Los Miserables

Cosette-Official-Movie-Poster-les-miserables-2012-movie-32280133-864-1280

En 1862, Victor Hugo publicaba Los Miserables, dividiendo la novela en cinco volúmenes. A pesar de que la crítica de la época la consideró inmoral, excesivamente sentimental y con peligrosas simpatías por los revolucionarios, la historia de Jean Valjean se convirtió en un éxito popular y su fama ha llegado casi intacta hasta nuestros días. En 1980 se estrenaba su versión musical en Francia con partitura de Claude-Michel Schönberg y cinco años después se representaba por primera vez su adaptación inglesa en el West End londinense, donde sigue en cartel casi tres décadas después. La novela cuenta ya con varias versiones cinematográficas, pero es ahora cuando llega a las pantallas la adaptación del musical, siguiendo la estela de títulos recientes como Chicago, El fantasma de la ópera, Mamma Mia, Rent o Hairspray. Y aunque nos encanta que el cine musical siga vivo y tenga éxito en las taquillas, Los Miserables es seguramente una de las películas más sobrevaloradas de la temporada.

Curiosamente, la labor como director de Tom Hooper (a quien nunca le perdonaré que les robara el Oscar a Fincher o Arronofsky cuando lo ganó por la también sobrevalorada El Discurso del Rey) ha sido especialmente criticada cuando me parece una de las aportaciones más interesantes de la película. Se le ha reprochado un uso excesivo de los primeros planos y, aunque es cierto que parece que su seña estilística es hacer primeros planos descentrados de los personajes delante de un fondo de paredes desconchadas, encuentro que se ajusta muy bien al tipo de canciones que forman parte del grueso del musical. No parece que temas como I dreamed a dream, Stars o Empty chairs and empty tables se presten a grandes despliegues coreográficos ni derroches escénicos. Su intento de hacer un musical intimista que explore las emociones de sus personajes es loable, consiguiendo que el trabajo de algunos de sus intérpretes brille con luz propia y asegurando prácticamente el Óscar a Mejor Actriz Secundaria para Anne Hathaway por su papel de Fantine. Sin embargo, sería injusto que ella se llevara todos los aplausos: Amanda Seyfeld, Eddie Redmayne, Aaron Tveit y la pareja cómica formada por Sacha Baron Cohen y Helena Bonham Carter también bordan sus papeles.

Por contra, Hugh Jackman me sorprendió negativamente interpretando el papel protagonista. A pesar de su experiencia en musicales, encontré que su voz carece de personalidad y profundidad dramática para dar vida al héroe de la historia. Tampoco Russell Crowe es un gran cantante, aunque sí que parece que su timbre de voz acompañe más al personaje que interpreta. Eso sí, podemos discutir que Javert, tal y como Crowe lo interpreta o tal y como lo han escrito los guionistas de la película, nunca llega a resultar el antagonista fanático y odioso de la novela o del montaje musical, de tal manera que el climax dramático del personaje en el Sena resulta un tanto incomprensible e incoherente. Entre una cosa y la otra, la trama central de la historia termina siendo la menos interesante de la película. Menos mal que nos quedan los jóvenes revolucionarios del café ABC… Do you hear the people sing?

2 pensamientos en “Los Miserables

  1. mocho

    Bueno, tanto primer plano es porque cantaban en directo mientras grababan. Y para las canciones de Fantine o Marius pega muy bien, pero los números de conjunto quedan muy deslucidos. Aparte, visionada de nuevo en la tele, los cromas y los decorados cantan mucho, mucho más que Russell Crowe

    Responder
  2. ace76 Autor

    Sí, lo de que cantan en directo (que es algo novedoso para una película musical) explica la necesidad de usar primeros planos y planos secuencia. Yo no termino de crérmelo del todo, he de decir.

    Y sí, hay algún efecto especial que en el cine ya cantaba un poco.

    Responder

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *