DRIVE

drive-movie-poster

“Drive” tiene todas las papeletas para convertirse en una de las películas de culto de la década. Esta historia sobre un conductor solitario que se enfrenta a la mafia para salvar a la mujer que ama es una reinterpretación del cine negro de décadas pasadas puesta al alcance del público de hoy. Narrativamente sencilla pero eficaz, “Drive” destaca entre la mediocridad de la cartelera gracias al trabajo del director Nicolas Winding Refn, premiado por su labor en el último Festival de Cannes. El realizador danés ha sabido envolver toda la película de un cierto aire onírico que hipnotiza al espectador a través de un ritmo pausado, luces de neón y una banda sonora con temas electrónicos de estilo retro. Todo ello da como resultado algunas de las escenas más brillantes y mágicas que he visto últimamente en la gran pantalla, como el beso en el ascensor entre los dos protagonistas… seguido por una brutal escena de violencia.

Sin embargo, “Drive” no terminaría de funcionar si no fuera por el estupendo trabajo de todo su reparto. En él se juntan veteranos curtidos en mil batallas como Ron Perlman, Russ Tamblyn, Bryan Cranston o un sorprendente Albert Brooks con jóvenes realidades como Oscar Isaac, Carey Mulligan o Christina Hendriks, quien aprovecha su papel secundario para demostrar que es mucho más que la Joan Holloway de “Mad Men”. Y por encima de todos ellos, como protagonista absoluto de la función, está Ryan Gosling en uno de esos papeles icónicos que hacen que a un actor se le recuerde décadas después. Gosling, que es uno de los mejores intérpretes de su generación, da vida y cuerpo a un personaje lacónico, utilizando muy pocas palabras pero logrando transmitir más con una mirada o una sonrisa en el momento adecuado que con cientos de palabras. Winding Refn nos lo muestra en toda su belleza con planos desde abajo, en contrapicado, como un héroe o una escultura clásicos.

If I had a hammer I'd hammer in the morning hammer in the evening...
If I had a hammer I’d hammer in the morning hammer in the evening…

Y nosotros se lo agradecemos, que aquí siempre hemos sido muy fans de Ryan G.

4 thoughts on “DRIVE”

  1. Quitando cosas como “El diario de Noah”, Ryan G ha hecho hasta ahora películas independientes como “Half Nelson”, “Blue Valentine” o “Lars y una chica de verdad”.

    Y cuando era adolescente, “Las aventuras del joven Hércules”.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *