LA ISLA

En medio del Pacífico existe una pequeña isla con playas de arena blanca, lagunas de agua azulada, arrecifes de coral y altos cocoteros.

Playa de Palmyra

Fue vista por primera vez en 1798 gracias a un sueño que tuvo el capitán del Betsy, Edmund Fanning, durante un viaje a Asia. Aquella noche, Fanning tuvo extrañas pesadillas y se despertó sobresaltado en varias ocasiones. Cuando le sucedió por tercera vez, mandó al timonel echar el ancla. Al salir el sol, descubrieron que el barco se encontraba a menos de una milla de los arrecifes del atolón. Si no se hubieran detenido, habrían chocado contra ellos y habrían naufragado. No ocurrió lo mismo con el Palmyra, que en 1802 encalló en la isla. Fue la primera vez que aquellas playas fueron pisadas por occidentales.

Durante años la isla permaneció deshabitada hasta que, durante la Segunda Guerra Mundial, se construyeron varias bases, estaciones especiales, un embarcadero y una pequeña pista de aterrizaje. En 1962, el ejército estadounidense trasladó al lugar a un equipo constituido por una cuarentena de personas para realizar pruebas y experimentos secretos relacionados con armamento nuclear.

Aeropuerto Iniciativa Dharma

Aeropuerto Iniciativa Dharma

En los años 70 la isla fue abandonada por los militares y sólo recibió visitas esporádicas de navegantes atraidos por los rumores sobre sucesos paranormales, así como por historias que hablaban de tesoros escondidos por barcos piratas y de aviones misteriosamente estrellados en sus playas. En 1974, la isla saltó a los titulares debido al asesinato de dos turistas, un hecho que aumentó su leyenda de territorio maldito. En los 90, la isla fue comprada por un particular y durante ocho años sólo vivió en ella una persona, encargada de vigilarla. Actualmente, la isla ha sido escogida por una organización ecologista estadounidense para que un grupo de científicos haga en ella diversos estudios sobre el calentamiento global y la desaparición de los arrecifes coralinos.

Atolón Palmyra

Esta isla es Palmyra, un atolón de unos doce kilómetros cuadrados, situado en el Pacífico, entre Hawaii y Samoa. Es un territorio perteneciente a Estados Unidos, aunque no está organizado por ninguna ley y depende directamente de Washington. Si miráis en Wikipedia, no he tenido que inventarme nada para embellecer la historia. Al final, va a resultar que los guionistas de “Lost” se han inspirado en hechos reales… ¿Organizarán viajes para conocerla?

11 pensamientos en “LA ISLA

  1. ace76 Autor

    Ángel, recuerda que después de los últimos acontecimientos, ese vuelo ya no hace escala en la isla. Ahora hay que ir en una Low-Cost.

    Responder
  2. Maggie Wang Kenobi

    Pero si está localizada, me da que no va a ser la isla de Perdidos, nonono. Además, en 12 kilómetros cuadrados como que no hay sitio para esconder el disneylandia ese que fijo descubrirán en la serie de un momento a otro.

    Responder
  3. luxaurumque

    Pues no sé pero a pesar de que todo lo que has contado son “cosas malas” la verdad es que después de leer el post dan ganas de irse p’allá.
    Eso sí, bien cargadicos de provisiones y con una unidad de boinas verdes o así, para que nos protejan de los malos, ya sabes …

    Besicos y buen finde.

    Responder
  4. sonia

    A veces la realidad supera la ficción…pero eso ya lo sabéis.

    p.d Revisar los famosos 400 e de zapatero en vuestros borradores
    y si hacéis declaración conjunta revisar también la deducción de vivienda.

    Responder
  5. ace76 Autor

    Buf, yo no quiero pensar aun en la Renta. Sólo espero que me devuelvan mucha pasta! :-D

    La verdad es que, a veces, dan ganas de irse a una islita del Pacífico aunque esté maldita.

    Responder
  6. Pingback: meneame.net

  7. Pingback: Vivo en la Era Pop » Blog Archive » UNA SENCILLA SECUENCIA DE HECHOS NADA EXTRAORDINARIOS

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *