Diez años

Hace unos días renové el dominio y el hosting de este blog. Tampoco es especialmente caro, pero en estos tiempos de media jornada tengo que pensar en cada gasto. A este no le di muchas vueltas. En cinco segundos le di al enlace de “Renovar la suscripción” que venía en el mail y a los cinco segundos el aviso del banco saltaba en el móvil.

Da igual que apenas escriba y apenas lea ya nadie lo que escribí en su momento, son diez años de historia y vida personal almacenadas en la red de redes. A veces leo artículos de la década pasada y me sorprendo de varias cosas: en primer lugar, el hecho de que algunos ni siquiera recuerdo haberlos escrito. En segundo lugar, me fascina la ligereza con la que hablaba de mi vida diaria aunque fuera de manera más o menos literaria. Ahora no sería capaz de hacerlo: ¿Seré más pudoroso? ¿O será que ya no me pasan tantas cosas interesantes? En todo caso, en nueve de cada diez ocasiones me gusta releerme. En la décima siento vergüenza retrospectiva, pero nunca borro nada. No hay que arrepentirse de los errores.

Al final he descubierto para quien escribía este blog: para mí.

Un comentario sobre “Diez años”

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.