LLEGÓ EL OTOÑO

Ayer por la noche empezó a llover. Me gusta escuchar el ruido de las gotas en el tejado, pero cuando lleva doce horas seguidas cayendo agua del cielo, uno empieza a acabar harto. Hoy no he dormido muy bien. Simplemente no pillaba el sueño o la posturita. Luego me levanto con ojeras y Clarins no hace milagros. Está claro que se duerme mucho mejor acompañado que solo.

He salido a la calle con mi paraguas morado de LaCaixa, mi exentidad bancaria. Siempre que lo abro, me acuerdo de un amigo que dice que los paraguas le parecen un invento ridículo y snob: “es como ir con un tejadito portatil por la calle”. Yo creo recordar que hubo un período durante el bachillerato en el que ir con paraguas, e incluso capucha, era algo tan infantiloide como llevar caramelos al colegio por tu cumpleaños o ver películas de dibujos animados. Si es que algunos tienen la idea de que hacerse mayor es empezar a pasarlo mal… Pocos placeres en la vida se disfrutan más que comprarse unos Sugus de vez en cuando o ver el último estreno de Pixar. O para el caso, HSM3.

Los que nos levantamos tarde tenemos la suerte de que sea de día cuando salimos de la cama. Si no, viviríamos sumidos en la oscuridad. Pero si sales del trabajo más allá del mediodía, nada te salva de sumergirte en las sombras. Y si sales muy tarde, como me pasa a mí esta semana, parece que el Apocalipsis ha llegado. Es extraño hacer la compra en el supermercado a las nueve y media de la noche y regresar a casa entre luces de navidad apagadas. Y por mí, que no las enciendan hasta que sea Diciembre. Bastante tengo con asimilar la idea de que este fin de semana los bares se decoraran con calabazas, telarañas y murcielagos de cartón. Yo, en defensa de la identidad de esta nación de naciones, compraré una bandeja de huesos de santo.

16 thoughts on “LLEGÓ EL OTOÑO”

  1. Yo, además, era de los niños sin personalidad que, los días nublados, tenían que cerciorarse de que todos sus compañeros iban a llevar las botas de agua al cole para no quedar ridículo.

    Por eso, ahora que reboso personalidad y carácter, reivindico las katiuskas y los impermeables, para que se entere mi antiguo yo.

  2. Hala.. nos vamos a ver el tenorio? :P

    Y el paraguas me parece la cosa mas incomoda y ortopedica, y te lo dice alguien de un sitio que algo llueve ;), me he sentido como mario esquivando setas viniendo del metro al trabajo.. gente bajita con paraguas NO!!

    Está claro que se duerme mucho mejor acompañado que solo.

    Me temo que va a ser que no, o al menos no en todos los casos… lo sepa usted

  3. HSM, Pixar y Sugus… Todas son cosas placenteras, y por tanto comparables.

    Que mania la de los adolescentes de ser parte de una masa informe, ¿verdad? Yo fui una vez con botas de agua y la gente se río de mí. Claaaaro, es que es mucho mejor ir siempre con deportivas aunque se te mojen los pies…

    Creo que ambas cosas estaban mal vistas. Aunque en eso hemos evolucionado: ahora todo lleva capucha, hasta las camisas, aunque nadie la utilice para protegerse de la lluvia.

  4. Me pasa como a Soliloco con la gente, parece que la vas a pisar…
    Dormir acompañado me cuesta aún más que solo; yo también me desvelé ayer, y a las 2 de la mañana le dí un sablazo a la bandeja de huesos de santo que me regaló mi madre el domingo :)

  5. Como la bandeja de huesos sea muy grande, te tocará hacer horas extra en el gimnasio, me temo. Y no entiendo lo de que los paraguas tengan mala fama, si son muy útiles…

  6. Pero si dormir acompañado en esta epoca es lo mejor…sobre todo si sufres de pies helados….
    X_X

    Yo prefiero usar el paraguas que pillar un resfriado…

    Insito, que lo malo de esta epoca es salir en completa oscuridad de casa y llegar en oscuridad…que si no fuera por el vicio del tabaco no veria el sol en todo el invierno

  7. Vale, Halloween es muy bonito y pintoresco, pero de pequeño me gustaba mucho Todos los Santos por los huesos de idem. También es cierto que al cementerio no íbamos nunca.

    Y más macabros que nosotros son los mejicanos, ahí creo que se comen caramelos con forma de calavera.

    Los que dudáis de las ventajas de dormir acompañado es que aun no habéis encontrado vuestro acompañante humano intransferible.

  8. Se duerme mejor acompañado, si. Sobre todo se despierta mejor acompañado.

    Y yo prefiero los buñuelos de viento a los huesos de santo, que también son patrios :D

    Eso sí, tabién me disfrazaré mañana por la noche, con mucha sangre y aspecto (más) repugnante xD

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *