FREED FROM DESIRE

Los avatares de mi vida actual hicieron que terminara yendo el sábado a una fiesta universitaria para recaudar dinero para el viaje de paso del ecuador a Cancún, ese destino tan cultural y tan “de estudios”.

El evento era en un local de Moncloa, un barrio que no piso desde que en 1998 me dijeron que estaba lleno de skins. En concreto, me dijeron eso de un lugar llamado “los bajos de Argüelles”, que no sé ni donde está, ni ganas. Tampoco me gustan los bares con porteros, porque no soporto a estos seres que sufren delirios de grandeza en cuanto les dan un poco de poder.

Pero en cuanto entré en el pub, sentí como si estuviera viajando en el tiempo.

Las fiestas y los bares universitarios siguen siendo iguales que hace una década. Las camareras son chicas feas disfrazadas de guapas. Dicen que el garrafón no existe, pero yo puedo atestiguar que el White Label no sabía como el White Label de otros locales. Las pandillas son enormes y se mueven como bancos de peces por la pista de baile. Los dramas emocionales tienen un tamaño proporcional al número de personas que lo contemplan. La inocencia y la despreocupación de los veinte años siguen siendo la mismas.

Pero lo que no ha cambiado nada, pero nada de nada, es la música. Sí, ahora hay ese engendro llamado reguetón y las canciones de Rihanna que se bailan en “Fama, ¡a bailar”, pero a lo largo de la noche sonaron también cosas como el “A mi manera” de Siempre Así, el “Samba di Janeiro” de Bellini o los dos temazos que conforman la carrera de Gala. Sí, en primavera de 1998 yo también bailé esto y también tenía la sensación de que me podría comer el mundo cuando quisiera.

El caso es que me lo pasé muchísimo mejor de lo que pensaba. Y el mundo me lo comeré cuando quiera, claro que sí.

12 comentarios en “FREED FROM DESIRE”

  1. A mi me encantaba “Quiero volar”, no sé, cuando la ponían era super emocionante, ya ves tu qué tontería. Y a mí me encantaban las típicas canciones que sonaban al salir de los bares, no sé… ay, qué recuerdos. (Mientras me escribo esto me voy diciendo mentalmente “Todavía soy joven”)

  2. ¿El mundo te lo comerás con mayonesa o con salsa de tomate?
    (Doy fe, a este paso te lo vas a acabar comiendo. Todo: últimamente estás que te lo zampas todo.)

  3. ¡Ostras, ahora a la que has hecho viajar en el tiempo es a mí! ´Conclusión, hay que comerse el mundo, sí, pero a cucharadas, aunque nos empachemos, jijijijijiij

  4. Pordiosyporlasantavirgendescolocá. Hace tantos años que no piso ningún antro de este tipo que me siento teletransportado. ¿En serio siguen poniendo esa música? Y yo que pensaba que sólo escuchaban electrorave… o como se llame.
    Me da igual lo que pongan. Seguiré sin pisar estos antros. Me ponen de bad milk. Mira, qué buen nombre de peli: “Bad Milk”…

  5. Por cierto, no me imaginaba a la Gala así. La pensaba más en plan Spagna: una superseñorona. Pa mí que esta chica está un poco Millivanillizada, porque no tiene pinta de esa voz aguardentosa…

  6. Mira que yo vivo en Huertas y creo que hace años que no piso ninguno de los bares de la zona… Bueno, yo es que en realidad piso muy pocos bares, jajaja

    Rodri, yo también me sorprendí, jajaja… Y bueno en aquel momento, en muchos videos de música Eurobeat quienes salían no eran los que cantaban…

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *