Más allá del puente

Cuando uno estudia Historia del Arte en el instituto, el Expresionismo alemán se divide en dos grupos: por un lado está “El Jinete Azul”, con Kandinsky y Marc; y por el otro lado está “El Puente”, con Ernst Ludwig Kirchner como principal representante. Si en el libro aparece alguna obra de este pintor, seguramente sea alguna imagen de las calles de Berlín repletas de mujeres y hombres de formas alargadas y angulosas.

Calle en Berlín, 1913

Calle en Berlín, 1913

Sin embargo, la exposición que hasta el próximo 2 de septiembre le está dedicando la Fundación Mapfre en Madrid sirve para comprobar que la obra de este artista va mucho más allá de esos cuadros berlineses que le dieron fama. A través de una ajustada selección de la inmensa producción de Kirchner (hasta su muerte en 1938, pintó cerca de 1400 óleos y cerca de 20.000 dibujos y acuarelas, así como grabados, un centenar de esculturas y miles de fotografías), el visitante puede recorrer la vida del artista desde sus comienzos en Dresde creando el grupo “Die Brücke” con otros tres compañeros de la escuela de arquitectura de la ciudad, hasta su retiro en la localidad suiza de Davos, pasando por sus estancias en varios sanatorios durante la Primera Guerra Mundial. Es muy interesante comprobar como los cambios vitales de Kirchner se plasman claramente en su obra, pasando del expresionismo geométrico de la ciudad a un colorido mayor y formas suavizadas en aquellos lienzos que plasman la naturaleza y el entorno rural.

Desnudo en naranja y amarillo, 1929-1930.

Desnudo en naranja y amarillo, 1929-1930.

Una exposición más que recomendable para estos días calurosos de verano (y además, gratis).

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *