CAPÍTULO 427: EXILIO

Hoy, en una nueva entrega de las locas aventuras de Flauta a lo largo del mundo: Miauntanamo.

Get me away from here, I’m dying

Víctimas de los ataques con armas químicas de unos sonrientes pero temibles acuchilladores de parquets, el gato y yo hemos solicitado asilo a las más altas instancias del Estado. Ahora esperamos a ser rescatados por algún alma caritativa. Sólo pedimos unas latas de atún. Al natural para él. En aceite para mí.

8 comentarios en “CAPÍTULO 427: EXILIO”

  1. Flauta es un gato especial y no hace barrabasadas… :-D

    Y sí, el pobre no estaba muy contento en el transportin, pero se ha portado bastante bien y no ha montado escándalo, menos mal.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *