LA VIDA DE PARADO, EPISODIO 1

La vida de parado temporal comienza con propósitos de levantarse temprano… para acabar saliendo de la cama más allá de las once de la mañana.

La vida de parado temporal sigue con el típico desayuno de bol de cereales con leche mientras lee su correo electrónico. Después sale corriendo de casa porque ha quedado a las doce para pasar la mañana en el gimnasio, aprovechando que está semivacio y hasta la música que ponen es mejor.

La FNAC también está semivacía. Mi cámara soñada ha volado antes de que fuera mía. Fue un flechazo, pero no un amor verdadero. Así que me he consolado comprándome una camiseta en “Pull&Bear”. ¿La de los Goonies? ¿La de Supermario? ¿La de Nintendo? No, la de “Tiburón”, que no tenía el patrón diseñado para adolescentes esqueléticos de las anteriores.

Después se hace demasiado tarde y como con Joserra en un restaurante chino. ¿Así conseguiré perder kilazos? Bueno, ¿alguien ha visto alguna vez a un chino obeso? No, los luchadores de sumo no cuentan. Y además, son japoneses.

Y ahora trastearé con el ordenador, y quizás, si estoy de humor, ordenaré mi habitación.

Mi primer día de parado temporal terminará con el concierto de Editors en La Riviera.

Mañana será distinto.

14 comentarios en “LA VIDA DE PARADO, EPISODIO 1”

  1. Uys! Hoy también ha sido mi primer día de parado no-estoy-seguro-de-que-sea-tan-temporal, y el despertador ha sonado a las 9 porque tenía que hacer mil recados urgentes e importantísimos, y no sé como he salido de la cama a las 11:15… ¡que fuerte! Pero me ha dado tiempo a ir a Hacienda y al Instituto de la Vivienda antes de que me cerraran… (Y lo digo aquí porque mi blog ha decidido caerse y ¡necesitaba contarlo! Jaja!).

  2. Simplemente, qué envidia!!! yo ahora mismo creo que aceptaría unas vacaciones de parado temporal (eso sí temporal)…porque mi vida laboral ultimamente no es muy sana que digamos!!!

  3. Sí, Maggie, creo recordar que esos que visteis en el sofá elevado eran los Editors.

    El paro mola si es temporal. De todas formas, esta tarde ya empezaré a ponerme nervioso y estaré pendiente del movil cada cinco minutos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *