El surrealismo y el sueño

Hablar del surrealismo y del sueño parece casi redundante, pero como explica el filósofo y crítico de arte José Jiménez, comisario de la muestra así titulada organizada por el Museo Thyssen, hasta la fecha no había tenido lugar una exposición de arte que abordara el tema de manera monográfica. Surgido en la década de los 20, este movimiento artístico quería ir más allá de la realidad y disolver las fronteras entre la razón y el subconsciente. Por eso, el mundo de los sueños, el territorio donde, siguiendo los postulados de Freud, salen a la luz nuestros deseos, impulsos y miedos más ocultos, era una temática especialmente querida por los surrealistas.

Sueño causado por el vuelo de una abeja alrededor de una granada un segundo antes de despertar, Salvador Dalí.
Sueño causado por el vuelo de una abeja alrededor de una granada un segundo antes de despertar, Salvador Dalí.

Una sala dedicada a los que abrieron las vías (de los sueños), con obras de artistas que antecedieron al surrealismo pero ya mostraron su interés por lo onírico, como el metafísico Chirico o el naïf Rousseau, sirve como introducción al visitante en este recorrido por el surrealismo y el sueño. A través de piezas firmadas por algunos de los nombres fundamentales de este movimiento artístico como Salvador Dalí, Joan Miró, René Magritte, Man Ray, Yves Tanguy, Max Ernst o Paul Delvaux, la exposición se estructura temáticamente para investigar distintos aspectos del mundo del sueño, como el territorio del deseo y la pulsión erótica, el universo de las pesadillas o diversas implicaciones de lo onírico como la omnipotencia del que sueña o los paisajes imposibles que lo conforman.

Muerto acechando a su familia, Yves Tanguy
Muerto acechando a su familia, Yves Tanguy

Los surrealistas no se limitaban a copiar sus sueños, sino que intentaban ir más allá y transcribir todo ese mundo irreal explorando todas las posibilidades del lenguaje artístico. No es de extrañar que entre las 163 obras que conforman esta exposición se encuentren todo tipo de manifestaciones artísticas como la pintura, la escultura, el collage, la fotografía y piezas cinematográficas como las esenciales Un perro andaluz y La edad de oro, de Luis Buñuel, o la secuencia del sueño que Dalí diseñó para Hitchcock en Recuerda.

Mujer ante el espejo, Paul Delvaux
Mujer ante el espejo, Paul Delvaux

“El surrealismo y el sueño” estará abierta en el Museo Thyssen de Madrid hasta el 12 de enero de 2014.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *