La media jornada

Hace un par de semanas comencé a trabajar en una nueva empresa después de unos tres meses en el paro. No tiene nada que ver con mi anterior experiencia laboral: he cambiado una multinacional por una pyme, los rascacielos en el centro de la ciudad por una nave industrial en un polígono, la americana y la corbata por vaqueros y camiseta, un trayecto de hora y media por diez minutos en coche, la jornada completa por la media jornada… Todo es mejor ahora.

Porque, ¿de qué sirve un sueldo si toda la vida gira en torno al trabajo? ¿Si no tienes tiempo para hacer realidad tus proyectos personales? ¿Si tienes sueño durante todo el día por culpa de los madrugones?

Sé que no me haré millonario, pero soy feliz con este trabajo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.