Mika y el origen del amor

Sigo siendo dorado

Sigo siendo dorado

Como otros compañeros británicos de promoción (Duffy, The Hoosiers, The Feeling, Sophie Ellis Bextor…), Mika se encontró con que el mismo público que había convertido su debut en uno de los discos más vendidos del año decidía ignorar su segundo trabajo sin que hubiera demasiadas razones para pasar de un extremo a otro. Ante una decepción (más comercial que artística) de estas características, un artista tiene varias opciones: un retiro temporal, llamar a Pitbull o seguir haciendo la música que le gusta. Mika ha seguido este último camino y ha publicado un disco que mantiene la coherencia con sus dos trabajos anteriores: si Life in Cartoon Motion era un disco inspirado en la infancia de su autor y The Boy Who Knew Too Much representaba la adolescencia, The Origin of Love supone el paso a la vida adulta y eso se refleja en un sonido más sencillo y una producción menos teatral, un cambio que se anuncia desde la misma portada del disco, donde el blanco y negro y la desnudez sustituyen a los colores desparramados y abigarrados.

“You are the origin of love”, canta Mika para abrir un disco que habla, sobre todo, del amor. De un amor que pasa por todas sus etapas, desde la alegría de los comienzos (Underwater, Make you happy) hasta los momentos en que este amor ya no da más de sí (Love you when I’m drunk) y en los que uno llega a pensar que el amor está sobrevalorado (Overrated, una canción que nació como una balada para convertirse en un tema puramente electrónico y uno de los momentos más brillantes del disco). Sin embargo, cuando se llega al final del disco y suena ese Celebrate, compuesto junto a Pharrel Williams, y un remix de Make You Happy, uno se da cuenta de que Mika ha aplicado los consejos que “ella” le daba en Elle Me Dit (aquí reconvertida al inglés sin mucho sentido en Emily): “écris une chanson contente, pas une chanson déprimante, une chanson que tout le monde aime”. The Origin of Love es un disco feliz, con canciones que todo el mundo puede amar y, gracias a una producción que combina -en palabras del propio Mika- a Fleetwood Mac con Daft Punk, un disco que se puede bailar (“danse, danse, danse”). ¿Que las ventas están siendo aun peores que las del segundo disco? Da igual, aun quedamos suficientes seguidores fieles que disfrutaremos con cada nueva canción de Mika y, por supuesto, no faltaremos a la cita con él en La Riviera el próximo 23 de Noviembre (o en Razzmatazz el 20 de Noviembre si viviéramos en Barcelona).

2 pensamientos en “Mika y el origen del amor

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *