LOS NIÑOS PREGUNTAN

Por el puente de Todos los Santos, Diego y yo nos subimos al Pirineo navarro. La tradición manda que la familia se reúna cada otoño para recorrer montes y bosques en busca de setas variadas, pero este año los hongos faltaron a la cita. No importa demasiado, porque en realidad sólo es una excusa para pasar unos días en el pueblo. A Diego le gustó mucho el paisaje otoñal con infinitas variantes de color dorado y los pueblos del valle, por lo que no me extraña que vaya ganando puntos con mucha facilidad. Eso lo dijo mi madre, no yo.

El domingo, mientras esperábamos a que nos sirvieran la comida en la fonda, una las hijas de mi prima, una cría de unos nueve espabilados años, me preguntó:

-Ace, ¿tú ya te has casado?
-No, aun no, respondí con una sonrisa.

Algo me dice que estas niñas empiezan a sospechar que Diego es algo más que un amigo que me traigo para que me haga compañía.

4 thoughts on “LOS NIÑOS PREGUNTAN”

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *