¿Animadoras o militares?

El equipo profesional de animadoras de los Miami Dolphins se fue el pasado verano a la República Dominicana a hacerse las fotos para su calendario de bañadores. Y de paso, grabaron un vídeo haciendo un playback del ya casi mítico Call Me Maybe, de Carly Rae Jepsen.

A finales de septiembre, un grupo de militares estadounidenses destinados en Afganistán decidió hacer su propio vídeo de homenaje a las animadoras.

En este blog nos inclinamos más por la versión de los soldados, la verdad.

¡MAZAPANES!

Esta tarde, reordenando la oficina, una compañera ha encontrado restos de la Navidad y, entre otras cosas, ha aparecido esta caja de mazapanes que me ha dado a mí. Mmmm, qué ricos.

Mazapanes

Abro la caja y me encuentro con esto:

El contenido

¿Toda esa caja para una bolsa de plástico en la que dentro hay cinco mazapanes envueltos cada uno en otro plástico? ¿Pero qué es esto? Salen más mazapanes fotografiados en la caja de los que hay en el interior del producto. ¡Publicidad engañosa! Vamos a verlo otra vez.

Timado

Algo me dice que las familias que creyeron que podrían endulzarse la Navidad con las figuritas de mazapán de “La Preferida” se llevaron un buen chasco.

NO CRECEMOS

No crecemos nunca. O quizás es que, digan lo que digan, la vida adulta sigue siendo un eterno drama adolescente. Las obsesiones siguen siendo las mismas: queremos ser los más guapos, los más populares, los reyes y reinas del baile de promoción. Y si no, queremos definirnos por oposición a estos deseos: queremos ser los malditos, los oscuros, los perdedores, los románticos antihéroes o los artistas extravagantes sin darnos cuenta de que, en realidad, estas figuras son tan arquetípicas y tópicas como la de la animadora con desordenes alimenticios y el capitán del equipo de fútbol de torso musculado y dentadura perfecta.

Me cuenta una amiga en la fuente de agua, la misma que aparece en los pasillos de las series ambientadas en institutos de Ohio o California, que una compañera de trabajo le ha contado a otra que a partir de ahora no va a tomar café con ellas en la pausa de media mañana porque “le han empezado a caer supermal”. Cuanto drama. Pero no sólo las empresas son caldo de cultivo para las tramas de envidias, amor, celos y cotilleos. A veces las grandes enemistades surgen por un comentario en facebook, por una llamada telefónica que llega con retraso o por no haber sido invitados a aquella fiesta a la que creíamos que teníamos derecho a asistir. Y no vamos a hablar de cuando se mezcla el amor -o el picor- con nuestro cerebro: al fin y al cabo, el corazón -y otros órganos- terminan comportándose de la misma manera cuando somos adolescentes que cuando somos treintañeros en nuestra segunda adolescencia. La tercera, supongo, empieza a los cuarenta.

¿Y yo qué papel desempeño en esta dramedia? Pues considerando que una de mis mayores satisfacciones de las últimas semanas es haber adelgazado unos kilos y que tengo la intención de sorprender a Diego cuando vuelva con unos estupendos abdominales, está claro que soy ese personaje de pelo grasiento del club de ajedrez que, en cuanto se quita las gafas al final del segundo acto, se convierte en el chico más popular del lugar, protagoniza una espectacular coreografía en el baile de fin de curso y luego se queda con su amor de toda la vida.

¿Qué tipo de artículo es éste? Pues un post tonto, claro que sí.

UNA PROPUESTA IRRESISTIBLE

Corría el año 2010, el volcán Heliodoro sembraba el caos en los cielos europeos, Hannah Montana compartía cartel en el RockinArganda con Rage Against the Machine y las señales anunciaban que la llegada del Apocalipsis era inminente, cuando le hice a mi hermano una propuesta a la que no se podría resistir:

-Hermano, ¿hacemos un duo de humor?
-Oh, sí. Hagamoslo.
-¿Qué nombre nos ponemos?
-Lovely… Digo, ¿qué tal los Hermanos Ce?
-¿O los C-Bros?
-¿Cé-bras?
-¿Cebras?
-¿Sabana?
-¿Abril?
-Cerral
-Abrillllll
-Cerrallllllll
-Bah, siguiente.
-¡Plóximo!

EL PARAÍSO ESTÁ EN SUECIA

Este fin de semana, mi madre se pasó por Madrid y pidió que la lleváramos a una de las principales atracciones turísticas de la ciudad: IKEA. Ella nunca había estado en uno y quería saber como eran, así que nos fuimos para Plaza Norte y le enseñamos el paraíso de los muebles hechos de maderapapel, los colores primarios y el diseño escandinavo. Pasamos un buen rato curioseando las cocinas y los pisos que tienen montados, abriendo armarios y cajones como si fuéramos a encontrar tesoros dentro de ellos. Bueno, algún objeto irresistible a bajo precio ya encontramos…

Cualquiera que haya visto “500 días de verano” ya sabe que Ikea es un lugar para divertirse. Mi hermano, por ejemplo, aprovechó para hacer chistes referenciales a series de culto con una cama dotada de mecanismos automáticos de relajación: “cama arriba, cama abajo, cama arriba, cama abajo”. A lo que yo le respondí seriamente: “nube arriba, nube abajo, nube arriba…”

Cuando terminamos nuestro paseo por los almacenes, resistí la tentación de comprarme una de esas cajas grandes de galletas dobles de chocolate, ricasricas. En ese momento, tuve la revelación de que Suecia debe de ser algo así como el paraiso en la tierra: las casas estarían decoradas con muebles de Ikea; la dieta se basaría en las galletas de chocolate, las salchichas con cebolla frita y en el salmón ahumado a precios populares; en la radio sólo sonaría música pop de ABBA, Ace of Base, Roxette y The Cardigans (comparemos con Finlandia, que sólo nos ha regalado cosas como HIM, Nightwish, The Rasmus o Lordi. Como se nota que pasan la mitad del año sumergidos en la oscuridad); y en la tele proyectarían películas de Ingmar Bergman y clásicos protagonizados por Ingrid Bergman, Greta Garbo, Max von Sydow, Lena Olin, Britt Ekland, Stellan Skarsgård, Ann-Margret, Anita Ekberg o Bibi Andersson. Por supuesto, las calles estarían llenas de bellas valquirias y fornidos vikingos. Y no nos podemos olvidar que Suecia es uno de los países fundadores del llamado “Estado del Bienestar”.

Aunque las últimas referencias culturales de Suecia nos recuerdan que por las noches salen a la calle seres extraños en busca de sangre (la solución es no dejarles entrar… o en todo caso, dejar entrar al adecuado) y que hay hombres que no amaban a las mujeres y chicas que sueñan con cerillas y bidones de gasolina… Así que puede que la cosa no sea tan rubia como la pintan.

MUTACIÓN MEMÉTICA

Desde hace años, mis amigos y yo solemos quedar a cenar una vez por semana en casa de alguno de nosotros. La excusa inicial era ver conjuntamente las galas de Gran Hermano, aunque pronto lo cambiamos por Operación Triunfo. A falta de reality, también nos vale cualquier otro programa medianamente interesante como “Aquí no hay quien viva”… y si no hay nada medianamente interesante, nos dedicamos a hacer risas con el humor involuntario de producciones como “Un paso adelante” o “El internado”. Este miércoles hicimos nuestro primer visionado conjunto de un episodio de “Física o Química”. Yo nunca había visto más de dos minutos seguidos del serial y tuve problemas al principio para distinguir quiénes hacían de profesores y quiénes de alumnos… No nos estábamos divirtiendo mucho hasta que una frase y un trabajo de interpretación no demasiado bueno nos inspiraron para hacer nuestra primera mutación memética.

En menos de una hora, nuestra obra estaba al alcance de todo el mundo en Internet. Y yo sin peinar porque venía directamente del gimnasio…

AVISO IMPORTANTE

En la carrera nos contaban que la BBC era una cadena tan seria y tan profesional que, si un día no había habido acontecimientos lo suficientemente importantes, el locutor se limitaba a informar el oyente de que “no había noticias”.

En aquel tiempo, como estudiante acrítico, me lo creí sin dudarlo. Ahora creo que, en realidad, debe de ser una leyenda urbana. Tendré que investigarlo.

En todo caso, lo que quiero decir es que hoy ando escaso de inspiración, así que hoy no hay artículo. Pueden seguir su navegación por la red. Mañana les esperamos en este humilde blog si la inspiración vuelve.

EDIT: Una breve búsqueda me ha permitido saber que eso sólo ocurrió una vez. Fue el día de Viernes Santo de 1930, un 18 de abril, en el boletín informativo de las seis y media de la tarde. El locutor de la BBC dijo la frase: “There is no news today”, y en vez de noticias, hubo quince minutos de música clásica. Esto no significa que ocurrirera de verdad, pero ésa es la historia completa. Como moraleja para periodistas, sigue funcionando.