LA INVENCIÓN DE GEORGES

La imagen de un proyectil estrellándose contra el ojo de la cara de la Luna es una de las primeras escenas emblemáticas de la historia del cine, un plano nacido de la mente de Georges Méliès para “Viaje a la luna”, estrenado en 1902 y seguramente el cortometraje más conocido de los más de quinientos que este genial pionero del séptimo arte dirigió a lo largo de su vida. Esta misma imagen es también un elemento esencial dentro de la historia de “La invención de Hugo”, la película dirigida por Martin Scorsese para el público infantil y principal rival de “The Artist” en la última entrega de los Oscars.

“La invención de Hugo” cuenta la historia de Hugo, un niño huérfano que vive en una estación de tren situada en el centro de París. Ahí se encarga de que los relojes estén siempre en funcionamiento mientras roba piezas de juguetes en la tienda de un viejo gruñón y trata de evitar que el inspector de la estación le atrape y le mande a un orfanato. Diversas aventuras terminarán haciéndole descubrir que el viejo juguetero es, en realidad, el mismísimo Georges Méliès. Y ahí es donde reside el principal problema de “La invención de Hugo”, ya que en ese momento lo que parecía una película infantil más sensiblera y menos mágico de los que sus responsables tenían en mente (probablemente) se convierte en una biografía del visionario cineasta. Esta parte puede interesar más al público adulto que no ha disfrutado de la primera parte de la cinta, pero no creo que sea especialmente atractivo para esos niños a los que Scorsese quería dirigirse.

Aunque tiene momentos brillantes y unas cuantas imágenes impactantes, casi todo en “La invención de Hugo” termina quedándose a medio gas. La colorida estación poblada por extravagantes personajes franceses resulta tan familiar como tópica; las secuencias onirícas no terminan de estar bien integradas en la trama; actores como Ben Kingsley o Sacha Baron Cohen resuelven sus personajes con solvencia, pero otros miembros del reparto no brillan o como sucede con Chloë Grace Moretz, que estuvo brillante haciendo de Hit Girl en “Kick Ass”, terminan resultando cargantes. Se agradece que Scorsese haya querido homenajear a Méliès (y viendo que hay gente que sale del cine preguntando si el anciano director es un personaje de ficción, parece que era un homenaje más que necesario), pero “La invención de Hugo” no es un producto muy diferente al que habrían podido firmar directores como Robert Zemeckis o Chris Columbus.

5 comentarios en “LA INVENCIÓN DE GEORGES”

  1. Esta es de las que tengo pendientes por ver pero me da pereza ponerme a ella precisamente por lo que cuentas y he leído por ahí, que se queda a medio gas. Al final caerá cayendo, no se cuándo pero caerá…

    Y para Proudstar decirle que el libro ya salió jejejeje ;p

  2. A mi me sorprendió, porque no tenía ni idea de que fuera un homenaje a Melies, y el modo en que la trama fue llegando a ello me resultó completamente inesperado.
    Es la típica película que es mejor ir a ver sin saber de que va.

  3. Supongo que si no sabes nada del argumento, te sorprenderá más la historia, pero aun y todo pasa como dice Ros, que esperas más… y ese más no llega nunca.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *