Lo que nos dejó la operación: Parte II

Quedan unas horas para que los triunfitos suban al escenario del Palau Sant Jordi y yo sigo dándole rienda suelta a la nostalgia. Hoy repasamos qué ha dado de sí las (apasionantes) carreras de los ocho primeros clasificados, seguramente los más mediáticos.

Gisela: suéltalo sin complejos

Los azares del destino podrían haber hecho que Gisela fuera intercambiable por Geno o Mireia, pero en la gala 7 hizo la actuación de su vida junto a Chenoa con Somebody else’s guy y desde entonces el resto de su carrera ha sido una continua espereanza de que algún momento volviera a repetir algo así. Disney la escogió para cantar Aquella estrella de allá en la BSO de la secuela de Peter Pan y eso le aseguró un buen colchón económico: ser la voz de Elsa en la versión española de Frozen y cantar Suéltalo (aka Let it go) seguro que le ha reportado algún euro que otro. Por lo demás, aparte de Vida, lo mejor de la carrera de Gisela es que ha estado llena de momentos surrealistas como editar un disco de villancicos en exclusiva para Lidl, enseñarnos a beber agua de forma divertida en su videoblog o representar a Andorra en Eurovisión en el 2008, ganando merecidamente el premio al conjunto más horrible de la noche.

Nuria Fergó: ella es diferente

Nuria Fernández Gómez, Fergó para el mundo, tenía cierta experiencia como cantante y actriz antes de entrar en Operación Triunfo. Ellacantaba realmente bien, por lo que parece mentira que fuera una de las primeras nominadas. Además, aportaba el toque andaluz en una academia donde las voces femeninas jugaban más con el soul y las masculinas con lo latino. Ese factor diferente la ayudó a posicionarse muy bien en el mercado y a vender miles de copias de Brisa de Esperanza, el primer disco de un triunfito en conseguir el número uno en nuestra lista de ventas… y eso que lo grabó en una semana. Eso sí, con productores como Paco Ortega y Teo Cardalda (de Complices). Locura, su segundo disco, estuvo producido por Nacho Mañó (de Presuntos Implicados). Vendió menos, pero a diferencia de otros compañeros de promoción que no pasaron del segundo disco, Nuria siguió grabando trabajos con cierta regularidad y buenos resultados. Al fin y el cabo, el flamenquito fresquito en todas sus vertientes copleras y rumberas ha dominado gran parte del panorama comercial de la música nacional. Yo tengo debilidad por Paketenteres.

Nuria pasó por Amor en tiempos revueltos, grabó Tierra de nadie con la producción de DJ Sammy y parece que pronto sacará un nuevo disco de sonidos urbanos.

Verónica Romero: regresa a Miau

Verónica desafinaba, es un hecho. Basta con ver su actuación de Regresa a Mí para comprobar que podía alcanzar frecuencias cercanas al ultrasonido que la convertían en la triunfita favorita mi gato. Dicho esto, también es un hecho que tenía una presencia escénica que hechizaba al espectador y que no hay desafine que un buen Autotune no pueda arreglar. Verónica llegó a la final gracias a una inteligente jugada de David Bisbal, que la hizo clasificarse directamente gracias a su voto, y ahí más de quince millones de personas la vieron cantar One day I’ll fly away en el minuto de oro de la emisión. En Portalmix se rumoreó que Pumpin Dolls iban a ser los productores de su disco, pero que ella, espantada (como es lógico), los rechazó. Acabó grabando La fuerza del sol, un disco producido por Alejo Stivel que tiene algunos temas notables (El efecto del anís o Te dejaré de querer cuando se acaben los viernes) en medio de un batiburrillo de estilos e intenciones nada claros. Lo mismo pasaba con su segundo trabajo, Lluvia, donde también hay temas más que notables (Dos & Donts o Suerte que te tengo) en medio de la incoherencia general. Curiosamente, el pop hippy buenrollista que tanto le pega por personalidad es de lo que peor le sale musicalmente. En cambio, el dance electrónico le pegaba bastante: con un poco más de dinero y de promoción, No hay otro amor podría haber sido un éxito veraniego.

Verónica quedó después segunda en Supervivientes, grabó discos y sencillos con su propio sello discográfico y desde 2010 vive en Estados Unidos donde sigue trabajando como cantante con unos abdominales envidiables.

Manu Tunorio, es decir, Manu Tenorio

No puedo ser objetivo con Manu Tenorio porque a mí siempre me pareció que tenía una peligrosa tendencia a gritar como un tuno a su amada en el balcón en vez de cantar con sentimiento. Es una opinión personal y muy poco extendida porque el caso es que el primer disco de Manu Tenorio fue uno de los más vendidos de su edición. Tu piel lo petaba en Cadena Dial. En el videoclip lo acompañaba la futura señora de Thor, Elsa Pataky.

Manu Tenorio ha seguido grabando discos para delicia de las señoras mayores, algunos con portadas bastante bonitas. Aunque seguramente la portada por la que más gente le recuerda últimamente es por la de Men’s Health

“Chenoa, vuelve otra vez a soñar. Chenoa, algún día logrará su sueño. Chenoa, rayo de felicidad”

Laura Corradini se puso Chenoa como nombre artístico para que no la confundieran con Laura Pausini. Curtida en escenarios como el del casino de Mallorca, Chenoa venía dispuesta a comerse el escenario y lo consiguió. Consiguió vender más con el segundo sencillo, Cuando tú vas, que con el primero, Atrévete. Consiguió que su segundo disco, Soy mujer, fuera número uno, algo que el primero no consiguió. Consiguió abandonar las pistas de baile con el tercero para traernos Rutinas, la que seguramente sea su mejor canción… y que después ha repetido a lo largo de su carrera cual absurda cenicienta humana.

También ha protagonizado un momento fundamental de la Historia de España vestida con un chandal gris, pero como ella misma ha declarado recientemente: “Yo en chandal no salgo más”.

David Bustamante tiene el corazón blandito

David Bustamante bajó de un andamino de San Vicente de la Barquera para convertirse en cantante melódico y desatar un fenómeno fanático adolescente como no se veía en España desde… no sé, ¿Camilo Sesto? ¿Lope de Vega? Su primer disco contenía baladas de encanto añejo (por no decir, pasadas de moda ya en 1980) y temas latinos descartados del disco de Bisbal (pero que levante la mano el que no bailó en su momento El aire que me das o No soy un superman). El disco incluía decenas de fotos de Bustamante, entre ellas, un recatado desnudo integral, y en la reedición publicada un año después, un DVD de su gira que ofrecía la opción de ver durante todo el concierto su cara en primer plano. Del segundo disco, producido por Emilio Estefan, mejor no decir nada. Para Bustamante, la salvación vino en forma de reguetón con Devuélveme la vida. De las melenas que lucía en la época, mejor no decir nada.

David recuperó la cordura estilística poco después, se casó con Paula Echevarría, se puso cachas y ha grabado varios discos con decenas de baladas. Todos -menos uno- han sido número uno en España.

David Bisbal tiene el corazón latino

Hubo momentos en que todo Operación Triunfo parecía una gigantesca tapadera para presentar al mundo a David Bisbal. Quizás ése era el plan inicial: a ValeMusic le había ido muy bien convirtiendo a David Civera en nuestro representante en Eurovision con Dile que la quiero y le interesaría repetir la jugada. Pero como en Granujas de medio pelo, las maniobras de distracción acabaron creciendo y teniendo más éxito que la idea original. OT se convirtió en una máquina de hacer dinero y David Bisbal paso de ser un aspirante eurovisivo a convertirse en una estrella mundial, ganadora de un premio Grammy Latino al artista revelación con su primer disco, Corazón Latino. Repitió éxito con su segundo trabajo, a pesar de que, pasado el tiempo, podemos afirmar que Bulería era una porquería. Su tercer disco, Premonición, sonaba más a música de verdad. De hecho, Silencio consiguió colarse en las listas de sencillos más vendidos de Alemania, Suiza y Austria. Están locos estos germanoparlantes.

No podemos olvidar que David Bisbal también ha dado grandes momentos a la cultura contemporánea compartiendo perlas de sabiduría en su cuenta de Twitter sobre las piramides de Egipto.

Rosa, propiedad de nadie

Rosa enamoró a España y España se la proclamó en propiedad. Desde entonces, toda la carrera de Rosa de España ha sido una larga y frustrante búsqueda de un disco que esté a la altura de su talento. Pero ésta es una misión imposible, porque… ¿qué tradición hay en nuestro país de cantantes con una voz nacida para el soul, el jazz y el blues? Rosa tendría que haber nacido negra y en Nueva Orleans, o en una barriada pobre de Londres, y haber arrasado en todo el mundo a base de temazos de los que rompen el corazón. Como no sucedió así y nació en Granada, Rosa tuvo que sufrir un terrible disco de debut producido por Alejo Stivel, a quien debían haberle encarcelado por aquello de Caradura, caradura, donde vas prometiendo la Luna. Entre otros intentos de buscar su sitio, Rosa también ha tenido que pasar por Promesas, un disco de versiones de temas como Wonderful Life o Still Loving You… traducidos al español; Ojalá, un disco de villancicos… que se vendía acompañado de una participación al gordo de Navidad de aquel año; Propiedad de nadie, un disco compuesto integramente por José Luis Perales; Rosa López, un disco que incluía una versión dance del Yo no soy esa de Mari Trini… En fin, personalmente, creo que el disco en el que se sintió mejor fue Ahora, en el que los tan eficaces como temibles hermanos Ten se dieron cuenta de que si Rosa era fan de Donna Summer, ¿por qué no hacerle un disco de música disco? Al fin y al cabo, soul español no ha habido pero aquí hemos inventado el bacalao.


Rosa Lopez – "Don't Stop The Music" von Galiza

Quizás haya llegado el momento de que Rosa dejé de ser “de España” para ser de ella misma. El amor del público siempre lo va a tener.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *