Canciones para una campaña de Navidad: Half the world away

Las Navidades publicitarias cada vez comienzan antes. En cuanto las tiendas quitan las calabazas y los murciélagos de Halloween y a la espera de que Acción de Gracias se convierta en una festividad internacional que complemente el Día de los Solteros (qué mundo tan triste el nuestro), las tiendas comienzan a colgar estrellas de papel de plata, espumillón y luces de colores. Y como no, llegan los anuncios emotivos, sentimentales y horteras. ¿El más eficaz? El de la cadena inglesa de grandes almacenes John Lewis, que lleva ya unos años arrancándonos una lagrimita como si fueran películas de Pixar.

El secreto de estas campañas de publicidad reside, en gran medida, en la elección de su banda sonora, versiones etéreas e hipnóticas de clásicos del pop (o casi) Este año, la elegida ha sido AURORA (escrito todo en mayúsculas), una cantante noruega de 19 años que pronto publicará su primer disco, mientras que la canción escogida es Half the world away, una canción acústica de Oasis que apareció como cara B en el sencillo de Whatever (sí, ya dijimos ayer que muchos grupos matarían por las caras B de la primera etapa de Oasis), pero que en el Reino Unido conocen más por ser el tema de la sitcom The Royle Family, emitida por la BBC entre 1998 y 2000. En unos días veremos si a AURORA le va tan bien como a Gabrielle Aplin, cuya versión de The power of love, el clásico navideño de Frankie Goes To Hollywood, fue número uno en la lista británica y sirvió para darla a conocer internacionalmente después de sonar en la campaña de John Lewis de 2012.

También Lily Allen consiguió el número uno con su emocionante versión del tema de Keane Somewhere only we know en 2013, mientras que Ellie Goulding colocó la suya del clásico de Elton John Your Song en el segundo puesto en un segundo puesto. El único solista masculino que hasta la fecha ha sonado en estas campañas ha sido Tom Odell, que cantó el año pasado Real Love, de The Beatles, consiguiendo un séptimo puesto en listas. Y por último, la menos exitosa de todas ha sido la versión que Slow Moving Millie hizo del Please, Please, Please, Let Me Get What I Want de The Smiths, que apenas consiguió un puesto 31.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *