigos en una mesa redonda. Las camareras empezaron a traer platos y platos de comida. Que si jamón de bellota, que si pirámide de foie y praliné, que si timbal de langostinos, que si panchineta con hongos (que me la comí, por cierto, a pesar del asco que les tengo a las setas). Después, un sorbete de manzana verde para reposar el estómago, y los platos principales: lubina Y cordero. A mí me vuelve loco el cordero asado, pero llega un momento en que sientes que la cómida se te va a salir por la boca y no lo disfrutas tanto. Imaginaos que, de cuatro pastelitos que nos sacaron para el poste, sólo me comí dos… Eso sí, por la noche, cuando estábamos ya en el bar de la Trave que habían reservado los novios, nos sacaron tortilla de patatas y pinchos variados y todos nos abalanzamos sobre ellos como si no hubiéramos comido nada en todo el día.

El disc-jockey de la boda (y el del bar de después) no le hizo ascos a nada. Lo mismo te pinchaba a Kili, que a Leo, que a los grandes clásicos de OT, que al canto del Loco, que a Conchita Velasco o a Paquitoelchocolatero. Vamos, lo que se dice charanga y pachanga de las güenas. Eso sí, lo que es imprescindible en cualquier fiesta pamplonica que se precie son… ¿los pasodobles? ¿las joticas? Pues no, queridos lectores, lo que no falla nunca son… ¡las rancheras! ¿Por qué? Pues ni idea. Es un misterio. ¡Pero qué grande la Durcal!

A las dos de la mañana nos fuimos para nuestras respectivas casas. Con el paso del tiempo y nuestras cada vez más ajetreadas vidas, sólo nos juntamos todos en ocasiones especiales como éstas. Pero lo bueno es saber que, aunque no nos veamos tanto como antes, siempre puedes contar con ellos. Son gente especial.

¿Y las fotos? Pues las podéis ver en Flickr, aquí al lado.

TEASER

Estas son las típicas cosas que suceden después de las bodas… Mañana lo contaré todo. :-D

VIERNES MALDITO

Anoche, cuando volví a casa, nada más abrir la puerta, noté que lo que antes era liso ahora era cóncavo. Ya me había fijado unos días antes en que habían aparecido humedades en la pared y sospeché que era culpa de la vecina, pero, como soy un huevón y rehuyo los conflictos, no le había dicho nada aun. Pero se me ha comenzado a abombar el parqué, y eso es algo que ya es superior a mí. Necesita ser acuchillado desde hace años, pero mi parqué es casi sagrado para mí. Así que, nada, el lunes hablaré con la vecina, y si hay que echar abajo la pared, se echa abajo.

¿Por qué el lunes? Pues porque esta noche, cuando salga del curro, tengo que coger un avión a Pamplona, que tengo la boda de unos amigos el sábado. A las 10.45 tengo que estar sin falta en la puerta del hotel Tres Reyes para coger el bus que nos llevará a los invitados no motorizados hasta el pueblecito perdido en el Pirineo en el que se celebra la ceremonia. Será un día de emoción, mucha comida, mucho baile y mucha comida. Me apetece mucho, pero antes tengo que sobrevivir a este viernes.

Por la mañana, he ido a recoger mi cámara Coolpìx ya reparada al servicio oficial de Nikon.

-¿Cuanto es?
-Son 145
-Me está tomando el pelo?

Bueno, eso no lo he dicho, pero lo he pensado. En fin, ahora entiendo que la gente prefiera comprarse aparatos nuevos cuando los viejos se estropean. Me he consolado pensando en que, gracias a los concursos, puede permitirme malgastar unos cuantos euros.

Por la tarde, cuando venía a trabajar, con mi maleta y mi abrigo, ha empezado a caer granizo del cielo. Menos mal que llevaba paraguas.

Antes de ir a Barajas, tengo que pasar por Massimo Dutti a recoger al traje, que me tenían que retocar el dobladillo. Voy a llegar un poco justo de tiempo al aeropuerto, aunque, como ya tengo sacada la tarjeta de embarque, espero no tener problemas.

Y ya la he puesto sobre aviso, pero tengo ganas de ver la cara de mi madre cuando vea que me he comprado una camisa lila y una corbata morada. Conociendo su gusto por el clasicismo, pondrá cara de espanto. Luego, cuando me vea con todo el conjunto puesto, acabará rindiéndose a la evidencia: me queda fenomenal y voy superguapo por el mundo. El lunes os lo confirmo.

MAINSTREAM

Los Planetas tenían una canción titulada “Una nueva prensa musical”.

No digas más,
no digas más,
no digas más,
mejor no digas nada más,
podría ser que alguien se enfade,
no digas nada más.

Pues yo digo más. La prensa musical española es lo más sectario, radical y prejuicioso que existe. Nadie juzga tanto al producto por el envoltorio y las apariencias como ese tipo de medios. Hace años que no escucho los 40, pero cuando era universitario, era una emisora donde, además de a Viceversa, Rebeca, Ambra y las típicas horteradas del momento, podías escuchar sin problemas a Nirvana, Pearl Jam, Oasis, Blur, Alanis Morissette, Radiohead, Soundgarden, The Verve, Garbage, The Cure, Ocean Color Scene, Crash Test Dummies, Terrorvision, The Black Crowes, Counting Crows, Spin Doctors… El espectro de gustos y sonidos era muchísimo más amplio en la emisora comercial por excelencia que en cualquier otro medio.

Vale, eran otros tiempos, esos artistas eran superventas y el mercado ha cambiado muchísimo. Pero es que, en realidad, la prensa musical española siempre ha acogido con los brazos abiertos a artistas superventas… siempre que no lo sean en nuestro país, claro. Entonces… bueno, ya se han vendido. Mika es cool… hasta que empieza a sonar en los 40. Da igual que el disco ya fuera multiplatino en UK. Lo que mola es hablar de algo como si fuera nuevo y exclusivo.

Y es que el gran público puede tener mal gusto en ocasiones, pero es mucho más listo de lo que parece. Y no se le engaña tan fácilmente.

Un artista con verdadero talento o una canción realmente buena siempre acaban llegando al gran público cuando encuentran los medios de difusión adecuados. Ya sea aupado por la blogosfera (La Casa Azul), por un anuncio (Tiga), por una serie de televisión (Peter, Bjorn & John), por las noticias extramusicales (Amy Wihenouse), por los anuncios de politonos, por una película o simplemente, porque es realmente grande (“River deep, mountain high”, de Ike & Tina Turner, en su momento, fue un enorme fracaso comercial).

Y es que para sobrevivir al paso del tiempo y pervivir en la memoria del público, todo artista necesita una canción que sea recordada por encima de modas pasajeras. Hay muchísimos grupos y artistas que fueron alabados hasta la saciedad en su momento y de los que hoy no se acuerda nadie… (Collective Soul, Catatonia, Midnight Oil, The Silencers, The Housemartins, Juliana Hatfield 3, Blind Melon, Jesus Jones, Carter USM, Shakespeare´s Sister, Living in a box, Neneh Cherry, Curiosity killed the cat, Skunk Anansie). Hay muchas canciones menospreciadas en su momento que han envejecido infinitamente mejor que la supuesta música de calidad que se hacía entonces (el mejor ejemplo es comparar los grandes éxitos de la música disco de los 70 con los hits del rock sinfónico de esos mismo años: las canciones de Abba, Boney M o KC & The Sunshine Band han envejecido bastante mejor que las de Jethro Tull o Vanilla Fudge). Los grandes artistas, los nombres respetados e idolatrados por todos, a los que todos copian y quieren parecerse (desde Elvis Presley a los Beatles, pasando por Tina Turner, Iggy Pop, Leonard Cohen, David Bowie o Lou Reed, todos fueron reyes de las emisoras y los escenarios en algún momento.

Así que, como dijo George Michael en su momento, escucha sin prejuicios. La buena música no sabe de etiquetas. Y ahora, una razón más para ir al RockinRio el cuatro de julio.

ACTO DE DESAGRAVIO

Después de la ofensa perpetrada ayer en Operación Triunfo, creo necesario hacer un acto de desagravio en honor de doña Shakira Mebarak.

Cuando en 1995 pensaba que la música latina se reducía a los merengues y las bachatas de Juan Luis Guerra, sonó “Estoy Aquí” en Fanclub y descubrí que existía una chica en Colombia llamada Shakira. Cuando pensaba que era una artista de una sola y pegadiza canción, salió el single “Pies descalzos, sueños blancos” y descubrí que Shakira sabía hacer letras interesantes. Cuando pensaba que Shakira era una artista de un solo y variado disco, publicó “¿Dónde están los ladrones?” en 1998 y descubrí que todo el mundo bailaba cuando sonaba “Ciega, sordomuda”. Cuando pensaba que Shakira había vuelto a dar en la diana comercial sólo por casualidad, escuché el resto del disco y descubrí temazos como “Inevitable”, “Moscas en la casa”, “Ojos Así” o “Si te vas”. Cuando pensaba que a Shakira se la había tragado la tierra y Operación Triunfo conquistaría el mundo en 2001, publicó “Servicio de Lavandería” y descubrí que sería la colombiana quien conquistaría el mundo. Cuando trataba de decidir si me gustaba más “Suerte” o “Whenever, wherever”, escuché el disco al completo y descubrí que en español Shakira suena mejor. Cuando fui a las Ventas a ver la Gira de la Mangosta, ella bailó con un candelabro gigante en la cabeza y descubrí que su directo era espectacular. Cuando la chica había vuelto a desaparecer, ella volvió a lo grande en 2005 con “La tortura” y descubrí que mi odio hacia el reguetón y Alejandro Sanz aun podia ser mayor. Cuando publicó “Oral Fixation 2”, escuché “Don´t Bother” y descubrí que Shakira, por fin, había hecho una buena canción en inglés. Cuando pensé que el disco iba a ser un fracaso, Shakira lo reeditó de nuevo incluyendo “Hips don´t lie” y medio universo decubrió que en Barranquilla se baila así, sí. Cuando habían pasado dos años de la publicación de “Fijación Oral”, un anuncio utilizó “Las de la intuición” como banda sonora y descubrí que Shakira tiene cuerda para rato. Por todo esto, le perdono a Shakira el absurdo dueto con Beyoncé, el que me torturara con “La tortura” y lo mal que le sentaba el tinte rubio en la portada de “Laundry service”. Por todo esto y por el minuto final de esta canción.

I´LL STAND BY YOU

No está bien que OT acabe a la una y media. No está bien que digan que el programa empieza a las 22.15 y a las 22.25 sigan con Escenas de Matrimonio. No está bien que hagan pausas publicitarias cada quince minutos. No está bien que no haya tiempo para poner videos decentes de presentación de los concursantes y sí para publicitar los absurdos productos de los patrocinadores. No está bien que Risto hable así de las razones por las que una concursante ha abandonado el programa (aunque da la impresión de que Patty tenía muchas dudas sobre su paso por el programa y la circunstancia de la muerte de su abuela le ha servido como excusa). No está bien que cojan a una chica que no sabe cantar. No está bien que sus compañeros voten como si estuvieran en “El rival más débil”. No está bien que sean los primeros nominados de esta edición dos chicos bastantes solventes. Ros tiene una voz muy interesante, aunque su actitud de pasotismo hace que se merezca la expulsión y Reke es ReketeReke!!!

Pero lo que nos divertimos…

Ayer vimos el peor duo de la historia de OT, superando a los legendarios “Volverte a ver”, de Janina y Jesus de Manuel; “I say a little prayer for you”, de Isabel y Miriam; o el “Te extraño, te olvido, te amo”, de Alex y Natalia, por citar algunos. Esther y Tania G perpetraron “Las de la intuición”, desafinadas, desentonadas, descontroladas… Sabemos que TaniaG puede hacerlo mejor, ¿pero Esther? Ha habido muchos concursantes que han afinado una nota de cada diez (Eva, Verónica, Idaira, Juan, Joan Tena), pero en esa nota afinada había algo que hacía que se pudiera perdonar los otros nueve errores. ¿Pero qué tiene Esther? Ni un timbre de voz especial, ni un carisma llamativo, ni una belleza espectacular… Y van sus compañeras y la salvan. Qué perras.

En fin, por suerte tuvimos dos buenas actuaciones, no demasiado brillantes, pero aceptables para ser la gala1. La novia cadáver y Miss Melilla nos regalaron un bonito dueto con “I´ll stand by you”, el último gran éxito de Pretenders, en el que Viriginia apenas desafinó y Mimi cantó muchísimo mejor que en la Gala 0. Chipper e Iván estuvieron acertados y divertidos con el “Crazy” de Gnars Barkley (sólo faltaría que el gran público descubriera ese temazo ahora). Noelia y Sandra no estuvieron a la altura de las circunstancias y su “Ain´t no other man” quedó un tanto insípido. Podían haber sido nominadas perfectamente, pero el jurado decidió castigar a Ros por su pasotismo y su absurda pronunciación del “Me enamora”, arrastrando a Reke en la nominación como si esto fuera “Fama.¡A bailar!”. TaniaS estuvo muchísimo mejor que en la Gala0 con “Tu recuerdo”, actuación en la que Rubén, consagrado como guapo oficial de esta edición, demostró tener una voz limitada pero con un timbre muy bonito, al estilo de Hugo o Ramón, así que seguramente tendrá muchos detractores. Anabel, en cambio, me gustó menos que en la Gala0, pero es tan graciosa que, de momento, se lo perdono. Su compañero de “Amor gitano”, Manu, no me dice nada y, lo que es peor, me recuerda lejanamente a Naim. Los primeros en actuar fueron Pablo y Patty. Ella se despidió del programa sin que nos podamos hacer una idea de si ha sido una gran pérdida o no. Él es, seguramente, el mejor cantante de esta edición, pero le falta un poco de carisma y de saber estar sobre el escenario. Encogido detrás de su guitarra y con una mirada que aun no transmite nada, anoche parecía más el catequista guay de una parroquia que un artista con un disco en el mercado.

Estoy preocupado, vamos por la Gala1 y aun no tengo favorito…