EVERYBODY’S CHANGING

A veces no nos damos cuenta, pero todo cambia. No necesariamente a peor, pero tampoco a mejor. Simplemente, las cosas cambian y nosotros con ellas. En ocasiones querríamos que todo permaneciera siempre igual y, cuando nos damos cuenta de que algo ha cambiado, nuestra primera reacción suele ser querer volver al pasado. Pero el pasado es pasado y ya no existe. Hay que vivir el presente y mirar el futuro. Hay que darse cuenta de que los cambios nos hacen crecer, y de que, en el fondo, son necesarios. Pueden requerir un pequeño esfuerzo o un gran sacrificio, pero como lei en una carpeta, “ningún camino fácil te llevará a un lugar que merezca la pena”.

Yo me doy cuenta de que en la vida me voy poniendo metas, algunas alcanzables, otra no. Pero me doy cuenta también de que cuando he llegado a conseguir algunos de mis objetivos, inevitablemente surgen otros en el horizonte, llamándome desde lejos. A veces veo escarpadas cordilleras y profundos abismos en el camino, y a veces me doy cuenta de que los tiburones eran en realidad inofensivos peces de colores. Lo importante es no tener miedo. Estoy convencido de que no hay nada que no pueda superar. Aunque reconozco también que en demasiadas ocasiones me pueden la pereza y la desidia.

Aceptaré los cambios y aprenderé a cambiar. Al fin y al cabo, sé que el esfuerzo vale la pena.

16 comentarios en “EVERYBODY’S CHANGING”

  1. respecto a tu polaroid urbana, eso de ver la tele desde la calle se hace desde siempre, al menos en las grandes ciudades.
    No es crisis, es que de siempre ha habido gente que no se ha podido permitir ni el plus ni consumir.

  2. Los cambios a veces dan pereza, otras ni nos damos cuenta de que los hemos hecho …

    yo tb tengo que cambiar, muchas cosas, en mi vida, pero hay que reconocer que actualmente no es el mejor momento.

    Besicos.

  3. Cuánta sabiduría se escondía en aquellos escritos de las carpetas de nuestra adolescencia, junto a las fotos de Kirk Kameron y Bon Jovi. Como aquella que tan útil me fue luego para mis viajes de empresa en tren:
    A cagar bajé del tren,
    y el tren se marchó sin mí,
    como cagar, cagué bien,
    pero coño, me jodí,
    que me quedé en el andén.

  4. Ay, a mi los cambios me producen urticaria, jajajaja… y sean para bien o para mal, sí, me producen los siete maleeessss…
    ¿Qué es esa guarrería informática que has puesto a la derecha?

  5. Lo malo es que los cambios son inevitables. Por eso es mejor adelantarse a ellos y prepararlos lo mejor posible. Claro, alguno siempre llega por sopresa.

    La guarrería de la derecha es mi estupendo Twitter. :-)

  6. Chico, qué casualidad. A mí me ha dado últimamente por escuchar “Everybody´s changing” de Keane.

    Dicen que el día en que dejamos de cambiar, es el día en que morimos.

    Muy bonita entrada. Besos!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *