EL CURIOSO CASO DE ACE76

El viernes fui a ver “El curioso caso de Benjamin Button”, la primera película que debería ser más corta en su edición en DVD que en su paso por las salas de cine. De todas formas, aunque tenga altibajos y momentos de moraleja facilona, es una película muy recomendable, con escenas fascinantes, bellas imágenes e historias que hacen pensar. Más que cuando es un anciano, sorprende ver a Brad Pitt rejuvenecido, tan rubio como en “El río de la vida” o “Leyendas de Pasión”. Esto, unido a las arrugas que se le veían a Keanu Reeves en “Ultimatum a la Tierra”, nos recuerda que los idolos adolescentes de nuestros años universitarios se van haciendo mayores… y nosotros con ellos. Aunque siempre podemos hacer un pacto con el diablo y no envejecer, como ha hecho Johnny Depp.

Mientras veía la película de David Fincher, recordé esos viajes y esos encuentros con personas que te enseñan algo por primera vez, todos esos pequeños momentos en los que uno descubre algo que no sabía. Me acordé, especialmente, de mi Interail solitario de 2005 por Italia, Grecia y Estambul. Recomiendo a todo el mundo que, alguna vez, haga un viaje a solas porque, como lei en algún sitio, los viajes hacia afuera acaban siendo viajes hacia adentro. Yo aprendí muchas cosas sobre mí viendo cuadros renacentistas y ruinas milenarias, comiendo aceitunas en Plaka o escribiendo mi diario junto a una fuente en una villa florentina.

A veces, las pequeñas frustraciones que siento en el día a día vienen por la sensación de no estar aprendiendo nada nuevo, de no tener desafíos, de no añadir nuevas experiencias y capítulos a esta historia que es mi vida. A veces es mejor tomarse la vida como un juego, como una aventura contra la rutina. Cada día está lleno de pequeños momentos brillantes, sólo hay que saber pararse a apreciarlos y verlos. En “El paciente inglés” dicen que “nuestros cuerpos son los paises auténticos”. No os podéis imaginar la de veces que me acuerdo de esa frase cuando estoy en la cama, abrazado a otro cuerpo desnudo. Y lo mejor de todo es que ese es un país infinito que nunca me canso de explorar.

18 comentarios en “EL CURIOSO CASO DE ACE76”

  1. “A veces, las pequeñas frustraciones que siento en el día a día vienen por la sensación de no estar aprendiendo nada nuevo, de no tener desafíos, de no añadir nuevas experiencias y capítulos a esta historia que es mi vida”.

    Aitor siempre dice que, en un momento de la vida, “se fija la foto”. Las cosas ya dejan de cambiar de una forma determinate, y la esencia de lo que será el resto de tu vida queda fijada. Esta idea me pone los pelos de punta.

  2. Buena “crónica”. Yo también he visto la peli este fin de semana, y me ha gustado mucho, y también he explorado un “país extranjero” este sábado noche.. que hacía mucho que no “viajaba”.

  3. Qué bonito.
    Me gusta como pasas de un párrafo a otro, de un tema a otro y al final acabas hablando de lo que menos me hubiera imaginado.

    Besicos.

  4. Lo de enlazar temas por los pelos siempre se me ha dado bien, jejeje… Gracias, Lux!

    Yo no creo que la foto termine de fijarse nunca. Yo creo que, cuando uno cree que la cosa está más o menos estabilizada, suceden terremotos que lo cambian todo en el momento más inesperado. Y uno siempre tiene pequeños anhelos, deseos, planes… Todo fluye.

    Y sí, hay que viajar! Hacia afuera, hacia adentro y hacia los lados.

  5. Pues sí, RMN, hay cosas que me han sucedido que yo empiezo a entender ahora mismo del todo. El tiempo te da perspectiva.

    Aquí quien más quien menos ha explorado otros cuerpos desnudos, cerdetes!

  6. Sabes quién me parece que tiene hecho un pacto con el diablo? Ramoncin, oye impresionante! me topé con él en una librería el otro día y de verdad, está impresionantemente diablo. Como que a mi no me importaría explorar un poco “su país” es que tiene un puntito no-se-que…
    un saludo.

  7. Nene, qué post tan bonito!
    A veces la vida nos concede un tiempo de relax en el que no nos enseña nada nuevo y que debemos emplear en reflexionar sobre lo aprendido hasta ahora.

    Viajar solo creo que me aterraría, aunque es una idea que siempre me ha atraído.

    No hay nada más bonito que dos cuerpos desnudos abrazados. Enhorabuena por tener eso!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *