Oh, verano cruel

¿Ya habéis vuelto todos de vuestras vacaciones? Pues los que nos hemos quedado todo el verano trabajando en Madrid tenemos algo que deciros:

A principios de los ochenta, Bananarama ya habían conseguido colocar varios sencillos en el Top10 británico, pero fue Cruel Summer la canción que les consiguió colarse en el mercado estadounidense al sonar en la BSO de -no se puede ser más ochentero- Karate Kid, alcanzando un puesto noveno en el Billboard en el 1984. Curiosamente, las Bananarama de esa época jugaban más a ser una banda New Wave, con un look más cercano a Kim Wilde o los Dexys Midnight Runners que al glamour ochentero de su época posterior, cuando cayeron en las garras de comenzaron a trabajar con los fabricantes de churrosproductores de éxito Stock Aitken & Waterman a partir del exitazo de su versión de Venus.

Sin embargo, seguramente muchos de los que fuimos adolescentes en los noventa conocemos esta canción gracias a la versión que hicieron de ella Ace of Base en 1998, publicada como segundo sencillo de su tercer disco, Flowers.

Y si a Bananarama la canción les sirvió como carta de presentación en Estados Unidos, para los suecos de oro de los noventa fue su despedida del Billboard y su carrera internacional: Cruel Summer fue su último sencillo en colarse en el Top10 y Flowers, el último disco de la banda publicado en ese mercado. Algún día se aceptará que el fracaso de los discos de Ace of Base posteriores a Happy Nation fue una de las grandes injusticias pop de los 90.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *