EL CIELO ES DEL COLOR DE LAS PISCINAS

Si cada uno pudiera construirse un Paraiso a medida en el Más Allá, el mío sería un mundo infinito de piscinas, tumbonas, sol y puestos de helados. Tendría una gran piscina olímpica para nadar, toboganes con muchas curvas, cascadas artificiales, trampolines a diversas alturas, piscinas para los más pequeños y clases de natación sincronizada. Todo este complejo estaría instalado en una isla, así que también tendríamos playas de todos los tipos y dos o tres ríos. El Infierno, por supuesto, se habría convertido en un inmenso balneario de aguas termales y sulfurosas, donde las calderas serían jacuzzis, termas y saunas.

Para mí, si no hay agua cerca, no hay verano.

Así que este fin de semana ha sido de lo más veraniego. Hubo terracitas en la Latina el viernes por la noche con viejos compañeros de Transvision. Siguió el sábado con el estreno de la piscina de la nueva casa de mi hermano, situada en la Avenida de la Paz, una parte de Madrid que para mí sólo existía en los mapas hasta hace un par de semanas. ¿Quién podía imaginar que había vida más allá de la M30? La piscina la comparten varios bloques de edificios, pero es bastante grande y está muy bien cuidada, así que me pasé la tarde en remojo y tomando el sol (aunque como no tengo melanina, sigo blanco como el papel). Cuando estoy dentro del agua, se me olvidan todas las tensiones y preocupaciones. En esos momentos siempre pienso que estaría bien hacer algo de natación durante todo el año, aunque tengo asumido que es uno de estos propósitos permanentes que siempre están ahí, a la espera de hacerse realidad.

El sábado por la noche Diego me llevó a su casa. Por la noche vimos episodios de “Arrested Development”, serie que no había visto nunca y que me gustó mucho. Al día siguiente nos levantamos tarde. La mansión de Diego tiene piscina y mientras me ponía crema solar en la tumbona me sentía como en una teleserie estadounidense de adolescentes ricos. Eso sí, en esas series no aparece un enorme perro lanudo que te ladra cada vez que haces la bomba en el agua o te roba las chanclas en cuanto dejas de vigilarlas. Por suerte, ya le he empezado a perder el miedo a Nico… ¡y también a mi suegra!

16 comentarios en “EL CIELO ES DEL COLOR DE LAS PISCINAS”

  1. Voy a obviar los comentarios sobre casas, casarse y similares…

    “Arrested Development” mola. Ahora que se ha acabado para siempre “Pushing Daisies”, cambiaremos el humor dulce por el ácido.

    En mi paraiso tiene que haber más gente. Si no, no sería un buen paraiso.

    Joserra, el secreto es la protección solar. Como mínimo, de 30. :-)

  2. Pues ese no es mi paradisíaco paraíso … alguna voz disidente tenía que haber, no?
    Aunque si me dejáis os visitaría de vez en cuando :-)

    Y nada, que a pesar de todo, cuanta envidia, señor!

    Besicos!

  3. Como todo el mundo siga hablando del buen tiempo que hace por España adelante y del calor que tienen me voy a empezar a enfadar. Lo digo en serio.

    Jascodeverdedelluviaydelmicroclima.

  4. Di, pero eso es lo que hace que Galicia sea especial, una tierra de verdes prados, bosques frondosos y bonitas costas brumosas. No un secarral como el resto de España… :-)

    Dani, podría ser también el propio Diego, jejeje

    Joserra, pues ya sabes, se lo pides a un guapo desconocido y trabáis conversación…

    Lux, Proud, mi paraiso es gratis, seréis bien recibidos… :-)

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *