EL CISNE NEGRO

Durante siglos, todos los cisnes fueron blancos. O más bien, en el ideal de Cisne no cabía la posibilidad de que fuera de otro color que no fuera el blanco. Una tercera manera de explicarlo: la frase “todos los cisnes son blancos” era un silogismo que se tenía por una verdad absoluta. En el siglo XVII los europeos llegaron a Australia y se encontraron con lo imposible: cisnes negros. El silogismo se hizo añicos y la verdad no resultó ser tan absoluta.

Esta es la historia que cuenta Nassim Nicholas Taleb en las primeras páginas de “El cisne negro: el impacto de lo altamente improbable”, el libro que he estado leyendo estos últimos días. Un Cisne Negro serían esos fenómenos inesperados, imprevistos e impensables que, sin embargo, suceden y tienen un gran impacto en nuestras vidas, como los atentados del 11S, el auge de Internet o la actual crisis económica. Durante páginas y páginas, Taleb nos recuerda que la vida real no funciona por modelos racionales, platónicos o matemáticos, afirma que “simplemente no podemos predecir” y que en lugar de buscar las pruebas que confirmen nuestras hipótesis, teorías y planteamientos, debemos de fijarnos en las que las desmientan, en esas pruebas negativas que, sin embargo, son silenciosas y casi invisibles. Sí, Taleb es fan de Popper. Y sí, yo tampoco me resisto a hacer chistes con el nombre de este filósofo.

Taleb también es fan de Hume y, como el filósofo de las bolas de billar, no se fía nada de la inducción y las relaciones de causa y efecto. Dice que la Historia no es esa sucesión de hechos encadenados que se explican los unos a los otros, sino que la Historia avanza a saltos y por accidentes casuales como el descubrimiento de América. De hecho, Taleb habla de la falacia narrativa y dice que la realidad no se puede explicar mediante narraciones que sólo establecen relaciones entre los hechos cuando estos ya han sucedido.

El libro carga, sobre todo, contra las actuales teorías económicas sobre el funcionamiento de la Bolsa, especialmente contra los modelos basados en la curva de Gauss y en la teoría de juegos. Estos modelos, al no tener en consideración los sucesos altamente improbables e impredecibles, no funcionan en la vida real… como la propia vida real se encarga de demostrarnos una y otra vez.

Cuando Diego vio el libro sobre la mesilla me pregunto si era “uno de esos libros de autoayuda”. Yo le dije que no, que era un ensayo. Pero una vez terminado de leer, me parece que sí que se podría considerar un libro de autoayuda, ya que, en realidad, sus más de 300 páginas se dedican a recordarte que lo evidente no es tan evidente, que lo que damos por seguro no es tan seguro, que lo más inesperado e improbable puede llegar a darse y que no hay que tener miedo a los Cisnes Negros. No podemos predecir cuando llegarán ni cómo serán, pero debemos de tenerlos siempre en cuenta para aprovecharnos de los buenos y protegernos de los malos.

20 comentarios en “EL CISNE NEGRO”

  1. Diego me parece que ha acertado, es un libro de autoayuda… parte de una historia ñoña/falsa/manipulada para contar su “revelación”, porque lo del cisne negro cojea bastante.. una cosa es un cisne de color negro, que ya sí que se podía esperar de hecho sale en sagas de la AEM, y otra es un cisne negro en si que son lo que se encontran en la islacarcel esa.

    Que si.. que lo toma de partida y tal.. pero vamos, ya me repele.. ademas, al igual que los de autoayuda no dice nada mas que obviedades.. o eso pareció en la entrevista que le hizo el Punset… aunque fue hace unos añitos ya creo.

    Así que, aunque parece que diga algo interesante, que sí, … pa mi ya se ha metido en la seudofalacia que no me mola nada.. bueno va, y que sea fan de Hume no ayuda nada nada.

    Y no hay que tener miedo de los cisnes negros.. pero hay que tener PAVOR a las ocas sean del color que sean!

  2. Creo que el comentario de Don Otto tiene un subtexto, pero se me escapa por completo… Así que diré que los cisnes negros no son tan feos.

    Soli, a mí el libro me ha parecido interesante, pero no creo que aguante un análisis en profundidad. Una vez entendida la metáfora del Cisne Negro en la página 2 del libro, todo lo demás es prácticamente accesorio y superficial… como un libro de Paulo Coelho. Taleb se limita a exponer cosas que, en el fondo, son evidentes y que es bueno tener en cuenta a la hora de adoptar una visión crítica de la realidad. Pero echo en falta que exponga algún modelo alternativo o profundice un poco más en su teoría.

    Por lo demás, el propio Taleb recurre a historias para exponer sus teorías… que incluyen la afirmación de que no se puede recurrir a las narraciones para extraer conclusiones. Vamos, que hace trampa.

  3. Además, amigo Ace, pensar así la Historia nos ayuda a pensar así la historia, la diaria de cada uno. Y es la única forma de sorprenderse día a día con todo lo que parece viejo y que es tan novedoso como una puesta de sol.

  4. Es que las ocas tienen muy mala leche… pero sus higados pueden ser deliciosos!!!

    Lu, ¿te interesa la “filosofía de la narración”? Pues ya sabes, a leer la Poética de Aristóteles… :-)

    Ángel, el problema es que, quizás, la Historia no se pueda contar como una historia. Aunque tampoco creo que la Historia sea un caos de hechos y accidentes sin relación entre sí. Y sí, es bonito interpretar la propia vida como si fuera una narración, pero la vida es mucho más compleja y completa que la mejor de las novelas.

  5. Bufff, pues el señor Taleb os condenaría a Mediocristán… :-D

    Sonia, mira, así no pierdes el tiempo. Tampoco es un libro que recomiende, la verdad. :-)

  6. Hume y Popper, cuanto tiempo sin leer esos nombres.
    Confieso que la filosofía, la teoría política y demás me atraen, pero solo superficialmente y me canso en seguida. Pero contado como tú lo cuentes mola, sin haberlo leído parece un buen resumen del libro y del pensamiento del autor.
    Por otra parte ODIO los libros de autoayuda y no puedo evitar una mueca cuando alguien me dice que le gustan :-p aunque intento desembarazarme de los prejuicios.
    Y nada, que mucha historia y mucha filosofía y tal, pero a vivir la vida, que son cuatro días y ya hemos perdido 2 con la crisis.
    :-)
    Besicos.

  7. Hmmm, ha quedado un poco raro tal y como tú lo pones. Hay que aprovechar los Cisnes Negros positivos, saber ponerse bajo su influencia, exponerse a las buenas oportunidades aunque no estemos seguros de que éstas se vayan a dar…

    Sí, está claro, Lux, es un libro de autoayuda. :-)

    ¿Pero qué hizo Gauss que le haga tan especial? ¿Campanas, curvas y matrices?

  8. Es decir… si lo he entendido bien, lo que viene a decirnos es que en la vida ocurren hechos inesperados y que no podemos hacer nada para predecir su aparición…

    ….

    Wow!

  9. Jajaja, muy buen resumen, Proud! Y con esa evidencia se rellenan 300 páginas.

    Matizando, lo que dice el autor es que, a pesar de que lo que tú dices es cuestión de sentido común, muchas veces se actua sin tener en cuenta la posibilidad de lo inesperado.

  10. Gatchan, yo me lei el libro con bastante interés y hubo dos o tres cosas que me llamaron mucho la atención. Pero cuando lo acabé eché en falta algo más de desarrollo, una conclusión más elaborada o alguna propuesta interesante. Creo que el problema es que Taleb se queda, precisamente, en los planteamientos. De todas formas, creo que son planteamientos dignos de tener en cuenta.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *