EVEN BETTER THAN THE REAL THING

Seguro que muchos lo negarán ahora y siempre, pero me atrevería a decir que un 99% de los estudiantes de Ciencias de la Información sueñan con llegar a ser famosos. Al fin y al cabo, hay que tener un punto exhibicionista para ponerse delante de una cámara, hablar a las masas desde detrás de un micrófono o pensar que tus escritos y tus ideas interesan a alguien más que no sea tu madre. ¿O es que hay algo más ególatra que lo de “yo es que tengo algo dentro de mí que necesito comunicar al mundo”?

-No, no, no. Yo estudio Audiovisual porque es mi vocación, una profesión con un importante papel social y lo de la fama no es algo que uno busque, simplemente pasa en algunos casos puntuales.

-Sí, sí, sí. Por eso casi todos los estudiantes de Periodismo acaban viniéndose a Madrid a probar suerte y sueñan con presentar un telediario o un programa de radio, o dirigir sus cortometrajes o ganar su Goya o ser portada del fanzine de moda o el suplemento dominical de un diario de tirada nacional.

Por si fuera poco, las propias empresas audiovisuales recompensan esta postura multiplicando los sueldos de las personas que salen en pantalla respecto a los de los pobres plumillas encerrados en la redacción. Y de los sueldos que se pagan en el mundo del cine con la excusa de que es un trabajo que “tienes hoy, pero puede que mañana no” (como si a tantos profesionales autónomos no les pasara lo mismo), mejor no hablar. Lectores míos, si quieren hacerse ricos, metanse en el campo de la Producción Audiovisual. Sólo con tener un coche, saber hablar por teléfono y echarle mucho morro, triunfarán.

Afortunadamente, los estudiantes de Audiovisual quieren ser otras cosas aparte de famosos. Menos mal, porque, aunque parezca lo contrario, los periodistas no se hacen famosos. La primera vez que alguien dice tu nombre en un boletín informativo y locutas tu primera noticia en las ondas, te sientes el rey del mundo. Piensas que marcará un antes y un después en tu vida. Cuando pasa un mes y miles de personas han tenido la oportunidad de escuchar tu voz y conocer tu nombre, te das cuenta de que eso no te hace ni mejor ni peor. Lo importante no eres tú, sino lo que dices. La cosa no cambia cuando sales en la pantalla del televisor. La fama es una ilusión absurda que, simplemente, no existe. Ser famoso es un accidente casual y no tiene más valor que el que la gente que te rodea le dé. Por eso a veces me sorprende que haya personas que aun le den importancia al hecho de “haber salido por la tele”. Cualquiera puede salir por la televisión y disfrutar de los warholianos quince minutos de fama. Y más hoy en día, con Youtube y todos los medios que nos proporciona Internet para crearnos una personalidad virtual. Los contadores de estadísticas son como concursos de popularidad, aunque, ¿a quién no le gusta que su blog sea leido por unos cuantos centenares de personas? Al fin y al cabo, todo es vanidad.

Eso sí, si algún día os hacéis famosos, aprovechadlo, porque os invitarán a fiestas, os harán fotos, os prestarán ropa cara, os harán descuentos en las tiendas de la calle Fuencarral, os pagarán viajes y hoteles, os evitaréis hacer cola en los locales de moda y encima habrá gente que os admirará, envidiará, imitará o deseará.

Y si uno es inteligente, se dará cuenta de que la fama es efímera y que lo que verdaderamente da poder e influencia es el Prestigio. Pero eso sí que está al alcance de unos pocos.

21 comentarios en “EVEN BETTER THAN THE REAL THING”

  1. Pues seguro que hay gente que prefiere ser Losantos antes que el rojo rojísimo vendido al socialismo de Gabilondo, jajaja

    Plutónico, gracias. Echaré de menos tu blog, snif.

    Joserra, ¿qué es lo que suscribes? ¿La fama o el prestigio? ¿O todo a la vez?

    Jl, eso es porque no fuiste a las tiendas adecuadas, jajaja.

  2. Qué de razón.

    En la construcción pasa algo parecido. Parece que si no estás en obra eres menos. Y por dos cestas de navidad y unas entradas para los toros/futbol sacrificas media vida. Paso.

  3. a) También los hay que quieren ser famosos sin necesidad de estudiar Periodismo.

    b) Me he acordado de un amigo que decía que tenía vocación de ser notario, juasjuas (cobrar un pastón por echar una firma no es para tener vocación, es para no tener ganas de trabajar mucho).

    c) ¿Acaso alguien te ha reconocido en alguna tienda de Fuencarral como ACE76 y te ha hecho descuento?¿ein?

  4. Huy, RMN, yo sé de familias de ingenieros que comen medio año gracias a las cestas de Navidad de los proveedores, jajaja

    El deseo de ser famoso está muy generalizado, aunque notarios con vocacion de famoso no debe de haber muchos, eso sí. Y a mí aun no me han hecho descuentos, pero todo llegará, juas.

  5. Rodri, pero Belén Estaban, el día que deje de salir por la tele, descubrirá que su fama desaparece automáticamente. Por eso digo que la fama no existe.

    No es FP, se llama Gehache.

    Opina, Ángel, opina, que me dejas con las ganas…

    Diego, guapo!

  6. Ahora que has escrito otro post y ya casi nadie lee esto, opino: y opino que periodismo es una carrera secundaria o, si se quiere, adjetiva.

    Para empezar, porque la mayoría de periodistas no lo son. Quien escribe sobre economía es economista; quien escribe sobre Derecho, jurista; quien escribe sobre deportes, deportista…

    Pero es que además, en el colmo de mi afán aristocratizador, me parece que hay algo innato en cada uno de nosotros cuando se trata de manejar el lenguaje. Un señor no va a escribir mejor o peor, o a hablar más o menos correctamente, porque estudie una carrera. Es casi casi genético.

    Ahora todos me odiarán, ¿contento?

  7. Huyyyy, espera, que te voy a poner en “no aceptar”, jajajaja

    El debate que propones sería muy largo, pero yo no estoy de acuerdo con lo que comentas. Aunque el talento no se enseña, sí se puede ayudar a desarrollarlo. Y eso es parte de la carrera de Periodismo. Además, los distintos medios de comunicación tienen distintos codigos lingüísticos que hay que enseñar a dominar. Por lo demás, la carrera de Periodismo te ayuda a tener un cierto bagaje cultural que te sirva para enfrentarte a la tarea de explicar el mundo a los que te escuchan/leen/ven. De ahí que haya que saber un poco bastante de Historia, Derecho, Economía…

    Lo que sí puedo admitir que es una carrera un tanto diferente a las demás, mucho más práctica. Y en el mundo anglosajón no se da en universidades, según creo recordar. Pero vamos, no la definiría como “secundaria”.

  8. Sí, o como decía otra amiga mía, “un periodista es un mar de conocimientos… de un dedo de profundidad”. :-)

    Por eso se supone que uno se especializa en algún tema, o que es lo suficientemente profesional e inteligente para limitarse a hablar de lo que sabe.

    De todas formas, el problema es que hay muchos malos periodistas que dan mala imagen al periodismo. Aunque me imagino que pasa en todas las profesiones, también es cierto que tenemos el problema añadido de que todo el mundo se cree capacitado para opinar sobre periodismo, television o prensa con una ligereza que no se da en otros campos.

  9. Uuups, no sabía que eras periodista. Siento si te ha sentado mal algo de lo que he opinado, pero conste en acta que me has inducido. Cooperador necesario en un delito de injurias y otro intrusismo profesional.

    Lo cual me lleva a pensar que yo, como jurista, también sé bastante de malas famas inmerecidas.

    En cualquier caso, estoy totalmente de acuerdo con la cuestión de las especializaciones. Son algo necesario. Por desgracia, la ligereza al hablar de todo se allá donde mires y sobre lo que sea. Como escribió hace poco un grandísimo sabio en su twitter: “Todas las opiniones son igualmente válidas siempre y cuando no haya nadie para escucharlas”.

    (vas a batir el récord de comentarios)

  10. Jajaja, no sé si “soy” periodista, porque aunque estudie Audiovisual, ahora mismo no ejerzo de ello. De todas formas, no te preocupes, que no me ha molestado nada de lo que has dicho. Siempre es un placer debatir con argumentos. :-)

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *