CASTILLO RURAL

Este fin de semana me fui de casa rural a La Cabrera a celebrar el cumpleaños de Jotas y hacerle una especie de fiesta de despedida con motivo de su viaje de tres meses a tierras neoyorquinas. Antes, el viernes por la mañana, mi hermano y yo resolvimos muy satisfactoriamente un asunto que llevaba pendiente unos meses. Cuando volvía a casa para terminar de preparar mi equipaje, me llegó un SMS de Lucía:

“Hace muy buen tiempo. ¡Traeos bañador!”

Yo no tenía ni idea de que la casa rural tenía piscina. Pero aun quedaban sorpresas. Cuando Mar y yo llegamos por la tarde en el autobús, descubrimos que lo que habíamos alquilado era una finca con casa rural, huerta de árboles frutales, pista de tenís, piscina, frontón y miradores varios… además de un pequeño castillo que se alquila por separado. Todo estaba un poco envejecido y descuidado, pero eso hacía que aumentara el encanto del lugar.

Castillo Rural

El agua de la piscina estaba un poco fría, pero aun y todos nos bañamos. Descubrimos en un armario unas cuantas pelotas de tenis y varias raquetas medio rotas y nos pasamos el rato peloteando en el frontón sin respetar ninguna regla del juego. Mandamos cuatro o cinco pelotas por los aires hasta la finca de al lado. Cuando yo salté la verja para recuperar alguna, apareció un perro blanco por sorpresa. Os puedo asegurar que el dicho que el miedo da alas es un gran verdad, ya que practicamente volé por encima de la valla para escapar de sus mandíbulas. Eris dice que el perro parecía amistoso, pero mejor no arriesgarse… Llevaba años sin coger una raqueta y no me acordaba de que el tenis es un deporte de riesgo juego tan divertido.

Tenista Vintage

De todas formas, lo mejor del fin de semana ha sido la compañía. Estuvimos hablando de lo divino y lo humano hasta caernos del sueño. Hubo momentos emocionantes, algunas lágrimas y muchas risas. Alguno bebió más de la cuenta y otros engulleron deliciosas hamburguesas caseras hechas en la barbacoa. Saltamos, corrimos e hicimos algún paso de baile para nuestra fotógrafa particular. Sólo me faltó el Acompañante Habitual para que todo rozara la perfección… pero es que el pobre tenía compromisos familiares y además, se puso enfermo.

Terminé el fin de semana dándome cuenta de la suerte que es tener buenos amigos formando parte de mi vida.

18 comentarios en “CASTILLO RURAL”

  1. Exactamente por estas fechas andaba yo en otro castillo rural hace un año en la provincia de Baza, lo cual demuestra que nuestras vidas van en canon. Espero que los mofletes no tengan nada que ver.

  2. Lo de “traeos” me ha llegado al alma … lo siento, sí, soy un envidioso de mierda, ya, la envidia no me deja hacer comentarios agradables sobre el post de hoy, no …

    :-p

    Besicos.

  3. Que no, Nils, que uno es chico norteño y puede bañarse a bajas temperaturas. :-D

    Ángel, ¿entonces ahora me toca apuntarme a esgrima?

    Lux, he estado pensando y creo que se puede decir traeos… “Traed + Os”. Aunque lo más correcto sería decir “Traed los bañadores”, sí. :-)

    Jajaja, me ha encantado lo de “Chaputenis”. También escalamos algunas rocas!

    Joserra, ya haremos planes similares. En primavera, no? :-)

    Hmmmm, no sé si seré autorizado a publicar esas fotos.

    Y sí, a mí no me pareció un perro muy amistoso, la verdad.

  4. Jo, pues no quiero causar polémica, pero yo juraría que no es correcto. El verbo traer es transitivo, vale, pero la forma correcta de la segunda persona del plural del imperativo es “traed”, con lo cual, en todo caso, sería “traedos” … pero es que es una palabra tan ridícula!!!

    No sé, voy a consultarlo a la RAE :-)

    Besicos!

  5. Creo que ya he colgado fotos en el blog antes, jejeje…

    Claro que no, se cuenta el pecado, no el pecador.

    Ahora me haces dudar, Lux, pero creo que la -d final se tiene que eliminar. De todas formas, lo de “traerse los bañadores” es una forma coloquial y seguro que no muy correcta.

  6. Soy un maniático con estas cosas lo sé. Y el caso es que hablo tan mal como cualquiera, también lo sé.
    Ojeé la página de la RAE y como no ví nada al respecto mandé una consulta … no sé si me contestarán, pero te mantendré informado.

    :-)

    Y no, lo de usar el infinitivo en construcciones imperativas no es nada correcto, no.

    Besicos!

    PD: Creo que se me ha olvidado decir que las fotos están muy chulas y tú muy guapo … con el permiso de A.H.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *