FIESTA INESPERADA

La sesión de bicicleta de ayer por la tarde me dejó algo insatisfecho. Salí con la sensación de no haberme esforzado lo suficiente y me dio miedo a, una vez acostumbrado a cierto nivel de exigencia física, estancarme y no progresar más. Como todo en la vida, hay que ir exigiéndose siempre un poquito más cada día para ir mejorando.

Cuando llegué a casa, me puse el pijama, me tumbé en el sofá a cenar un bol de cereales y ver el episodio del día de Fama2. He de reconocer que el programa empieza a cansarme un poco y más de una vez aprieto botón de forward para saltarme los momentos insportables, como todos aquellos en los que aparece en pantalla la imagen de Alex o todos aquellos en los que Omar hace algo que dicen que es bailar. Y no vamos a hablar de los videos de los cuquis… Mientras yo digería el trágico momento en el que Raquel fue llamada al despacho de Doña Lola por haberse equivocado bailando Reguetón (Reguetón del güeno, del de Don Omar Dale Don Dale, en clase de lírico… WTF?), vi a través de la ventana una cara conocida en el rellano de la escalera. Resulta que mi vecina de abajo, compañera del curro, daba una fiesta para la inauguración de su mansión. Así que me volví a vestir, bajé por la escaleras y lo que iba a ser una noche casera de video, ordenador y sofá se convirtió en una noche de fiesta, ronconcola, cotilleos laborales e ingeniosas soluciones para la crisis. Pero de eso ya hablaremos otro día, que hoy estoy un poco resacoso.

8 comentarios en “FIESTA INESPERADA”

  1. ¿Había chicos guapos? Hmmmm, no me fije, pero creo que no.

    Da igual, yo también me repito mucho.

    He sustituido las comillas mutantes por unas cursivas, para no perturbar tu mente, Ángel.

  2. Esas fiestas son las mas mejores!

    Yo Fama desde que no están ni Cisco ni Carol como que es un poco coñazo… eso si al Álex lo mataba repetidas veces

  3. Yo sospecho que a Ginés y Raquel les queda poco tiempo, así que en cuanto se vayan, creo que ya sólo veré la final, esperando que ganen Eva y Sergi.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *