EL DÍA DEL PADRE

Hace ya mucho tiempo, cuando yo iba al parvulario, los niños hacíamos un trabajo de manualidades especial por el día de San José para regalárselo a nuestros padres. Un año, por ejemplo, hicimos un collage en el que tuvimos que dibujar un tren y pegar cajas de cerillas en el lugar de los vagones. Me quedó bastante bien, por eso lo recuerdo. Sólo había un problema: yo por aquel entonces ya no tenía padre.

Qué triste, ¿no? Qué mala suerte. Mira que obligarte a hacer ese trabajo, reviviéndote el trauma…

Pues no. Yo le dije a mi madre que tenía que hacer un trabajo para el día del padre y me respondió que no me preocupara, que ella era como si fuera “nuestra mamá y nuestro papá”. Así que ella tuvo un par de regalos durante mis años de parvulario. Supongo que los niños, con la explicación adecuada, comprenden mucho mejor las cosas de lo que los mayores pensamos.

5 thoughts on “EL DÍA DEL PADRE”

  1. Pues si. Si para ti no era ningún trauma complicado de llevar, por qué ibas a dejar de hacer manualidades? Además, sea el día que sea, regalar a una madre siempre mola.

  2. Es que las cosas así de naturales es como salen bien… muy jefa tu madre. Yo no estoy bautizado ni nada de eso, sin embargo en el colegio cantaba villancicos, en mi casa hacia un nacimiento y celebraba la navidad, y mis padres tan contentos.

  3. Esta mañana me han contado una historia parecida pero desde el punto de vista de la madre. La historia no tiene nada que ver, pero la madre también les dijo a sus hijos que era “su madre y su padre” … y los hijos aun hoy día le hacen un regalico y, como mínimo, le llaman para felicitarle :-)

    Besicos.

  4. Pues sí, siempre es bonito hacerle regalos a una madre.

    Además, lo que yo recuerdo de aquella época es que el trato diferenciado por esta cuestión me hacía sentir un bicho raro cuando yo lo que quería sentirme era un niño más, como todos los demás.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *