OBLIGADOS A SER GUAPOS

Veo a Cristiano Ronaldo en todas las portadas de periódicos, revistas y blogs del mundo y me pregunto si es famoso por ser buen jugador o por estar bueno. ¿O es por ambas cosas? Me sorprende que los futbolistas se hayan convertido en iconos de la moda y estoy convencido de que el ciclismo sólo necesitaría ciclistas guapos para recuperar la fama de antaño y dejar de ser visto como ese deporte de flacuchos drogadictos. Contador, Pereiro, tomad nota y aprended que un depilado de cejas y un peinado molón vale mucho más que una maglia rosa o un maillot amarillo. Anna Kurnikova fue la primera en darse cuenta y se convirtió en la tenista más famosa del mundo sin haber disputado nunca una gran final.

Hoy en día la imagen es todo. Por eso Madonna se esfuerza en parecer sexy a los 50 años aunque acabe rozando lo grotesco y convirtiéndose en la reina del photoshop. El puesto como “reina del botox” lo tiene esa muñeca de porcelana antes conocida como Nicole Kidman. Ahora todas las actrices tienen que ser guapas, estilosas, reinas del glamour y anunciar perfumes. Eso sí, sólo se les dan premios si se disfrazan de cardos borriqueros: Penélope, Charlize y Halle han podido comprobarlo. Jessica Alba, Elsa Pataky y Scarlett Johanson saben que el secreto de su éxito no está en su talento interpretativo. Kate Winslet y Keira Knightley se resignan a ser fotoshopeadas en las portadas de las revistas, incluso en contra de su voluntad. Como Madonna, Sharon Stone y Michelle Pfeiffer también han cumplido los cincuenta, y la mayor parte de las alabanzas que reciben se reducen a destacar los estupendas y maravillosas que están “a pesar de su edad”. Poco importa que ambas hayan hecho grandes papeles a lo largo de su carrera y que seguramente preferirían seguir trabajando en el cine y no sólo anunciando cosméticos como Andie McDowell. Aunque si te atreves a envejecer o engordar, serás objeto de burla y escarnio en la web de PerezHilton… Ya le pasó a Alicia Silverstone en los 90, ganó unos kilitos y dejaron de contratarla.

Con los hombres pasa lo mismo. Yo he visto más anuncios protagonizados por George Clooney y más fotos de Matthew Mcconaughey corriendo sin camiseta por la playa que películas suyas. Precisamente fueron unas fotos en bañador y una portada de Rolling Stone las que catapultaron la carrera de Zac. Y estoy seguro de que JakeG no va seis días por semana al gimnasio porque sea vigoréxico…

Y no sólo sucede en el mundo del cine, pasa también con los cantantes, y ha llegado al mundo del deporte y hasta de la política, donde hemos podidos disfrutar de grandes momentos como las operaciones de cirugía estética de Berlusconi o las fotos editadas del michelín de Sarkozy. ¿Ganará Obama las elecciones por ser más agradable a la vista que McCain? A Kennedy ya le sirvió su telegenia para derrotar a Nixon en 1960 (y para llevarse a la cama a Marilyn Monroe, supongo).

Poco a poco, la forma acaba imponiéndose al fondo. Ser guapo, tener imagen y saber llevar la ropa adecuada en el momento oportuno abre muchas puertas. El problema es que cada vez es más complicado descubrir a alguien que tenga auténtico estilo propio, porque hasta los movimientos que van contra la estética establecida (osos contra musculocas, gafapastas contra pijosdetodalavida, frikis contra el resto del mundo) acaban siendo codificados y reglados. Y terminamos olvidando que la verdadera belleza no es una virtud, ni un mérito, sino un accidente casual.

12 comentarios en “OBLIGADOS A SER GUAPOS”

  1. Lo de la Pataki es de peli de miedo… me pregunto, recordando lo normalucha rechoncha que era, cómo quedaría yo si me hiciese algo parecido… Como sería con cirugía? Cómo sería yo con pelo? Pelo de verdad, no implantes de la Nancy! Juas!
    Pues a mi Cristiano si me pone un poco… ;)

  2. ¿Alguien me puede decir qué películas de éxito ha hecho Elsa Pataky?…

    ….
    ..

    ……
    ..
    sigo esperando…
    .
    .
    ..

    ..
    ..

    valeeee…

    Y sí, ser guapo hoy en día lo es casi todo.
    Yo me acabo de hacer una cresta en JuanporDios que eso mismo… ¡por Dios!

  3. Bueno…Elsa Pataky estuvo en “Snakes on the Plane” (no aparecio mas de 5 minutos, pero aqui fue casi la protagonista XD )

    Y estoy de acuerdo con Adidas

    XDDDDD

  4. Ni glorificar la belleza ni la fealdad. todo en su justa medida. Lo que a uno le parece bonito a otro no, etcétera.

    Yo soy feo, y ha habido gente a la que le he parecido guapo. Eso si , en la clinica Betty Ford flipaban!

  5. Supongo que la peli de más éxito de Elsa Pataky es “El arte de morir”…

    Sigo sin saber si Cristiano Ronaldo es un buen jugador.

    Don Otto. tú no necesitas cirugía, estás muy bien como estás.

    Miguel, sí, es cierto, tú tienes auténtico estilo propio, del de verdad.

    Jose, tú no eres feo! De todas formas, como bien dices, belleza o fealdad dependen mucho de los gustos. Lo que digo con el artículo de hoy es que me preocupa que la belleza se esté convirtiendo en una “virtud” valorada por encima de otras cuestiones como el talento o la capacidad. Ahora todo necesita estar envuelto en una presentación agradable para que sea tenido en cuenta.

  6. Cristiano Ronaldo es buen jugador, pero cuando tiene que tomar las riendas de su equipo y echarselo a las espaldas flaquea.

    Ejemplos:
    – Ha pasado desapercibido por la Eurocopa
    – Falló dos penalties importantes en la Champions, uno en semifinales contra el Barça, y otro en la tanda de penalties de la final. Siempre tiene que venir alguien a sacarle del marrón en que se mete.

    Cuando venga al Madrid hará partidos memorables, pero en cuanto le toque asumir responsabilidades se cagará y desaparecerá.

  7. Llego tan tarde y hay tanta lectura en los comentarios que ya no recuerdo casi ni el post xD

    Ronaldo es un producto de los de Risto, pero para el futbol. No es Zidane jugando pero tiene cositas. Aunque lo que importa es que el Madrid conseguirá que se hable de él, y mucho, en verano, aquí y en Europa; y si lo ficha ganará por los derechos, venderá camisetas y se hablará de él. En el Marca y en la Superpop. Y todo eso es pasta. Ya pasó con Beckham.

  8. Hola, he recabado en este blog por casualidad y la verdad es que me han parecido interesantes algunos comentarios, muy bien pensados y escritos sobre música, series, etc.

    Pero leyendo el post sobre la imagen personal, que también me ha hecho pensar, he descubierto que aunque primero se critica toda esta tendencia de la glorificación de la imagen personal, luego en los otros comentarios adicionales de arriba, unos y otros se intercambios consuelos acerca de que no se preocupen, que no están tan mal físicamente, como piensan…¿Es un poco contradictorio no? ¿No estamos todos pillados por la obsesión? De un tiempo a esta parte, ¿no nos han cambiado radicalmente las agresivas campañas de marketing de las cadenas de moda los criterios de lo aceptable y lo admisible en los otros? Hace un par de días, he terminado de leer un libro sobre un gran escritor llamado Richard Sennett. Él afirma convicentemente que a las personas les cuesta cada vez más imaginar o fantasear sobre sexo entre cuerpos que no cumplan ciertos criterios previos de imagen, las personas tienden más usualmente a tener fantasías entre cuerpos perfectos y equivalentes, quizás porque las fantasías las crea ya la publicidad, el cine y la moda y son menos libres. Y esto tristemente es la muerte del romanticismo, que implica la fantasía de que uno puede enamorarse de una rana fantástica aunque no cumpla en principio los standards fijados, a la espera de que esa rana nos decubra que es algo más allá de lo que se ve a primera vista, como dice el cuento.
    El autor del blog tiene razón la moda y la publicidad está cambiando lo acpetable y lo admisible y lo triste es que nosotros estamos agarrados por completo por ella, si no miren nuestras reacciones cotidianas hacia nosotros mismos y nuestra imagen y las de las otras personas, o las reacciones cuando se saca el tema de la imagen, o ¿de quién nos enamoramos siempre? Yo también me incluyo en esto…¡Ya no existen las ranas!

  9. Gracias por tu comentario, merodeador.

    Sí, yo también creo que vamos hacia una uniformación de la estética, hay como cuatro o cinco modelos diferentes y encasillados.

    Por suerte, sigo creyendo que siguen existiendo las ranas y las bellezas únicas y personales.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *