CISNE NEGRO

Cisne Negro Poster

En 1998, Darren Aronofsky sorprendió al mundo cinéfilo con su ópera prima, “Pi”, una cinta perteneciente a un género que podríamos denominar “drama matemático” y en el que se inscriben películas fascinantes, desconcertantes y desasosegantes como “Primer” o “Cube”. La fascinación y el desasosiego continuaron con su siguiente película, “Requiem por un sueño”. La tercera, “La fuente de la vida”, era, en comparación con las dos anteriores, un remanso de paz y de lirismo, una historia de amor absoluto de la que ya hablé en su momento en este blog. A ésta le siguió “El luchador”, la odisea de un perdedor en busca de una última oportunidad para redimirse y que le supuso una candidatura al Oscar a Mejor Actor para Mickey Rourke (y otra para Marisa Tomei en la categoría de Actriz Secundaria).Y ahora, después de esta más que interesante carrera, le ha llegado a Aronofsky la hora del reconocimiento general de la crítica y del público con “Cisne Negro” (“The Black Swan”).

1_aw_black-swan_style_b_ret

“Cisne Negro” recupera el estilo de montaje rápido, febril y casi chirriante de “Pi”, sin descuidar la estética y la belleza de unos planos donde los espejos y la decoración se convierten sutilmente en una pieza tan fundamental a la hora de definir personajes y estados mentales como la banda sonora, una variación de “El lago de los cisnes” de Tchaikovsky a cargo del colaborador habitual del director, el genial Clint Mansell. Con estos elementos, Aronofsky fuerza al espectador a sumergirse en el descenso a los infiernos de la protagonista de esta historia, Nina, una joven bailarina de ballet clásico a la que se le ofrece la oportunidad de ser la protagonista principal de un montaje de “El lago de los cisnes” en el que tendrá que ponerse tanto en la piel del puro y etéreo Cisne Blanco como en el de su reverso tenebroso, su doppelganger, el fogoso y traicionero Cisne Negro. Al igual que el matemático de “Pi”, los adictos de “Requiem por un sueño”, el buscador de la inmortalidad en “La fuente de la vida” o el protagonista de “El luchador”, Nina es un personaje con una obsesión en torno a la cual gira toda su existencia: la perfección.

black-swan-poster

Es mejor no conocer muchos detalles de un argumento donde las fronteras entre realidad y alucinación se diluyen hasta confundirse. Algunos encuentran ecos de la obra de Dario Argento en la película, pero también se puede relacionar con otros clásicos del cine como “Eva al desnudo”, de J.L Manckiewicz, o “Repulsión”, de Roman Polanski. Como una fantástica pesadilla oscura y bella, “Cisne Negro” mantiene al espectador en tensión durante todo su metraje. Gran parte del mérito se debe a un reparto en el que brillan en pequeños papeles Mila Kunis, Winona Ryder y Barbara Hershey y en el que Natalie Portman da todo un recital interpretativo en el papel protagonista entregándose al mismo con toda su alma, trabajando con su cuerpo, su mirada, las inflexiones de su voz…

1_aw_black-swan_style_a_ret

En resumen, no dejéis de verla y de admirarla.

16 pensamientos en “CISNE NEGRO

  1. Lucía

    Lo que has dicho sobre la obsesión por la perfección es cierto. No me había dado cuenta.

    A mí, por el clima de angustia psicológica interna que crea la película, me recuerda mucho a “Repulsión”. La mejor película de Aranofski.

    Responder
  2. ace76 Autor

    Muchas gracias, Mariam, el mérito es de Raquel, que es muy buena fotógrafa. :-)

    Es estupenda, Ros! Incluso la volvería a ver, Joserra.

    Lucía! Pero si es la clave de la película! Y de la carrera de Aronofsky, podríamos decir. :-)

    Responder
  3. ace76 Autor

    Es un peliculón, Señor Q, saludos para usted también. ;-)

    Gracias, Fernando. :-)

    Ah, te había entendido mal, Lucía! :-D La verdad es que la carrera de Aronofsky es bastante coherente en temática y estilo. A ver qué hace ahora con “Lobezno”, que también puede ser interpretado como un superhéroe víctima de sus circunstancias y de su obsesión por la venganza.

    Responder
  4. coque

    pues a mí tampoco me ha impresionado tanto.
    sí el montaje. sí la fotografía. pero no ella, ni su motivación.
    la veo más como una obsesión, como una compulsión que la búsqueda de la perfección.

    Responder
  5. ace76 Autor

    Coque, es que tú eres duro de pelar. Yo creo que ella está impresionante. Su motivación… Bueno, vamos a reconocer que, seguramente, el peor aspecto de “Cisne negro” sea su guión. No es que sea malo, pero en el fondo es muy convencional y se limita a ser eficaz.

    Responder
  6. Martes

    Muy efectista, pero de guión muuuyy flojillo. Al salir de la sala me quedaban un montón de preguntas sobre los cabos sueltos. A mí me decepcionó; especialmente porque sus otras pelis merecían más los premios y la fama que se está llevando esta.

    Responder
  7. ace76 Autor

    Tampoco diría que es muy flojillo. Es un guión sencillo, sobre el que Aronofsky ha construido una gran película. Pero sí, seguramente sus anteriores películas tenían guiones más trabajados y complejos.

    Responder
  8. Jose

    La v ayer…

    Y aunque la uimpresion general es positiva, hay varias cosas que… Para empezar Vicent Cassel, el actor y su persoaje, creo que es un personaje que nos deberia transmitir morbo, miedo, repulsión y atracción, y sin embargo se queda en mera repulsión. Y es el coprota, por asi decirlo. Creo incluso que hay cosas que se quedaron en montaje por la mediocridad del actor francés.

    El ejercicio de Portman es maravilloso, aunque yo la sigo prefiriendo en sus roles de normalidad, en Beautiful Girls, en Closer, en aquella con Stockard channing donde quedaba embarazada (y que me parece de las mejores interpretaciones de Portman)…

    Mila Kunis y Barbara Hershey a gran altura, aunque el personaje de Hershey es victima del sobreprotagonismo de Portman…

    La buisqueda de la perfección??? Mas la busqueda de la felicidad, no creo que los drogadictos y Ellen Burstyn buscaran la perfección sino la felicidad, la felicidad total… incluso castigandose a si mismos… Me parece mas una visión católica, extremadamente católica de la felicidad mediante el sufrimiento y la autodestrucción. Todos sus protagonistas se autodestruyen viendo en ello la felicidad. El final de “Cisne negro”, la gestualidad de Natalie (maravillosa gestualidad, como aguanta todos los primeros planos!!!) me hacen pensar eso…

    Responder
  9. ace76 Autor

    La perfección es la obsesión de Nina en esta película. En otras películas, la obsesión de los personajes es otra… pero todos tiene en común que buscan algo que los supera de alguna manera. Por cierto, donde sí que había una clara visión católica, o por lo menos cristiana, era en “The Wrestler”, donde varios planos e ideas identificaban al luchador con Jesús… y Marisa Tomei sería una María Magdalena a la que rescatar de sus pecados.

    Los primeros planos de Natalie Portman son impresionantes, te parece que la estás viendo bailar con todo el cuerpo aunque la cámara se centre sólo en su cara y en sus hombros.

    Y Vincent Cassell, por lo general, sólo suele producir repulsión, al menos a mí. Creo que es cosa de su físico… Su personaje es, seguramente, el que menos se aleja del tópico.

    Responder
  10. dorothy

    Yo creo que es el mejor papel de Natalie Portman. Cuando hace de Cisne Blanco, es tan bella y perfecta… y cuando hace de Negro da aunténtico pavor.
    Muy buena película.

    Responder

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *