MÚSICA DOMINGUERA

Hablando el otro domingo de Bananarama, mencionamos a los productores Stock, Aitken y Waterman como las mentes detrás de su éxito y el de otros artistas de finales de los ochenta. De todos ellos, la única que ha conseguido labrarse una carrera digna ha sido Kylie Minogue. La pequeña australiana despierta fanatismos como pocas artistas y ha sabido reinventarse varias veces. Pasó de ser un producto pop sin pretensiones en los ochenta a labrarse una imagen propia y tomer las riendas de su carrera durante los noventa. Sin embargo, aunque en la última década del siglo XX consiguió ganar en credibilidad artística gracias, por ejemplo, a su famoso dueto con Nick Cave, su popularidad descendió considerablemente hasta que en el año 2000 se enfundó en unos minipantaloncillos dorados y volvió a hacer lo que mejor sabe: música de baile.

“Spinning around”, una canción compuesta en principio para un supuesto disco de regreso de Paula Abdul que nunca llegó a publicarse, se convirtió en el primer número uno de Kylie Minogue en la listas británicas desde “Tears on my pillow”. Sería el inicio de una serie de éxitos para la cantante durante toda esta década. Quitando la ligera decepción que supuso “X” y ese desconcertante “2 Hearts”, si en algo es maestra la minidiva de las antipodas es hacer buenos sencillos.

4 pensamientos en “MÚSICA DOMINGUERA

  1. luxaurumque

    Conseguir mantenerse ahí no lo logran más que los genios, así es que es una “genia” :-p

    Joer, cuanto tiempo sin oir lo de “stock, aitken y waterman” jejejeje
    Esos tíos se hicieron de oro en los 80/90, no? Qué es de ellos ahora?

    Besicos!

    Responder
  2. ace76 Autor

    Una geniecilla… :-D

    Pues según cuenta la wikipedia, Stock, Aitken y Waterman se separaron a principios de los 90 y perdieron su toque mágico para la comercialidad.

    Responder
  3. Di

    Cuando salió ese vídeo corría el rumor de que esos pantalones dorados los compró en una tienda de segunda mano por dos libras (o una cantidad así ridícula, no la recuerdo con exactitud).
    En realidad son un diseño de Stella McCartney para Chloé.

    Por lo demás. Temazo.

    Responder

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *