EL RELOJERO CÓMICO

Esta tarde me voy a poner un moño en la cabeza, me colocaré una sonrisa de oreja a oreja como máscara teatral y organizaré una merienda de té al más puro estilo republicano. Esta tarde voy a negar la teoría de la evolución.

O al menos, voy a negar una parte de la teoría de la evolución. O una forma de interpretarla. O un prejuicio cómico. Uno piensa en la evolución y piensa en cambios imperceptibles que se van acumulando, una suma de enésimos factores que no tienen significado por sí mismos pero que juntos suponen un claro avance o una transformación. Poco a poco el australopiteco se convierte en pitecántropo, o los cordados se van diversificando y dan lugar a reptiles, peces, mamíferos y aves.

Y entonces uno empieza a pensar que todo evoluciona al mismo ritmo.

Pero no.

Es mentira.

Nuestras vidas van de explosión cámbrica en explosión cámbrica, pasando por extinciones masivas y glaciaciones emocionales. O si lo preferís, nuestras vidas son como guiones cinematográficos que van de punto de giro en punto de giro sin apenas recurrir a la implantación. El deus ex machina es mucho más frecuente de lo que pensamos. La relación causa-efecto es mentira. Hume sería feliz en esta fiesta del té. Nuestras vidas son montañas rusas que suben, bajan y atraviesan largas llanuras. Por ejemplo, tu hermano no te va diciendo un día que está buscando anillos, una semana más tarde te dice que está cosiendo una pajarita, unos días después te comenta que vayas pensando qué canciones sonarán en el baile… No. Lo que hace es llamarte una tarde en las que estás amodorrado en el sofá y te dice que no hagas planes para tal día, porque se casa. O por poner otro ejemplo, no sucede que un día llegues al trabajo y te haya desaparecido el cuaderno un día, el ordenador dos días después, la silla una semana más tarde. No. Un día te llaman a un despacho y te despiden. Pasas de trabajador a parado en un segundo. El mismo tiempo en que uno pasa de hermano a “padrino”.

La vida es un paseo. A veces te encuentras un trébol de cuatro hojas, sacas de la baraja un as de corazones o pisas un escorpión escondido entre las rocas. O recoges un envase de yogur tirado sobre el suelo de la cocina y te encuentras que debajo, agazapado, te esperaba un escarabajo monstruoso que agita sus patas al verte. Afortunadamente, pasado el susto inicial, recuerdas que los escarabajos son dioses egipcios hechos coleóptero.

A veces, en estos momentos en que parece que el curso de la vida depende de una moneda tirada al aire, uno preferiría creer que sí, que hay un señor con barba larga entre las nubes jugando a montar relojes. Yo sólo le pediría que fuera un poco más original y no recuperara argumentos ya utilizados para escribir esta historia que es mi vida. Yo quiero una epopeya, una saga épica, no un folletín telenovelesco de tercera categoría en el que los protagonistas sufren y los telespectadores optan por reírse o cambiar de canal.

¿Cómo? ¿Que la liebre de noviembre se ha terminado el té? ¿Ya no quedan pastas ni sombreros? ¡Que le corten la cabeza! Digo, ¡que vuelva a imperar la racionalidad! Mañana habremos recuperado la cordura.

14 comentarios en “EL RELOJERO CÓMICO”

  1. enhorabuena por la boda y, si la mala noticia es de verdad así, cógete un vuelo y pégate unas vacaciones con Diego como está mandao y luego ya vuelve y organiza la cabeza… :)

  2. Qué chulo el artículooooo…
    Sí, la vida parece que consiste en aprovechar los pequeños momentos buenos que hay entre otros momentos muy muy cacosos, da un poco de pereza a ratos.

  3. A veces me das miedo …
    :-p

    Y uno no sabe qué es peor, que si su vida cambie a base de trompicones y saltos cuánticos de esos, que sea un folletín o un bestseller … o que permanezca impasible cual carta de ajuste … no sé qué es peor, no.

    Besicos.

  4. La vida se hace a cortes de hachazos, ¿no? ¿Va en serio lo de ambas noticias? Si es así, enhorabuena por la primera. Lo de la segunda espero que no sea verdad, pero si lo es no tengo dudas sobre los rocambolescos giros del destino que te conducirán más o menos hacia donde tú necesites ;).

  5. No tenía ninguna intención de frivolizar con el tema del paro. Ha sido un ejemplo que se me ha ocurrido por el reciente despido de un amigo mío. A mí aun no me han despedido, Lucía, pero la otra noticia sí que es cierta. :-)

    Coque tiene toda la razón: la verdadera evolución funciona con escalones (o saltos evolutivos).

    Lux, yo prefiero los cambios a la impasibilidad. Aunque a veces se agradece que haya cierto equilibrio y que haya más momentos buenos a muy cacosos.

    Ros, la posible mala noticia que inspiraba esta entrada no ha llegado, afortunadamente. De todas formas, eso no quita para que pronto haya otra escapada a Londres.

  6. Qué bien escribes jodío :D

    Y ya me habías asustado con lo del despido… y las malas noticias mejor que no lleguen, que ya hay bastantes en los periódicos como para tenerlas en la vida real

  7. Estimado ace76,
    llevo un rato cotilleando tu Blog gracias a esta, en ocasiones, maravillosa impunidad que nos brinda la Red de Redes.
    Sólo puedo decirte una cosa: me encanta. Todo. Tu forma de escribir, tus anécdotas, tu ironía. Muchas gracias por darme una lectura interesante, divertida, con ritmo y sobre todo buena.
    Gracias, un vez más.
    Panchi.

  8. No frivolizaré más! Lo prometo!

    Panchi, muchas gracias. De verdad. :-)

    Ralz, Di, si lo llego a saber pongo un ejemplo que hubiera sembrado menos inquietud, jejeje

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *