MALLRATS

El sábado llovió.

Durante horas.

Las calles eran como ríos.

Así que pasamos la tarde en el Centro Comercial.

Fuimos a las seis para cambiar la plancha de cocina que le habíamos regalado a nuestra madre, ya que quería una más pequeña y manejable. Lo hicimos en cinco minutos y sin problemas. Si no fuera porque Miguel había quedado ahí con su amigo Valentín, nos habríamos podido ir a casa.

Pero estábamos en el Centro Comercial, que son los paraísos artificiales de nuestra época. Una vez se ha entrado en ellos, escapar no es fácil. Valentín quería ir a la tienda de Vodafone para consultar contratos y mientras le atendían, yo entré en la tienda de animales. Siempre he querido tener una pecera de las grandes. O ratoncitos. O un loro rojo. Aunque sólo sea para rescatarlos de esas jaulas sucias y deprimentes en las que los tienen encerrados.

Comentamos la posibilidad de ir a patinar sobre hielo (somos adictos a deslizarnos y teníamos mono), pero acabamos inclinándonos por otro deporte: los bolos. Hice el primer strike de mi vida y también estuve cuatro rondas seguidas sin derrumbar un solo bolo. Soy un manta, como en tantas otras cosas, pero me divierto.

Justo cuando salíamos de la bolera empezaban las sesiones de cine de las ocho y media. Entramos a ver “La niebla”, correcta película de terror fácil ideal para un tarde de Centro Comercial. Cuando terminó la película, el Burger King estaba repleto de adolescentes y decidimos volvernos a casa. Seguía lloviendo. Mucho. Mi hermano me llevó por carreteras nuevas y durante un rato estuvimos circulando por lugares que no reconocía como Pamplona. Pero ya que la mitad de la Humanidad pasa el rato en Centros Comerciales de todo tipo, ¿hubiera notado mucha diferencia si nos hubiéramos colado por un agujero espaciotemporal hasta Minnessotta?

11 comentarios en “MALLRATS”

  1. Menos Burguer King!!!. XDD

    Me encantan los bolos, y soy un enemigo de los centros comerciales. Y superdeacuerdo contigo con el tema de los animales en jaulas. Me da una pena que se me encoge el alma cuando los veo ahí en las urnitas…
    Uff..

  2. umhhhh Minnesota y el mall of America!!! Eso sí que es un centro comercial!!! Para todos los que parezca américa profunda he de decir que Minnesota es uno de los lugares con mayor calidad de vida que he conocido!

  3. Jl, a mí sobre todo me dan pena los pájaros.

    Miguel, jajajaja, no quería volver, memo! Bolos, patinaje, comida basura, tiendas de moda clónica… ¿cómo resisitirse?

    Rocío, cualquier centro comercial de segunda en Estados Unidos le da mil vueltas a los que tenemos aquí, jajajaja. Más que con Minessotta, yo relaciono la America Profunda con Idaho, Iowa o Wisconsin… ¿será porque no sé ponerlos en el mapa? :-D

  4. ¡Vaya! Veo algunas coincidencias, últimamente yo también he jugado a los bolos en un mall, hice un strike y pasé varias rondas sin tirar un bolo. Claro que yo soy una chica muy femenina y me daba miedo romperme una uña :P.

    ¡Que pare ya la lluvia!

  5. Ultimamente mucha gente me cuenta que ha ido a los bolos, yo soy lo peor en los bolos, pero es tan divertido!!, podíamos ir algún día todos. Y al cine, que creoque nuunca había pasado tanto tiempo sin ir al cine, y eso sí que no puede ser….

    Patinar probé hace poco, y me encantó, tardé un rato en conseguir el equilibrio, pero la sensación es genial, así que, un día de estos te acompaño.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *