Inside Out

Inside_Out_2015_film_poster

Durante mucho tiempo referirse a las películas producidas por Pixar como “la última maravilla de Pixar” llegó a convertirse casi en un tópico. Sin embargo, la infravalorada Cars 2, la desconcertante Brave y la irrelevante Monsters University (seguramente la peor película de la casa) acabaron por convertir el tópico en un comentario nostálgico: ¿Os acordáis cuando Pixar hacía maravillas? Afortunadamente, la productora del flexo ha vuelto a sus raíces para ofrecernos Inside Out -llamada en España Del Revés-, una obra maestra que es, quizás, la película más infantil y la más madura que Pixar ha hecho hasta ahora.

inside3

Porque Inside Out es una aventura infantil, protagonizada por Riley, una niña de once años que tiene que enfrentarse a las consecuencias de mudarse de Minnesota a San Francisco: nueva casa, nuevo colegio, nuevos entornos… Paralelamente, vemos el funcionamiento de su mente, regido por cinco emociones básicas: Alegría, Asco, Miedo, Ira y Tristeza, pequeños personajes de brillantes colores y aspecto suave que viven originales y divertidas aventuras dentro del animado universo que encierra el cerebro de Riley. Al fin y al cabo, todas las películas de Pixar consisten en el viaje de dos personajes muy diferentes que acaban haciéndose amigos mientras corren divertidas aventuras para los más pequeños.

Inside_Out_Personality_Islands

Y sin embargo, también es verdad que las mejores películas de Pixar acaban funcionando a muchos niveles de lectura. Ratatouille es mucho más que la historia de una rata cocinera, Los Increíbles es una adaptación camuflada de Watchmen, Wall-E es una de las más emocionantes historias de amor llevadas a la gran pantalla y la trilogía de Toy Story es una meditación sobre el hacerse mayor. Inside Out también es una reflexión sobre lo que supone madurar, pero lo hace de una manera mucho más profunda y certera, apelando a la necesidad de que las emociones dialoguen entre ellas -las que protagonizan la película y las que mueven al espectador- para poder crecer. Inside Out nos enseña que las cosas no tienen un único color y que la vida y los recuerdos tienen muchas gamas y matices. Y lo hace mediante una historia llena de imaginación y metáforas, repleta de detalles que sólo apreciarán en su totalidad los espectadores adultos: desde la referencia a los “osos” de San Francisco, pasando por el guiño a Chinatown o la rápida pero certera reflexión sobre Hechos y Opiniones, hasta la brillante secuencia en la que los personajes atraviesan las distintas etapas artísticas y filosóficas que llevan a la abstracción: una película de dibujos animados con chistes sobre cubismo y suprematismo es una película muy segura de sí misma.

741254_10153411681815256_8724399490585535430_o

Y todo se lo debemos a un equipo encabezado por el director y coguionista Pete Docter, responsable también de Up (de la que recordaremos siempre esas emotivas y magistrales secuencias protagonizadas por Carl y Ellie mientras olvidamos sus otros puntos débiles), que sabe poner todas las piezas al servicio de la historia. Todo encaja en su conjunto: la animación no requiere de momentos espectaculares ni el diseño de personajes es especialmente sofisticado (los creadores han optado más bien por inspirarse en clásicos de la animación como Tex Avery o Chuck Jones), tampoco la brillante música de Giacchino toma más protagonismo del que debe. Pixar sabe qué la fuerza de una película reside en su guión y por eso colecciona candidaturas al Oscar en ese categoría. Y seguramente Inside Out se lleve unas cuantas el próximo año para celebrar el retorno de Pixar al camino de las grandes obras. Las echábamos de menos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *