LECCIONES MUNDIALISTAS

Ayer por la tarde, viendo el recibimiento que Madrid hizo a la selección española de fútbol, me dije a mí mismo que era absurdo que pasaran a cinco minutos de casa y no ir a verles. Así que vencí mi pereza, me vestí de nuevo y me acerqué a Gran Vía. Había mucha gente, pero se estaba a gusto. Entre bandera y griterío, el autobús pasó y pude ver el trofeo del mundial, tan dorado y brillante. Y a Sergio Ramos, y a Iniesta, y a Xabi Alonso…

Cuando volvía a casa, pensé en lo fácil que parece ganar un Mundial una vez que se ha conseguido. Pero el caso es que sólo un país en todo el planeta lo consigue: los demás son perdedores. Aquí podemos hablar de moralejas sobre lo importante que es el trabajo en equipo, mantener el optimismo, esforzarse al máximo, luchar hasta el final, subrayar que el talento y el buen juego tienen su recompensa… Pero no sé puede obviar que en todo juego, la suerte es siempre un factor a tener en cuenta.

También se podrían hacer lecturas sociológicas, políticas o económicas de la victoria, pero aunque tengan su parte de verdad, terminan cayendo en el mismo ridículo que el lenguaje épico de la prensa deportiva. La mayor grandeza del deporte es que te lo puedes tomar en serio, pero nunca debes olvidar de que es un juego. Lo intrascendente puede ser bello, apasionante y hacer el mundo mejor, pero no hay que darle una importancia que no tiene.

De todas formas, este mes de mundial nos ha traído muchas otras cosas. Nuestro léxico se ha enriquecido con nuevas palabras como “Vuvuzela”, sinónimo de corneta enervante, o “Jabulani”, sinónimo de balón de playa. Hemos descubierto que a la selección holandesa se le llama “La Naranja Mecánica” no porque su juego funcione con la precisión de un reloj automático sino porque les gusta la ultraviolencia (y seguramente escuchen a Ludwig Van y beban moloko).

Patada voladora

Hemos convertido al Pulpo Paul en emblema nacional, o como me dijo Diego, en la nueva Lady Gaga. Aparte de su estrellato pop universal, la capacidad vaticinadora del cafalópodo es la demostración real de que las leyes de la estadística y de la probabilidad no siempre funcionan en nuestro caótico universal: se puede tirar una moneda al aire y que siempre salga cara y lo improbable no es sinónimo de imposible. Nassim Nicholas Talen, autor de “El cisne negro”, debe de estar muy contento.

The Times quiso convertir a Sara Carbonero en la nueva Yoko Ono o la Jessica Simpson española… pero la realidad ha terminado convirtiendo a la periodista y al portero en los novios de España. Sara debería ir a “Sálvame” y pedirle a Belén Esteban que le pase el título de “princesa del pueblo”. A ella, entre otras cosas, no se le derrite la cara. Tele5 ya está tardando en hacer la miniserie.

oooh

Seguro que el número de niños y niñas llamados Iker y Sara sube en los próximos años. Y por si hacía falta aclararlo a estas alturas, se ha demostrado que mujeres y homosexuales ven fútbol como los que más. Además, hay jugadores para todos los gustos: unos son de Piqué y otros de Reina, unos siguen prefiriendo a Torres y otros siguen quedándose con Casillas, otros rebautizan a Fabregas como “Sex” Fabregas y algunos nos quedamos sin dudarlo con Xabi Alonso.

Dentro de cuatro años, más.

11 comentarios en “LECCIONES MUNDIALISTAS”

  1. Creo que no sólo las becarias, yo conozco a muchas y muchos que quisieran ser Sara Carbonero! :-D

    Torres siempre mantendrá fans… aunque sea entre los seguidores del Liverpool.

  2. Yo no prefiero a ninguno, me quedo con todos!!! Pero entre mis favoritos: Piqué, Xavi Alonso, Xavi, Iniesta, Reina y Casillas … qué guapos!!! :-p

    Por cierto, no creo que Beethoven tenga nada que ver con ese juego asqueroso y macarra del que hicieron gala los Paises Bajos (y tan bajos!!!) en la final.
    :-p
    Besicos!

  3. Declaraciones del seleccionador de Holanda tras el partido, con referencia a la patada de DeJong a Xabi Alonso:

    “este se merecía un Ippon, y el tío ese calvo nos ha sacado una cartulina de color amarilllo. Y luego llega un enano y mete esa cosa esférica en nuestra red y le dan el combate. ¡No es justo!”

  4. No sé lo que es un Ippon, esa parte de la asignatura de Frikisme me la perdí.

    ¿Iniesta guapo? Tiene que haber para todos los gustos… :-P

    Muy buen gusto, Dorothy. :-)

  5. Iniesta es adorable. A lo mejor no es un bellezón, pero físicamente es guapete y, sobretodo, tiene un “noséqué” que le da un “quéséyo” … ains!!!

    Es el novio que todas las madres querrían para su hija/o!

    ;-p

  6. Gracias Ace!
    Por cierto, que sepas que me he hecho seguidora tuya en Twitter.

    Luxaurumque, yo también pienso que Iniesta sin ser guapo te acaba conquistando. Se le coge cariño porque parece buen chico.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *