INTERNET TIENE LA CULPA DE TODO

La gente ya no se compra discos. La gente ya no lee periódicos. La gente ya no va al cine. La industria cultural se hunde y la culpa de todo la tiene Internet.

Otros te dicen que la culpa es de las industrias culturales que no se han sabido adaptar a los nuevos tiempos. ¿Pero seguro que son mejores estos buenos tiempos? Como usuario y consumidor, afirmo rotundamente que sí. La oferta se ha multiplicado, el mundo se ha hecho más pequeño y las posibilidades de ocio son infinitas gracias a la Red. No hace falta profundizar más en el tema: se puede decir que Internet nos ha hecho mucho más libres.

Pero si fuera un empresario, no miraría Internet con los mismos ojos. Hoy he leido un interesante artículo en El País titulado “El disco busca otra resurrección” sobre los nuevos formatos que están desarrollando las discográficas y Apple para impulsar la venta de compactos. Hago un breve resumen: “El pasado mes de julio, un mes que Billboard calificó de ominoso para el sector, ni un solo artista en EE UU consiguió vender más de 100.000 copias de un disco. El año pasado, las ventas de álbumes completos en formato CD se desplomaron un 25%, con 384 millones de discos vendidos. En 1998, una década antes, se vendían 847 millones de álbumes en formato CD. Lo único que asciende como la espuma es la venta de singles digitales”.

Hasta aquí, todo bien, el mercado va cambiando y las formas de consumir la música también. Pero resulta que, según el artículo, “vender canción a canción no es rentable. Por 1.000 millones de canciones, las discográficas ingresaron en 2008 poco más de 700 millones de euros. Cuando, en 1998, vendían 847 millones de discos, ingresaban 8.000 millones”. Las descargas legales no compensan lo que se deja de ganar por el descenso de ventas de formatos físicos.

Supongo que el problema está en que casi toda esta industria llegó tarde a Internet. A mí comprar un disco o un DVD en el TopManta me parece una cutrez y nunca lo haría (podéis llamarme snob), pero he tirado como el que más del P2P. Reconozco que en Itunes, una descarga legal vale menos de un euro… pero es que la mula me ofrece lo mismo gratis. Quizás las cosas podrían haber sido diferentes. Si la creación de Napster hubiera provenido de la industria del disco, o si hubieran apostado por ese tipo de distribución musical desde el principio, quizás se podría haber acostumbrado a la gente a pagar por un mp3. Quizás se podría haber conseguido que las descargas ilegales parecieran tan cutres como comprarse un disco grabado y con una portada fotocopiada. Pero ya es demasiado tarde.

Lo mismo pasa con los medios de comunicación en general. Internet es el futuro… pero Internet no parece generar tantos ingresos como los medios tradicionales. Esto beneficia a las pequeñas empresas que nacen por y para la red, aunque está por ver que algún medio de este tipo pueda competir en influencia o calidad con los tradicionales. Internet es un gran medio de difusión, pero echo en falta su capacidad para crear contenidos propios. Las grandes empresas van a verse obligadas a transformarse de arriba abajo para afrontar estos nuevos tiempos. Es decir, recortes de gastos y de personal. La gente se ha acostumbrado a que prácticamente todo en Internet es gratuito y esta mentalidad no va a cambiar ya… aunque sea falsa. Internet no es gratis: todos los meses le estoy pagando una cuota a la empresa telefónica de turno para poder acceder a la red. Quizás debieran ser ellas las que tuvieran que pagar cánones y demás a los creadores de contenidos. Debe de ser el único medio de comunicación en el que el distribuidor se queda con el 100% de los beneficios.

7 comentarios en “INTERNET TIENE LA CULPA DE TODO”

  1. Yo creo que le problema está en el tema descarga de Canción y no de Disco…. y es que antes comprabas un CD y mas o menos siempre habría alguna, cuando no la mayoría, canción de relleno, por eso han subido las de singles.. las canciones que molan las gente las pilla (de ahi la subida de los singles) las que no, se pudren en los servidores.

    Y claro la industria pierde dinero, porque la gente no tiene que tragarse morralla al comprar música… aparte de que si, han estado mucho tiempo negando la mayor intentado que cerrando los ojos con fuerza inet, y lo que representa, desaparezca. En todo ese tiempo podrían haber creado una cultura de descargas legales y mayoritarias que sea el camino a sacarles “de pobre”

  2. Yo confieso que me gusta el auge de los sencillos. Al fin y al cabo, discos de los que me convenzan todas las canciones habrá muy pocos. Uno acababa escuchando y cantando los mismos temas siempre (eso sí, no siempre tenían que ser los singles oficiales).

    Lo que me preocupa es que para los curritos de los medios de comunicación el futuro acabe siendo como dice Nils. Al ser más estrechos los márgenes de beneficios, sueldos más bajos. Y si se necesitan menos periodistas y sigue habiendo tanto licenciado universitario en paro, los empresarios seguirán teniendo las excusas perfectas para explotarnos.

    Señor Ramocín, no tengo ninguna canción suya en mi disco duro, pero confieso que una vez me bajé una de Los Canarios, del señor Bautista. Pero mi madre se compró el single en los 60, así que supongo que estamos en paz. :-)

  3. Todo lo que dices es cierto, ya se ha producido un cambio de mentalidad y no hay vuelta atrás. Lo único que puede hacer la industria discográfica/cinematográfica es presionar al gobierno para limitar el acceso a internet y controlar así las descargas ilegales. Creo que por ahí van los tiros, al menos en países como Francia o recientemente Inglaterra.
    Aparte, se ha perdido un poco de romanticismo: ese momento de ir a un estreno de cine largamente esperado, el esperar una semana a ver el capñitulo siguiente de tu serie preferida, y sobre todo el disfrutar de la portada de un disco, de su folletito con las letras, que en el fondo era un robo a mano armada pero tenía su punto.
    Bajar música o pelis es como llenar el depósito del coche: tremendamente prosaico.

  4. a mi entender, el error lo cometieron las discográficas al intentar cargarse napster en lugar de absorberlo como un medio de distribución más.
    en la música parece que es spotify el sistema que más está gustando. veremos si a la gente le convence pagar por el acceso. la pregutna es ¿cuánto está dispuesto a pagar el consumidor medio?

    la idea de disco como unidad, está casi desaparecida porque la forma de promoción es de la canción individual. y de ahí se ha pasado a la venta individual. también porque la forma de escuchar música ha cambiado. ya no se pone un disco, se cargan unas cuantas canciones en una lista del ipod, y listo.

  5. El otro día leía en el diario que los remasterizados de los beatles llevaban vendidos 2.500.000 millones de discos en todo el mundo.
    De verdad que ni ellos mismos se la creen, una mentira más de los medios de comunicación para que la gente se la crea.
    Que boludez más grande.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *