MÚSICA DOMINGUERA

En 1989 un productor belga llamado Jo Bogaert publicó un single de música house bajo el nombre de The Pro 24s llamado “Technotronic”. Más tarde lo volvió a lanzar, anadiéndole en esta ocasión un rap a cargo de Ya Kid K, quien por aquel entonces apenas tenía 16 años, y rebautizando como la canción “Pump the Jam”. El resto es historia.

Aunque Ya Kid K era la compositora de la letra y la cantante, en el video aparecía en su lugar una modelo congoleña llamada Felly Kilingi, quien no sólo no cantaba sino que tampoco hablaba una palabra de inglés. Fue en el videoclip del segundo single de Technotronic, “Get up (before the night is over)”, cuando el mundo conoció el rostro de la auténtica cantante del grupo.

“Pump up the jam” fue la primera canción de estilo House que consiguió llegar al gran público, alcanzando los puestos más altos de las listas de todo el mundo y abriendo el camino a otros muchos proyectos del mismo estilo. El disco de debut del grupo también alcanzó buenos cifras de ventas y la casette fue todo un éxito en las excursiones escolares de quien escribe estas líneas. Era primavera de 1990 y aunque los 90 sean los años del grunge y el britpop, no podemos negar que también nos pasamos gran parte de la década bailando.

4 pensamientos en “MÚSICA DOMINGUERA

  1. luxaurumque

    Technotronic “era” house???!!!
    Dios, nunca más podré decir que no me gusta el house!!!

    Joooooooooder, este grupo revolucionó “las pistas de baile” de principios de los 90, joder
    :-)

    Ains, qué recuerdos y qué geniales!

    Besicos y muchas gracias, que no sabes la falta que me hacía sonreir.

    Responder
  2. Di

    Esta canción la tengo oído yo todavía saliendo por ahí de noche no hace demasiado tiempo… (en Lugo eso sí, pero la gente bailaba como si les fuese la vida)
    Qué recuerdos :)

    Responder
  3. ace76 Autor

    Bueno, lo del “house” lo dice la Wikipedia, pero a mí tampoco me suena mucho a lo que yo entiendo por House…

    Hace unas semanas vinieron a tocar a Madrid, y seguro que fue bastante gente a verlos. Es curioso que canciones con pocas pretensiones como ésta acaban envejeciendo con bastante más dignidad de la que uno imaginaría.

    Responder

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *