CRÓNICAS DE JERUSALÉN

cronicasdejerusalen

“Crónicas de Jerusalén” es el último libro publicado por el dibujante francocanadiense Guy Delisle y sería el cuarto en una serie que comenzó con la publicación de “Shenzen” en 2000 y siguió con el imprescindible “Pyongyang” (2003) y “Crónicas birmanas” (2007). Al igual que en los títulos anteriores, Delisle se basa en sus experiencias personales para hacer una crónica de su estancia en Israel, país en el que vivió de agosto de 2007 a 2008 junto con sus hijos y su mujer, desplazada ahí por su trabajo para Médicos sin Fronteras.

Delisle es siempre el protagonista absoluto de estos libros y eso hace que el lector se pueda identificar fácilmente con él. Leerlos es ponerse en su piel y ver la realidad de Jerusalen o Corea del Norte a través de sus ojos. Las pequeñas anécdotas, los hechos aparentemente triviales o los detalles costumbristas dicen mucho más de estos lugares que cualquier documental. En sus primeras páginas, por ejemplo, Delisle dibuja su visita a un asentamiento judio situado en la parte oriental de Jerusalén. Termina yendo a un centro comercial donde encuentra su marca favorita de cereales para el desayuno. Después de varias dudas, decide no comprarla, ya que según las ONGs, “comprar en los asentamientos es apoyarlos”. Al salir del local, se encuentra con tres mujeres árabes que salen del mismo supermercado con las bolsas llenas de productos que acaban de comprar. Éste es sólo uno de esos momentos inesperados que retratan a un país dividido en dos bloques trágicamente enfrentados y condenados a entenderse.

Por supuesto, en “Crónicas de Jerusalen”, Delisle también visita los lugares santos, pasea por los barrios de los judios ultraortodoxos, conoce Hebrón de la mano de una organización de antiguos militares israelíes que denuncia la ocupación (y después vuelve a visitar la ciudad junto con los colonos que la ocupan), viaja a Tel Aviv y Ramala, pasa por los chekpoints, dibuja páginas y páginas del muro construido por el gobierno de Israel para marcar su frontera con Palestina, hace turismo, compra un coche, come kebabs…

2 comentarios en “CRÓNICAS DE JERUSALÉN”

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *