Magia a la luz de la luna

Y Colin Firth, víctima de la magia del Photoshop.

Y Colin Firth, víctima de la magia del Photoshop.

La carrera de Woody Allen ha dado tantos altibajos en los últimos años que, después de un acierto como Blue Jasmine, uno podía temerse que le siguiera un error tan terrible como esa cosa llamada A Roma con amor. Afortunadamente, Magia a la luz de la luna no carece de cierto encanto, acercándose más a Midnight in Paris o Scoop, aunque si recapacitamos un poco más sobre ella veremos que su apariencia de ligereza esconde ciertas cargas de profundidad dramática.

Ambientada en la Europa de finales de la década de los 20 del siglo pasado, Magia a la luz de la luna viaja desde los cabarets de Berlín hasta los paisajes de la Costa Azul y la Provenza para contarnos la historia de un mago al que un compañero de profesión pide ayuda para desenmascarar a una joven medium acogida por una rica familia. Ardides, engaños y pequeños enredos amorosos dan forma al resto de una trama donde el final es casi tan inevitable como previsible. Allen vuelve a contar en su reparto con actores veteranos como Marcia Gay Harden, Jackie Weaver o Eileen Atkins con jóvenes como Hamish Linklater o Erica Leerhsen. Sin embargo, el lucimiento corre a cargo de la pareja protagonista, Colin Fith y Emma Stone. Ambos rebosan carisma y encanto, pero es evidente que Firth le gana la partida completamente a una Stone que, en el fondo, siempre da la impresión de estar haciendo de ella misma en gran parte de sus películas.

Es fácil despachar Magia a la luz de la luna como un título menor en la ya larga filmografía de su autor y limitarse a destacar algunas de las afiladas replicas que salen por la boca de un Colin Firth que interpreta el papel que hace años Woody Allen se habría reservado para sí mismo. Sin embargo, cuando se tiene en cuenta que Woody Allen cumplirá ochenta años el próximo año y recuerda como otros directores veteranos como Clint Eastwood hablaban con fervor del espiritismo y la vida más allá de la muerte en películas como Más allá de la vida, uno no puede dejar de apreciar cierta valentía por su parte a la hora de exponer ciertas ideas sobre Dios y la religión, así como valorar aun más el mensaje vitalista que contiene esta comedia “ligera”.

2 pensamientos en “Magia a la luz de la luna

  1. Alex Pler

    Para mí fue un “¡ay, casi!”. No llegó a calarme tanto como esperaba, y eso que Midnight In Paris es de mis películas favoritas. Entiendo lo que dices que su mensaje no es menor teniendo en cuenta la edad de Woody Allen, pero… necesité algo más :/

    Responder

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *