Coca Cola Music Experience

Coca Cola celebró el pasado viernes la segunda edición de su Coca Cola Music Experience, un macroconcierto pensado con el público juvenil en mente. En esta ocasión invitaron a varios blogueros a ver el evento desde dentro, y este blog tuvo la suerte de ser uno de ellos. Acompañado por Joserra, aka Vidilla, en calidad de fotógrafo, pudimos ver las tripas del laberíntico Palacio de los Deportes, asomarnos a los camerinos de los artistas (tres para Simple Plan, dos para Pablo Alborán, por cierto), ver alguno de los ensayos y saludar a Tony Aguilar, locutor emblemático de los 40 (aquellos tiempos míticos de Fan Club, cuando éramos más jóvenes y menos pretenciosos).

Fotografía: Joserra Fudio

A las seis comenzaron las primeras actuaciones de la noche con una selección de artistas nóveles que están buscando su lugar en el mundo de la música, una serie de nombres que van desde el pop de Guevara o Efecto Pasillo hasta el rock más potente de Everlyn, pasando por las propuestas más bailables de Abraham, Auryn -la boyband que nunca agradecerá lo suficiente no haber sido elegidos para representar a España en el Festival de Eurovisión de 2011- o Xuso Jones, cuyo Buy the DJ a round no tiene nada que envidiar a muchos temas dance cantados por artistas anglosajones. Después llegó la hora de los ascendentes Lagarto Amarillo y de uno de los platos fuertes de la noche, los canadienses Simple Plan, que demostraron que su pop-rock juvenil, un estilo que dominan como nadie al otro lado del Atlántico, tiene mucho más tirón entre el público español del que podría pensarse y que su repertorio va mucho más allá de Welcome to my life.

Fotografía: Joserra Fudio

Poco después de las once de la noche salía a escena la gran estrella de la velada: Pablo Alborán. Después de una ajetreada semana de promoción por el lanzamiento de Tanto, su segundo (o tercero, si contamos su disco en acústico) trabajo, durante la que ha hecho maratonianas firmas de discos de más de siete y ocho horas de duración, el malagueño comenzaba su concierto con Perdóname y miles de gargantas cantaban con él. Al tercer tema, Alborán se quedó sólo en el escenario y se sentó al teclado para interpretar el tema por el que muchos le descubrimos: Solamente Tú. Las fans -especialmente las que llevaban haciendo cola desde la noche anterior- se derritieron.

Fotografía: Joserra Fudio

En menos de dos años, Pablo Alborán se ha convertido en el artista que más discos vende en España, alcanzando cifras que el mercado nacional llevaba mucho tiempo sin ver. La historia es sencilla: chico joven y guapo sube sus canciones a Youtube, va ganando seguidores, ficha por una discográfica y suponemos que la maquinaría publicitaria hace lo demás… Pero no deberíamos desconfiar en el criterio de las masas: el público es mucho menos tonto de lo que se suele pensar y si no hubiera “algo más” detrás del producto Alborán, seguramente su éxito no habría sido tan rotundo. Escuchándole en directo, queda claro que la fórmula de hacer canciones de amor cercanas es mucho más compleja de lo que parece. Alborán domina el arte de cantar bonito y sabe perfectamente que no es necesario hacer alardes vocales ni abusar del deje flamante para transmitir lo que quiere contar. Su música no es innovadora ni especialmente original, pero el hecho es que sus canciones dan la impresión de que dentro de años serán clásicos. Seguramente, ese clasicismo sea el secreto de su éxito.

La fiesta terminó con la actuación sorpresa de Carlos Jean, quien hizo bailar a los que aun aguantaban en pie. Así se puso el punto final al Coca Cola Music Experience, una oportunidad de conocer de primera mano la realidad y el futuro de la música comercial española.

3 thoughts on “Coca Cola Music Experience”

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *