CHICOS MALOS

Hace unos cuantos días mi madre me llevó a la estación de aviones de Pamplona. Mientras esperábamos a que saliera mi vuelo, estuvimos tomando un café y hablando de todo un poco. Hubo un pequeño momento de silencio, miré al infinito de la puerta de embarque, y le pregunté si alguna vez se ha sentido decepcionada por mi culpa. Aparentemente estábamos hablando del tema académico-profesional, pero en realidad era una pregunta que lo abarcaba todo.

Ella me miró, permaneció callada un segundo y sonrió. Y respondió:

-No. Nunca.

Después me preguntó por qué le preguntaba eso. Quizás hubiera sido un buen momento para hablar de lo secreto y de lo evidente, pero sólo fui capaz de responder con evasivas torpes.

Al viernes siguiente volví otra vez a Pamplona. Cuando me iba a acostar, entré en la sala para darle las buenas noches a mi madre y antes de que me fuera a acostar, ella me dijo:

-He estado pensando en lo que me preguntaste. Y nunca podré sentirme decepcionada porque, hagas lo que hagas, si algo te distingue, es que eres bueno.

Yo le di las gracias con una gran sonrisa y me fui a la cama. Estuve pensando sobre las palabras de mi madre y supuse que tenía razón: no sé ser malo. Incluso con todas las veces que me equivoco, con todas las veces que meto la pata y a pesar de todos mis defectos, nunca he sido capaz de actuar con mala fé. Esto no tiene especial mérito: afortunadamente hay miles de personas buenas en el mundo. Pero no nos engañemos: también hay muchas malas personas. De hecho, yo tuve una época en mi vida en que decidí que debía ser más malo. Por suerte, terminé dándome cuenta de que tiene mucho más mérito ser bueno y que, en el fondo, ser malo es el camino más sencillo y pueril, y no es, ni de lejos, tan reconfortante ni satisfactorio.

Eso sí, si me pasara al lado oscuro, sería el más malo de todos, inteligente, frío, manipulador y con una máscara al más puro estilo Yago. Aunque si algo he aprendido leyendo a Shakespeare, es que sólo sobreviven los amigos leales y fieles como Horacio. De todas formas, a veces es divertido ser un poco malicioso… o jugar a ser un chico malo y desenfrenado. Como esta noche, a partir de las once, en el Polyester. Quien quiera venir, ya sabe donde encontrarme. ¡A divertirse!

20 thoughts on “CHICOS MALOS”

  1. Hmmm, no sé, a mí me asusta mucho la gente que es rencorososa, estas personas que no se olvidan de que si nosequien les ofendio aquel día de 2003 y ese tipo de cosas. Yo prefiero perdonar… aunque no olvidarme, claro.

  2. Yo también tuve una época en que pensé volverme malo, porque en ese momento era lo que triunfaba a mi alrededor, después me di cuenta que no era la mejor solución.. pero hoy día, ahora mísmo, desearía volverme malo y así ponerme a la altura de algunos.
    Desgraciadamente no podré asistir a la fiesta de esta noche.. que promete!!
    Que te diviertas.

  3. ¡Es genial ser bueno! ¡Y achuchable! ¡Y que la gente te quiera en vez de despotricar sobre ti! Ser bueno mola…

    Yo creo que soy bueno también… Pero por aquello de “es que de puro bueno parece tonto” de vez en cuando me hago el “chico malo”, pero de mentirijilla…
    ¡Nos vemos tonight! :P

    Por cierto, Ralz, fatal-fatal me parece… Lo-se-pas…

  4. Aún estoy esperando un comentario tuyo sobre cierta cosa que debes haber leido.

    Por lo demás me ha venido a la mente la canción de MN “Las chicas malas no saben perdonar… cuando juegan al amor”.
    Y sí, yo tb he intentado ser malo, pero no me sale, es algo que va en contra de mi. Lo que va en contranatura, mejor no forzarlo, porque eso va a peor.

    Besotes.

  5. Pa ser malo hay que valer, bueno lo puede ser todo el mundo es el punto de partida.

    Ahora ya.. mejor mejor no es ninguno de los dos, si no todo lo contrario.

    ah, que me se olvidaba ¬¬

  6. Noo Sil! Los chicos con carita y sonrisa de buenos son sexys!

    Y por cierto, chico bueno y sexy, estas noticias exclusivas por el blog se tienen que acabar ya! jajajaja Lo de la exclusividad vamos, las noticias no.

  7. Noo Sil! Los chicos con carita y sonrisa de buenos son sexys!

    Y por cierto, chico bueno y sexy, estas noticias exclusivas por el blog se tienen que acabar ya! jajajaja Lo de la exclusividad vamos, las noticias vale.

  8. Pos mira, que tu madre tiene toda la razón del mundo.
    Y, si, eres bueno. Tanto que a veces eres hasta tonto.
    ¿Cómo no te diste cuenta de que tu madre lo que quería era hablar del “tema”?

  9. Jajajaja, que no, Diego, que las exclusivas bloguiles aumentan la popularidad del site… :-)

    Para ser malo de verdad hay que valer, pero para ser bueno de verdad también. Ninguna de las dos cosas es fácil.

    Lo del éxito del look “malote” quizás se deba a una concepción equivocada de la masculinidad. Pero este es un tema que da para muuuuuuuuuuuuucho. Lo que sí es cierto es que he visto a amigas que se cuelan por tíos que les tratan fatal en vez de por los que les tratan bien. Misterios del amor…

    Y eso, que se sepa: SER bueno es ESTAR bueno.

    Y de tonto nada, Corredero, más bien un poco cobarde… en fin.

  10. Ace de mis amores, creo que ha llegado el momento de sentarte con tu mami delante de un café y contarle que eres más de carne que de pescado….

    A veces ni somos capaces de darnos cuenta de lo evidente que es todo…

    Bikachus

  11. Plutónico, es que no llega a la categoría de aeropuerto, jajaja.

    TT, sí, algo me dice que será más bien pronto que tarde, brrrrrrrrrrr…

  12. ¡¡Cuentalo!! ¡¡Liberate!!
    Pero si ella seguro que ya lo sabe… solo falta que lo confirmes!!!!!
    y el peso que te quitaras de encima…

  13. Que bonito

    No lo que te ha dicho, que tambien

    Sino que puedas tener esas conversaciones y esa relación con tu madre…

    Y ser bueno o malo, al final no es elegido… creo!!.

    Yo soy feo, malo y aqui estoy, mas bien!!!!.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *