Canciones para el mes de septiembre: Papa was a rollin’ stone

It was the third of September
That day I’ll always remember,
Yes, I will
‘Cause that was the day that my daddy died
I never got a chance to see him
Never heard nothin’ but bad things about him
Mama, I’m depending on you
To tell me the truth
Mama just hung her head and said, “Son, ..

Papa was a rolling stone.
Wherever he laid his hat was his home.
And when he died, all he left us was alone.

Era el mes de septiembre de 1972 cuando The Temptations publicaban este sencillo de lo que por aquel entonces se denominaba Soul Psicodélico, una especie de eslabón entre el primigenio Soul de la Motown de los sesenta y el R&B y los sonidos más sofisticados de los años setenta, casi un adelanto del sonido Philadelphia y la música disco que estaban a punto de inundar las emisoras de radio y las pistas de discoteca del mundo. Grabado inicialmente en 1971 por The Undisputed Truth en una versión que apenas alcanzaría un puesto 63 en las listas, el productor Norman Whitfield, quien la había compuesto junto a Barrett Strong, la volvería a grabar para The Temptations convirtiéndola en una extraordinaria pieza dominada por un bajo al que se le van sumando diversos instrumentos a lo largo de doce minutos en los que las armonías vocales del grupo acababan quedando en un segundo lugar. Esto, y las tormentosas sesiones de grabación a las que les sometió el perfeccionista Whitfield, hizo que the Tempations decidieran no trabajar más con él, prefiriendo volver a las baladas de su primera época y dejar de lado los experimentos musicales. El resultado: Papa was a rollin’ stone fue el último número uno para la banda. Eso sí, les hizo ganar tres Grammies.

Papa was a rollin’ stone se ha convertido en un clásico incontestable del soul, el funk y el R&B, una demostración de que la música popular podía ir más allá del típico tema pop de tres minutos de duración: con su versión para radios de siete minutos, es una de las canciones más largas en haber sido número uno del Billboard. Por supuesto, ha sido versionada en múltiples ocasiones, destacando en especial la que publicó George Michael para su EP de 1993 Five Live con Queen y Lisa Stansfield y que se lanzó como sencillo en un mashup con su versión del Killer de Adamsky. El vídeo de la canción, en el que George Michael, como era habitual por entonces, no aparece, combina imágenes en blanco y negro con parodias a todo color de logotipos publicitarios. Es uno de mis clips favoritos de los 90.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *