LA SOMBRA

El sábado por la mañana los pintores vinieron a casa a terminar el trabajo, así que yo hice mutis por el foro y les dejé a solas con la pintura y las brochas. Me compré el periódico y me bajé hasta Neptuno a desayunar en el Vips. La calle estaba llena de turistas y yo me sentí como uno más. Me tomé un café con un zumo de naranja y una barrita tostada con mermelada de melocotón mientras leía el periódico. Me despisté y estuve a punto de irme sin pagar. Por suerte, me di cuenta justo cuando me ponía en pie para ponerme el abrigo. Pedí la cuenta y me libré del bochorno… aunque quizás no me hubieran pillado.

Decidí aprovechar la mañana para ver la exposición “La sombra” repartida entre el Museo Thyssen y la Fundación Caja Madrid. Bastante interesante, aunque lo que más me gustó es descubrir cuál es el mito griego que explica el nacimiento de la pintura. Según cuenta Plinio, en Corinto vivía un famoso alfarero llamado Butades. Su hija se enamoró de un joven del lugar. Vivían felices hasta que éste tuvo que abandonar la ciudad para no volver. La noche anterior a su partida, para recordarle siempre, ella trazó la silueta de la sombra de su amado, proyectada sobre la pared de su dormitorio por la luz de una vela.

La Doncella Corintia de Joseph Wright of Derby

Tenía antojo de hamburguesa, así que me fui al Fast Good a comerme un buen pedazo de carne. Ahí me llamaron los pintores para decirme que el trabajo estaba prácticamente terminado. El resto del fin de la semana me lo pasé disfrutando de mi renovada y luminosa casa, viendo episodios de Lost y cantando canciones a duo con Diego.

15 pensamientos en “LA SOMBRA

  1. Ángel

    “[…] la silueta de su amado, proyectada sobre la pared de su dormitorio por la luz de una vela. Tenía antojo de hamburguesa, así que me fui al Fast Good a comerme un buen pedazo de carne […]”.

    Si no llega a ser por la foto…

    Responder
  2. ace76 Autor

    Por la foto y el punto y aparte. La magia de la gramática, la ortografía y el diseño.

    Otto, después de esta semana estoy insensibilizado al olor de pintura.

    Responder
  3. Di

    Termina el capitulo que te falta de Lost que tengo que comentarlo con alguien o me saldrá una úlcera!!!

    Y yo casi hago un sinpa el otro día, menos mal que mi Rafis está en todo y me avisó.

    Responder
  4. Soliloco

    Ya me drias que tal con los pintores.. y la de la sombra es otra de las que tengo pendiente por visitar.. ains kestres de agenda

    Responder
  5. ace76 Autor

    Tuve un momento de duda con Lost, pero mi fe se ha visto revivida en los últimos episodios.

    Soli, he terminado muy contento con los pintores. Si quieres, te doy su número de teléfono.

    Responder
  6. Diego

    Pero cómo te cuesta admitir que es caca eh! jajaja Dijiste que la temporada era malisima, y que todo era ridículo. Y el que ahora esté la gracia de las reuniones y los teatrillos, y esté entretenida, no hace que todo el tinglado que han montado para llegar a esa situación deje de ser ridícula y sin ningún sentido. He dicho.

    Responder
  7. luxaurumque

    Qué envidia, poder pasear por Madrid y entrar a una exposición en el Thyssen o en cualquier otro museo …
    Qué envidia, cantar canciones a dúo con tu pareja en tu “supercasa” recién reformada …
    Lo que no me da nada de envidia, si no que además me da bastante yuyu, es que desayunes en el Vips … con lo a gusto que se desayuna (o se toma uno un aperitivo) en una terracica soleada o a la orilla de la playa!!!
    (tengo que consolarme de alguna manera, no?)

    Besicos!

    Responder
  8. ace76 Autor

    La verdad es que a Madrid sólo le falta la playa… Y los desayunos del Vips ya no son lo que eran. De todas formas, Lux, no te preocupes que dentro de poco tendrás tu casita, ya lo verás.

    Diego, como decía Xena en “Los Simpsons”, cuando algo no tiene sentido, “ha sido un mago”. Bueno, pues en “Lost” (es una broma, no un spoiler) ha salido Fionula Flanagan haciendo de bruja y yo me lo he terminado creyendo, jejeje

    Responder
  9. luxaurumque

    Lo de “mi casa” es una ilusión que se va desvaneciendo poco a poco cual castillo de arena a la orilla de la playa … pero bueno.
    Aun no me dan la hipoteca y no sé si me la darán. Menos mal que paciencia no me falta…

    Besicos.

    Responder
  10. ace76 Autor

    Bueno, piensa que hasta que llegue el tsunami definitivo, el castillo aguantará. De todas formas, sin saber mucho del tema, lo que está claro es que el banco no debería andarse por las ramas y tenerte en la incertidumbre hasta el final. Que te digan que sí o que no, para que puedas ir mirando otras posibilidades…

    Proud, yo tampoco la conocía y también me encanto. La de Plinio, digo… :-D

    Responder

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *