LA RADIO NO EXISTE

Tal y como está diseñada, la carrera de Comunicación Audiovisual es un cajón de sastre y eso se nota entre los alumnos. Cuando yo estaba en la Universidad, había el grupo de los que estaban interesados en el cine, los que sentían debilidad por la televisión y la pandilla de fanáticos de la radio. Cada uno de los grupos se dividía, a su vez, en distintos subgrupos según les gustara la ficción, el entretenimiento, la información, el tiempo y el estado de las carreteras… La hermana pobre de la carrera fue la televisión, mientras que todo lo que se enseñaba respecto al cine seguía demasiado el modelo anglosajón, inaplicable en nuestro país de subvención y pandereta. En cambio, la formación en temas radiofónicos era muy buena, no tanto en el terreno teórico, en el que se vivía a la sombra de la sabiduría de un maestro de maestros anclado en décadas pasadas, como en el práctico. Hicimos muchas horas de radio, que dieron para muchas carreras por las escaleras hasta el estudio en el torreón, colapsos en la fotocopiadora, siniestros totales de máquinas de escribir que se estrellaron contra el suelo, histeria colectiva para hacer un boletín informativo de cinco minutos entre diez personas y otras anécdotas. Visto con la perspectiva que da el tiempo, he de reconocer que me lo pasé muy bien jugando a hacer radio, tanto en la Universidad como en mis primeras prácticas profesionales.

Lo paradójico es que yo sólo usaba la radio para escuchar música en los 40 Principales o Cadena 100. El resto de diales y emisoras no existían para mí, salvo cuando escuchábamos en el coche el partido de Osasuna y el legendario concurso Paymo del descanso a la vuelta de la excursión campestre de los domingos. Con el tiempo, uno empieza a pensar que la radio sólo existe para quienes la escuchan. Quitando los excesos delirantes de Losantos en estos últimos años, la gente no comenta en los cafes el programa radiofónico de turno, ni se puede decir que de repente un programa se ponga de moda o alcance un éxito masivo, ni se cita en Facebook, ni se cuelga en Youtube. Cualquier programa de televisión o el video viral de turno alcanza más resonancia social que lo que se está emitiendo ahora mismo por la radio. Ésta es como un universo autónomo con sus propias reglas, algo que se nota en el hecho de que las audiencias y las parrillas de programación están practicamente fosilizadas. Los programas radiofónicos como “Hoy por Hoy”, “La Ventana”, “Hablar por hablar”, “Protagonistas”… llevan décadas en antena, algo que sería incomprensible en televisión. Se puede decir que sus plantillas también llevan cerradas desde hace años: se pueden contar con los dedos de una mano los compañeros de carrera que han conseguido trabajar en radio.

Sé que esto es, sobre todo, una impresión personal. Sin embargo, aunque para mí la radio no exista, no dudo de su importancia, ya que a veces escucho a la gente repetir consignas políticas que se nota que han salido de las ondas. Como creadoras y manipuladoras de opinión, las tertulias radiofónicas son mucho más influyentes que los demás medios de comunicación. Tampoco creo que la radio vaya a dejar de existir nunca. Se ve que Internet no se ha percatado de su existencia y prefiere alimentarse de revistas y periódicos moribundos.

33 comentarios en “LA RADIO NO EXISTE”

  1. Con mi carrera ocurria algo parecido. A nosotros el decano nos llamaba “comunicadores polivalente” (ya ves tú).
    Y yo sí tengo un amigo que trabaja en la radio, pero solo después de haber estudiado periodismo.
    Lo peor de todo es que su programa me parece un rollo tremendo y ni por amistad soy capaz de seguirlo.

  2. Haciendo memorias, yo creo que uno de mis compañeros sí consiguió que le contrataran en Onda Cero, pero hace mucho que no hablo con él, así que no sé si sigue ahí o no. Pero sí que recuerdo que cuando acabé la carrera se consideraba muy difícil entrar a trabajar en una de las grandes emisoras. Eso sí, había bastantes plazas para hacer prácticas durante el verano.

  3. ES que en el fondo en la radio trabajan cuatro gatos y los cuatro puestos de los cuatro gatos ya están ocupados, como ocurre en gran parte de los medios audiovisuales españoles.

  4. Ja, ja. Veo que en Comunicación teníais a su vez a vuestros subgrupos. En mi facultad en general se veía la diferencia entre los que estudiaban Publicidad, Periodismo y Comunicación.

  5. Querido A, yo creo que hay un factor tremendo que se te escapa quizá porque no eres conductor, y es el factor coche… la radio para los conductores matutinos es vital. Y por la noche, vamos, a cualquier hora. Y también está la gente que vive sola, que tiene la radio puesta veinte horas al día… No son colectivos pequeños precisamente, lo que pasa es que no son muy visibles o cuantificables… no?

  6. Eso está claro, Vir, seguramente sea cuando más consumo de radio haya. Mi abuela, o la portera de su casa, también solían tener el transistor puesto casi todo el día. Y en tiempos, yo tenía los 40 enchufados constantemente.

    Lo que más me llama la atención es que, aunque evidentemente la radio existe y tiene mucha audiencia, no consigue tener el mismo impacto que otros medios de comunicación. La excepción es la política, aunque creo que la gente que repite frases que ha escuchado en la radio no es muy consciente de ello. Parece que se lo creen más si lo dice alguien por la radio que si lo leen en un periódico o lo ven por televisión.

    Joserra, el problema, como me has dicho antes, es que la radio no tiene mucho margen de crecimiento o desarrollo, a diferencia de otros medios.

    Dorothy, y cada subgrupo se dividía en otros subsubgrupos y así hasta el infinito… :-)

    Ay, Iñaki, cuanta gente le echa de menos en sus casas… :-D

  7. No hago más que decir tonterías :-P

    Por cierto, tengo que reconocer que mi hermano es mucho más guapo e inteligente que yo, además de tener un carisma impresionante.

  8. Yo hace mil presentaba un programa de radio en la emisora local del barrio de Sevilla en el que vivía… Te hablo del año 9293… así que imagínate…

    Hasta que un día me dejé el micro abierto mientras hablaba con mi compañero en las ondas… y la lié parda…

  9. – “No es un día cualquiera” de Pepa Fernández …. sábados y domingos por las mañanas en RNE ….. imprescindible.

    – “La Ventana” …. cuanto le debemos a este programa.

    – Juan Ramón Lucas en RNE y su reinterpretación de los matuninos …

    – “Extravaganza” … miniespacios de Paco Clavel en RNE Radio 5 … que le pongan un monumento.

    – Kiti Manver en Radio España, Radio Intercontinental los sábados a primera hora, Carrusel Deportivo …..

    Somo muchos los que hemos crecido con la radio ….. y para los que la radio SI EXISTE, de verdad. Lo que ocurre es que es un placer silencioso … introvertido … y constante.

    Saludos, me encanta tu escritura.

  10. Muchas gracias, Danco. Estoy seguro de que me estoy perdiendo muchas cosas interesantes por no escuchar la radio. Tendré que probar alguna de tus recomendaciones, :-)

  11. Pingback: meneame.net
  12. “Con el tiempo, uno empieza a pensar que la radio sólo existe para quienes la escuchan.”

    Y el cine para que los ven peliculas, los libros para los que leen, los cuadros para… el “Capitán Obvio” al ataque.

  13. Pues claro que sí existe, y hay más gente de la que te imaginas “escuchando o sintonizando” , yo hablo desde el otro lado, desde la parte del radioescucha.

    Si no fuese por la radio ya me habrían secado el cerebro con la ¿estupenda? programación de la caja tonta.

  14. No tan obvio, Yop. Seguro que tú te enteras del estreno de “la película de la temporada”, del lanzamiento del “nuevo best-seller”, del boom de las redes sociales o del éxito de tal o cual programa sin necesidad de ver esa película, leer ese libro, navegar por Intenet o aguantar ese programa. La radio, en cambio, no adquiere esa misma resonancia que sí tienen otros medios de comunicación. A eso es a lo que me refiero con mi reflexión.

    Y claro que hay gente que escucha la radio. De hecho, estoy seguro de que es el único medio que no le tiene ningún miedo a Internet.

  15. Está claro que la radio no es el medio más masivo, pero sí hay muchos periodistas que trabajan ahí. Una cosa son las grandes cadenas, que igual llevas razón y tienen sus plantillas más cerradas. Pero no hay que olvidarse de las radios locales, que en muchos casos hacen cosas muy dignas, alternativas y de calidad. En Andalucía, por ejemplo, las radios municipales se agrupan en una asociacion, EMA, que emiten una programación conjunta OLA (Onda Local de Andalucía). Esto genera muchos empleos, mucha actividad y más audiencia de la que se podría imaginar. Incluso se puede decir que las condiciones laborales no tienen mucho que envidiar (con excepciones) a las de las grandes cadenas.
    Otra cosa es lo de la formación universitaria. Me temo que en este punto las carencias habría que extenderlas a todos los medios, no sólo a la radio.
    Un saludo

  16. ace76. Sal a la calle a preguntar…

    a) últimos dos premios planeta
    b) qué había ayer en la 1 y en la 5
    c) cuatro películas que estén en cartel
    d) nombre de los dos últimos discos “platino”

    Fijo que nadie acierta ni una.

  17. Muy interesante lo que expones. Estoy de acuerdo contigo en algunas cosillas.
    Pero quiero recordarte que también existen las radios libres y comunitarias, más centradas en el barrio y en la contrainformación, a las cuales se tiene libre acceso y su organización asamblearia las convierte en el más democrático de los medios de comunicación. Cualquiera puede presentar su proyecto y, si tiene sitio en la parrilla, seguramente saldrá adelante.
    Ahora, promoción (jeje). Como ejemplo: http://www.radioalmenara.net.
    Las radios libres son muy conscientes de que internet es su principal trampolín, sobretodo ahora que la legislación no nos ampara como debiera y no proporciona una frecuencia para este tipo de labor social. Por eso utilizamos la radio por internet y los blogs.
    Para terminar, os recomiendo este programa:

  18. Pues si decis eso es que no habeis oido a los de La hora del Jalalala, que son un par de salvajes haciendo un programa que mezcla la radio, el amor, el facebook, el tuenti y la demencia…

  19. PERO POR DIOS!!!! ;) QUE LA RADIO NO EXISTE!!! Soy de ese grupo de la radio a todas horas, da igual día. Por la mañana me estoy rindiendo a Carlos Herrera en Onda Cero, aunque es un poco rancio lo compensa con “los fosforos” (por cierto, con grupo en facebook, mira a ver cuantos son), por la tarde “La Ventana”, que escucho desde que la conducía ese chico que está ahora en la tele hombre… ¿como era?… este…. SARDÁ, ese, ese, JAVIER SARDA… una pena porque en la radio era un crack. Por la noche hace mil años escuchaba a Julia Otero, luego el Larguero.

    Y mención especial a Carrusel Deportivo de la Ser. Creo que es un caso de estudio obligatorio para cualquiera que se dedique a esto: personajes, roles, conflictos, ritmo, humor, actualidad al instante, publicidad integrada… Vale que son todos cracks, pero es no se hace en un día, ni se improvisa.

    Bueno, que la radio es muy imoportante para mi, y que yo si comento con mis amigos lo que ha dicho hoy Herrera, o la última que se ha liado en la Ventana o en el Larguero… ¿Alguien sabe cuantos oyentes diarios tiene el total de la radio en España?

  20. Veo que no estoy solo.

    Pues si, la CAV es un callejón sin salida…
    Si haces Medicina, eres médico.
    Si haces Arquitectura, eres aquitecto.
    Si haces Periodismo, eres periodista y si no lo haces, también.
    Si haces Publicidad, eres publicista
    Si haces Comunicación, eres… ¿Comunista? ¿Comunicador?

    -Hola! Que profesión tiene Usted??
    -Yo?? Soy “Comuinicador”
    -Ah!! Es usted el que hace los pitos ” pi pi pi pi” cuando llamo a un teléfono ocupado!!
    -…

    En fin…

    Sexo sin condón -> Embarazo
    Comunicación audiovisual sin enchufe -> Paro

    Si a la educación sexual y si a la educación para elegir oficio!!

  21. Me encanta la radio. Un verano trabajé en una fábrica, estábamos 8 horas encerrados porque había aire acondicionado y el trabajo era muy monótono. La radio o la música era lo que nos entretenía.

  22. Jonathan, me he reido mucho con tu comentario. No te preocupes, cuentan que algunos han estudiado Comunicación Audiovisual y han conseguido trabajo en el sector sin necesidad de enchufe.

    Eso sí, en esta profesión, uno necesita enchufe no sólo para conseguir un puesto de trabajo sino para conseguir una entevista de trabajo. :-(

    Muchas gracias a los demás por los comentarios. :-)

  23. La radio no solo no le tiene ningun miedo a Internet, sino que le encanta!! Como si no iba nadie a poder escuchar, digamos, Carrusel Deportivo desde la otra punta del mundo y enterarse, en casi riguroso directo, de como van los partidos y a la vez echarse unas risas?

  24. La verdad que ahora mismo con el mp3 que oyes lo que quieres en cada moento y la cantidad de noticias que hay en internet que oyes lo que quieres a la carta, tiene que ser muy interesante de lo que hablen en ese momento pa escuchar radio

  25. Hola, yo trabajo en la radio. Para todos aquellos que no conociais a nadie que trabajara en ella, ya no podeis decirlo.

    Empezaba todo con que “la radio no existe”… y que así siga.

    Mientras sea así, la radio no estara en el ojo de políticos, empresarios y audièncias para desvirtuarla y manipular, ya no su información -cosa inevitable en cualquier medio- sinó en su programacion.

    Es verdad que hay programas tambien anclados en las parillas des de hace decadas, pero tambien es verdad que estos mismos programas han evolucionado mucho mas que el “Cronicas marcianas” en siete años, OT en sus X y el gran hermano en ortos tantos.

    Tambien es verdad que de las parrillas de la radio ha salido todo lo “bueno” que hoy vemos en la television.

    Humoristas -Buenafuente, Pablo Motos, Gomaespuma,…-, formatos de concursos, conceptos tan “virtuales” como la “democratizacion de la información”, “chats” i “forums” partieron de la interaccion de la ràdio con sus oïentes. El formato de los programas de testimonios y debates -no como los conocemos en la television-, …

    todo ello nació en un lugar suficientemente “inexistente” como para tener tiempo de madurar, mejorar y convertirse en algo bueno. Porque si llega a “existir”, seguro que hay alguien que lo puede “matar”.

    A su audiencia, le pasa algo parecido. “No existe”… y que así siga.

    No lo hace porquè no habla de ella ni de lo que oye, porqué los oientes no escuchan la radio; la radio les habla.

    Aunque cada vez que hablan, algo hay de la radio en sus palabaras.
    Eso demuestra que la radio no da “resonancia”, pero si conocimiento para que el oiente genere ideas.

    En resumen,
    todos estos beneficios que dà el “no eixistir”, en ningun otro medio “existen”.

  26. la Radio es mas libre que la prensa y la televisión, normalmente se señala errores políticos y vicios, el problema que estamos demasiados acostumbrados a la televisión.

    Si hay programas de radio que esta grabados en Youtube, el problema son los típicos imagenes estáticas que los acompañan

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *