GO, SPEED RACER, GO

Pasemos página ya del Festival de Eurovisión de este año y preparémonos para el siguiente, en Moscú, con Dima Bilán de presentador, y pensando en lo inverosímil que habría sido imaginar en los sesenta que algún día la capital del Imperio del Mal albergaría un evento tan frívolo y capitalista.

Speed-Racer

Vamos a hablar de esa maravilla visual llamada Speed Racer, que, como dije hace un par de días, acabará siendo el Tron del nuevo milenio. Los hermanos Wachowski revolucionaron la estética cinematográfica en 1999 con The Matrix, algo que muy pocas películas han conseguido (Amelie o Pulp Fiction serían otros ejemplos), para luego dilapìdar su prestigio con las dos innecesarias secuelas que la siguieron. V de Vendetta, de la que fueron productores, llevaba claramente sus señas de identidad, así que uno podía ser optimista respecto a su última película. Y diga lo que diga la crítica, a mí no me defraudó en absoluto. Speed Racer es un festival de colores, planos imposibles, montaje frenético e ideas visuales sin fin, aparte de ser una excelente translación al cine de las características propias del animé japonés. Yo no soy, ni de lejos, un experto en el tema, pero he visto series como Chicho Terremoto, Shinchan o Bola de Dragón y sé que tienen un estilo muy definido y un humor enloquecido muy personal, que están presentes en miles de detalles de la película de los Wachowsky. El problema es que han hecho la película que ellos querrían ver, sin pensar en el gusto mayoritario del público: quizás la película sea demasiado infantil para gustar al público adulto y demasiado adulta para gustar al público infantil, pero a los adultos en contacto son su niño interior (es decir, a los frikis) les va a encantar.

8 pensamientos en “GO, SPEED RACER, GO

  1. Jose

    Que asco el Chicho, el Shin Chan y toda esa peña. Odiaré esa pelicula, con lo que me gusta odiar tendré que ir a verla.

    Responder
  2. ace76 Autor

    Jajaja, Jotas, qué radical estás últimamente… Chicho Terremoto era muy divertido, con Rosita y su obsesion por las bragas blancas, jajaja

    Responder
  3. Diego

    O:! Pobres Chicho y Sinchan! Y sí, Speed Racer es una película que hay que ir a ver sin ningún prejuicio, y pensando en los animes japoneses dónde de repente se para la historia y se ponen a darse mamporros. Ningún friki debería perderse esta película! jajjaa

    La ultima vuelta de la carrera final es de lo que más me ha hecho disfrutar en un cine desde hace tiempo. Es difícil aguantarse las ganas de ponerse a gritar y a saltar como un loco, jajaja.

    Responder
  4. Joserra

    A mí me gustaba El duende mágico, esos dibujos de un duende de arena que concedía deseos que duraban 24 horas, hablando de animación japonesa, me refiero…

    Responder
  5. ace76 Autor

    Jejeje, uno de mis primeros recuerdos es.. ¿Mazinger? Noooo, no tengo ningún recuerdo de esa serie, pero sí de “Comando G. La batalla de los planetas”. Luego ya llegaría “Ulises XXXI”, que según leo en Wikipedia era franco-japonesa… Total, que antes de que llegara “Candy Candy” y sus dramones, los japos ya llevaban mucho tiempo comiéndonos la cabeza y exponiéndonos a la epilepsia producida por luces estroboscópicas.

    Responder

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *