HOW YOU REMIND ME

Cuando terminé de escribir el artículo de ayer, comí un poco, fregué platos, puse una lavadora y me tumbé en el sofá a disfrutar de mi programa favorito: Supermodelo. El casting se acaba ya y están diciendo quién entrará en el Centro de Formación (que no es lo mismo que la Academia, la Casa o la Escuela, no confundamos conceptos diferentes de realidades diferentes). Ayer seleccionaron a Yara, que es mi favorita de las chicas por tener una nariz eterna, como de cuadro de Modigliani. También cogieron a Javier, que me repele, pero es al único de los chicos que le veo aspecto de auténtico modelo masculino, con ese aire de anglosajón enfermo y decadente estilo “Retorno a Brideshead ft El Gran Gatsby”. Quizás también tenga alguna posibilidad Iván, el intenso gruista víctima de la depilación de cejas masculina (una cosa que debería estar prohibida por Naciones Unidas y reservada, en todo caso, para unicejos estilo Liam Gallagher), pero los demás son carne de catálogo de bañadores de Carrefour. Eso sí, espero que Arturo Raro y Maria Amparo entren, por bizarros.

Cuando acabó Supermodelo, decidí compartir con los vecinos mi talento vocal y estrené el Singstar Rock Ballads. El repertorio fue desde el “It must have been love” de Roxette hasta el “Without you” de Nilsson, pasando por el “More than a feeling” de Boston o el “Too lost in you” de Sugababes (¿Rock Ballad?). Hasta hice bises con las canciones que mejor me salieron/más me gustan: “Wherever you will go”, de The Calling; y “How you remind me”, de Nickelback. Me mola arraustrrraurrr las errrres coumo si las mausticaurrra coun un asento de la Aumerrrica Proufonda… y eso que Nickelback son canadienses. Según la consola, soy una promesa de la música. Pero empiezo a sospechar que la Play es sorda y lo dice por hacerme feliz.

Después fui al Diurno, donde Pablo nos invitó a merendar para celebrar, con casi un mes de retraso, su cumpleaños. Siempre que voy a ese local me pregunto cual es el secreto de toda la clientela para combinar el marcar biceps en camisetas para niños con la ingesta de muffins de chocolate. ¿Será lo único que comen en todo el día? Como nos lo estábamos pasando muy bien, decidimos irnos a cenar al Wagaboo, que es como un Vips pero mejor, y seguir hablando de esos temas imprescindibles: Sexo, Amor, Familia, Trabajo e Hipotecas. ¿Existe la crisis de los treinta y dos? Cuando los cumpla, os lo cuento, porque el post de hoy me ha quedado de lo más adolescente.

15 comentarios sobre “HOW YOU REMIND ME”

  1. yo es que teniendo que por ver Damages y demás series usidenses, casi que no me queda tiempo de ver la tele nacional, mira tú l oque te digo.

    Y el Diurno ¿sigue siendo fash ir allí? Yo es que al principio notaba el glamour en las esquinas, pero últimamente lo que noto es más bien cutrerío, nuzé. Qué perecedero que es esto de lo fash, mondié

  2. NO A AMPARO! NO A ARTURO FREAK!
    Y qué mal me sentó que entrase la jesulina, ecs! Y encima nada más empezar :P
    Yo quiero a Arturo Guapo dentro, que es un dios, y a Iván Candy Candy también, aunque tenga tetillas de cabra (seguro que se cucló para el castin y ahora le llegan los efectos secundarios, jisjisjis). A Abdel también lo quiero, eh? O en la escuela o cabalgando sobre mi JAJAJA! En todo caso, me engancho, que hace años que no le cogía el gustillo a un reality :D

  3. Yo confieso que a mí me mola el Diurno. de hecho, ayer estuve a punto de ir.
    Y lo de las crisis son chorradas. Como sigamos rebajando la edad, dentro de poco se hablará de la Crisis de los 20…

  4. La crisis va de los 30 a los 32. En los 32 mejora pero ya decaerá. Aún no me llegó ese momento.

    A ver si tu me aclaras, porque Otto me hizo todo el lío: hay un gruísta y un albañil o es el mismo o a qué se dedica cada uno?? Hoy lo veré, que estoy de puente, e intento enterarme.
    ;)

  5. A mí cumplir 30 me sentó estupendamente, yo no creo en lo de las crisis, la verdad.

    El Diurno se ha convertido en un clásico, es decir, ni está de moda ni dejará de estarlo.

    Yo quiero que los raros entren en Supermodelo. Y sí, hay uno que es gruista (Iván) y otro que es peón (no me acuerdo del nombre), que como cachocarne se le puede poner un 9.5, pero como modelo no pasa del aprobado justito.

  6. El Wagaboo está bien, me gusta. El Diurno también está bien, pero nunca encuentro sitio.

    Reconozco que no conozco a los de Supermodelo (todavía), sólo a la María Amparo y a un chico que parece que tiene la cara de plástico (pero no sé como se llama), y a la Yara esa que te gusta a ti (a mí no demasiado). Tengo que decidir quién está bueno/a.

  7. Si los cruces de miradas en el diurno se marcaran como rayos láser aquello parecería una tela de araña.
    ¿Too lost in you? quiero, quieroooo cantaarrrrr
    Ayer me lo pasé genial :)

  8. No puedo con Wagaboo, comida cara en platos pequeños semivacíos… Y tienes razón con lo de los clientes de Diurno, de hecho, se podría hacer un día un estudio de la clientela de algunos locales de Chueca.

  9. No me parecio que el Wagaboo fuera tan caro. Vamos, no mucho más que un Vips. Eso sí, me imagino que en dos o tres visitas ya te has hartado de la carta.

    Jajaja, si uno quiere raciones grandes, lo que tiene que hacer es ir al Fridays, que con el entrante ya tiene para comer una semana!

  10. No me gusta el Wagaboo. De hecho, no me gusta casi ningún restaurante de/cerca de/que tenga que ver con Chueca. Lo confieso, soy de bareto, chino y kebab…
    El Diurno sí que me gusta, pero a pesar de los sofases, me resulta incómodo. Siempre me han gustado más los sitios más íntimos, donde una mesa y sus 5 sillas ocupan 1 metro cuadrado XD
    Me niego a ver SuperMohínes 2.008, por mucho que este año haya chulazos. Estoy hasta los huevos de realities, sean del tipo que sean. De hecho, estoy cumpliendo mi promesa de no ver OT hasta que queden 8, y no volveré a ver ni GH (que tampoco es q lo viera mucho) ni Supervivientes, ni el próximo Fama, ni nada que se le parezca. Aggg, qué hartura de televisión…

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.