La bola del mundo

Resulta que hay un sitio en Madrid que se llama La Bola del Mundo, aunque en realidad no son más que un montón de repetidores antiguos en lo alto de una montaña. Toda la culpa es de RTVE.

Tecnología Obsoleta (foto de Roberto Pla)

Nosotros no llegamos hasta ahí, nos quedamos en el pluviómetro, rodeados de vacas negras de afilados cuernos. Fue este sábado, una escapada a la sierra en medio de la ola de calor para prepararnos para nuestra futura ascensión al monte Fuji. Comprobamos que las zapatillas de trekking son más cómodas para caminar por el monte que unas Converse, sospechamos que podremos soportar el mal de altura, bebimos litros de agua, comimos bocatas de jamón y queso (soy demasiado perezoso para hacer tortillas de patata por la mañana) y me convencí de que subir es cansado pero bajar es más peligroso… especialmente si pierdes una lentilla.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *