HACIENDO CUENTAS

El momento más duro para una cuenta corriente no es el final del mes, sino los cinco primeros días. Acabas de cobrar tu sueldo y te sientes “rico” de nuevo, cuando, zas, llegan las cuotas de la hipoteca, el recibo de la Comunidad, los gastos de teléfono, la factura del gas, la lotería de la compañía eléctrica…. por no hablar de los sustos que te puede dar la tarjeta de crédito si has perdido la cuenta de todas las veces que has echado mano de ella a lo largo del mes. Entonces te das cuenta de que la vida no es una sitcom, sino que es una partida de Monopoly en la que nunca ganas el segundo premio de belleza ni el de las palabras cruzadas. Y por supuesto, la banca nunca tiene un error a tu favor y te da veintemil lereles. De todas formas, hay que reconocer que en la vida real no se va tan fácilmente a la cárcel…

Lo malo es que las noticias que salen en los periódicos no contribuyen a disminuir esta sensación de estar sumergido en una inmensa partida de Monopoly. Ahora se intervienen cajas y se habla del fantasma de la deflación. Yo no entiendo nada, ¿no deberíamos estar contentos de que el precio de las cosas bajara? Lo que sí entiendo es que la gente que tenga disponibilidad de dinero en efectivo ahora mismo o estabilidad laboral asegurada ahora debe de estar haciendo su agosto. O más bien, “la madre de todos los agostos”.

13 comentarios en “HACIENDO CUENTAS”

  1. Eso tú, que cobras mensualmente. Los autónomos dependientes que facturamos cada cuatro meses y cobramos aproximadamente cada cien años lo tenemos un poco más crudo. Sobre todo porque siguen cobrándonos todas esas cosicas que tú dices, más el IVA, más la Seguridad Social…

    Ag.

  2. Me ha hecho gracia lo de “la lotería de la compañía eléctrica”, que últimamente cobran lo que “estiman” oportuno.
    Sobre las fusiones de las cajas y la deflación, ¿tendremos que ir abrillantando la cacerola?

  3. Pero los autónomos sois más felices, porque sois vuestros propios jefes, Ángel. Al menos, ese suele ser el consuelo, no? :-)

    Soli, los últimos días de mes yo me consuelo pensando en que “bueno, para comer el menú de la empresa aun tengo…”

    Dorothy, lo que vamos a tener que hacer es empezar a cultivar nuestros propios vegetales para subsistir. :-(

  4. Oso, cuanto tiempo sin leerte! :-) Después de alguna mala experiencia, yo prefiero tener las tarjetas de crédito bajo control, por si acaso.

    Lux, sí, mejor hablemos de otras cosas. A ver cuando pasa la crisis y nos reímos de todo esto.

  5. Mira que insisto, pero por mas que quiero…grrr, soy incapaz de controlar la tarjeta y zas! cuando creí que lo tenia controlado….llega la tarjeta del corteingles….y me sorprende y eso

  6. que lo mio es la economía….
    (una trabajadora de la aeat) ( o sea la otra sonia)
    un saludo
    y perdón por poner en dos mensajes mi único mensaje

  7. Sonia, es interesante lo de tener como lectora a una trabajadora de la aeat… para comentar el borrador del IRPF y eso, jejeje… :-)

    Afortunadamente, yo no tengo ni la tarjeta del CI ni de la de la FNAC… Con la del VIPS tengo suficiente. :-D

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *