INSPIRACIÓN

Creo recordar que en “La Colmena”, Camilo José Cela describía a la inspiración como una mariposita ciega y sorda, un ente frágil, casi intangible que se deja llevar por vientos caprichosos, sin voluntad propia. Recuerdo mejor que Rosa Regás, en “Memoria de Almator”, se pregunta a sí misma si la inspiración no es, en realidad, la capacidad de obsesionarse. Por experiencia propia, creo que aunque la pequeña mariposa aparece de vez en cuando para brillar como una luciérnaga o como un relámpago que rompe la noche, la inspiración depende sobre todo de la capacidad de trabajar, trabajar y trabajar. Si Miguel Ángel vio a su Moisés dentro de un trozo de mármol y sólo tuvo que quitar lo que sobraba para liberarle del interior de la piedra, se puede decir que en cada folio en blanco se esconde una historia maravillosa. Sólo hay que saber combinar las palabras de la manera adecuada y el número de palabras es finito, así que sólo debe de ser cuestión de tiempo y de esfuerzo encontrar esa combinación adecuada…

…pero nuestras vidas también son finitas, así que la solución al misterio que une las palabras de la forma adecuada sólo lo tiene una mariposita de esas. Así que los que escribimos acabamos siendo cazadores de mariposas ciegas y sordas, tan ciegos y sordos como ellas. Algunos afortunados son miopes y oyen algo por un oido. Sólo unos pocos privilegiados, los auténticos genios, tienen sus sentidos prácticamente intactos.

Lo que me pregunto es qué pasa si nos estamos equivocando con la mariposa que buscamos. ¿Y si creemos que la nuestra es un bello insecto tropical de alas azules eléctricas? ¿Y si resulta que es una oscura polilla nocturna? ¿O una sencilla mariposa que revolotea de flor en flor en una pradera? Puede que aun sea una oruga o esté dentro de la crisálida… Incluso puede ser una libélula o un escarabajo.

9 thoughts on “INSPIRACIÓN”

  1. hace poco lo hablaba con un buen amigo y (buen) escritor. no sé qué es la inspiración, ni si se puede aplicar a la literatura científica, pero esos momentos en que las palabras del teclado se juntan con las ideas de la cabeza, son fantásticos.

  2. que bonitas metaforas, eres como un cyrano de bergerac de la red de redes, ves como tengo que seducirte? a mi es que siempre me han ido mucho los chicos que saben expresarse con la letra escrita, es por eso.y con gafas tambien, me encantan los hombres con gafas, con aire de listillos,(no de intelectuales que no los soporto)

    hoy te ha salido una mariposa monarca, por lo menos.

  3. Chicos, no sobrevaloréis a las mariposas. Recordad que los escárabajos eran dioses en el Antiguo Egipto. Igual que los gatos y los cocodrilos… :-)

    Jejeje, mce tiene toda la razón. Hay que pensar menos y escribir más.

    Y sí, cuando las palabras fluyen uno se siente genial!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *