James Morrison: Higher than here

James-Morrison-Higher-than-here

James Morrison pertenece a ese grupo de artistas que consiguen tener mucho éxito en su Reino Unido natal pero que apenas logran exportarlo fuera de las islas. No parece que con Higher than here, su cuarto trabajo, las cosas vayan a cambiar para él. No hay aquí sencillos tan claros como los de su disco de debut, aquellos Wonderful World o You Give Me Something que le podrían haber convertido en un nuevo James Blunt con más personalidad. Eso sí, hay que reconocer que la vocecilla acelerada que abre el disco y con la que arranca Demons -al más puro estilo Kanye West- acaba resultando pegadiza. El videoclip es una nueva muestra de los eficaces que son los (falsos) planos secuencia en este género.

Otro problema añadido es que en los cuatro años que han pasado desde la publicación de The Awakening, el panorama musical se ha llenado de solistas masculinos, muchos de ellos armados con su guitarra o jugando a cantar soul: ahí están Ed Sheeran, James Bay, John Newman, Sam Smith, George Ezra, Jamie Lawson, Hozier, además de compañeros de promoción como James Blunt o Paolo Nutini. Cuatro años de silencio son una eternidad en esta industria que devora artistas y sencillos a velocidad de vértigo. Además, a diferencia de The Awakening, que fue producido casi en su totalidad por Bernard Butler -quien supo darle un toque retro y coherente que podría haber hecho de Morrison la versión masculina de Duffy, o incluso Adele-, este Higher than here es una mezcolanza de productores y coautores, más o menos prestigiosos y eficientes, pero que hace que no termine de tener un sonido claro y coherente. Y curiosamente, acaban destacando más los momentos más puramente pop, como el I need you tonight producido por Mark Taylor (el responsable del Believe de Cher) y que llega a sonar al Phil Collins más ochentero.

Eso sí, entre sonidos más o menos genéricas y letras a las que seguramente les falte cierta personalidad, lo que hay que reconocer es que James Morrison tiene una voz cálida y algo rasgada que siempre da gusto escuchar.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *